Con ayuda del artista Alan Arias, Agustina y Silvestre reciclaron materiales para la estética y estr

La Ciudad

Pizzería Santana

Reinventarse y resurgir de las cenizas

12|09|21 10:12 hs.

Agustina Larrea y Silvestre Doladé son quienes llevan adelante este proyecto local de una pizzería fuera de lo tradicional, que busca romper con las estructuras de la gastronomía e innovar con las formar de comercializar el producto. Inicialmente, Santana estaba en un local ubicado en la primera cuadra de calle 1810, pero por diferentes circunstancias debieron darle fin a aquel espacio. 


Sin embargo, muy seguros del producto que tenían, nunca bajaron los brazos y continuaron buscando distintas formas de seguir produciendo y vendiendo las pizzas a la parrilla, adaptándose a cada situación que los enfrentaba la vida. 

De esta forma, “cuando cerramos en 1810, lo hicimos con las manos totalmente vacías. Rescatamos la marca, el producto, algunas cosas de decoración y nuestros clientes que nos siguen desde siempre”, recordaron Agustina y Silvestre en una entrevista con La Voz del Pueblo. 

Sin rendirse, decidieron convertir de un día para el otro la cocina del departamento de Silvestre en una pizzería, que como la estructura no permitía tener parrillas, comenzaron a ofrecer pizzas a la chapa. 

También empezaron a ir a ferias de emprendedores, ofreciendo pizzetas y distintos productos para continuar promocionando su trabajo. “Después remontamos y se nos ocurrió ofrecer el servicio de ir a cocinar a las casas, que no estaba muy explotado en ese momento. Ahí volvieron las pizzas a la parrilla porque íbamos a los domicilios para cumpleaños o eventos de 15, 20 o 30 personas. También fuimos hasta a un casamiento para 100 personas”, expresaron. 

Y agregaron: “Para nosotros es muy importante que nos abran las puertas de sus casas. A veces terminamos más agasajados nosotros, porque nos reciben re bien, se ponen a nuestra disposición y hasta nos aplauden”.

Pizza al paso 
Con el pasar de los meses, la situación fue repuntando y entonces empezaron a planificar una expansión del proyecto. Agustina tenía el garaje de la casa disponible y se empezó a gestar la idea de la creación de un local de pizza al paso. “Como tampoco teníamos el dinero para comprar todo nuevo, convocamos al artista Alan Arias, que es amigo, y nos ayudó a reciclar chapas, hierros y maderas que teníamos”, contaron de cómo fueron acomodando la estructura. 

Para buscar ideas, Agustina y Silvestre viajaron a la ciudad de Buenos Aires y recorrieron cantidad de pizzerías y bares de Palermo y San Telmo. “Ahí vimos que la movida era por la pizza al paso, entonces tomamos ideas, vimos cómo era la metodología de trabajo, el uso de las barras. También vimos que eran lugares más relajados donde la gente se atiende prácticamente sola. Entonces hicimos un mix entre eso, la estética del Santana viejo y con el producto que teníamos, que ya sabíamos que funcionaba”, comentaron. 

Con esa idea en la mente de crear una cocina garaje, “vinimos a romper un poco las estructuras de la gastronomía tradicional a la que estamos acostumbrados, porque es como abrir las puertas de tu casa para recibir a los clientes, que se sientan cómodos y que se relajen”, destacaron. 

Llegada de la pandemia 
El 31 de de agosto de 2019 “inauguramos con bombos y platillos la primera parte del proyecto. Seguimos con los eventos, los delivery, gente que venía al lugar y de un momento para el otro llegó la pandemia y dejó en pausa un montón de cosas que queríamos concretar”, recordaron. 

Para ellos, la llegada de la cuarentena “fue tener que adaptarnos de nuevo a otro contexto, buscar otras modalidades de venta, otra llegada al público. Hubo que acomodarse también a los horarios y tuvimos que dejar de hacer eventos, que venían muy en auge”.


Para la creación de este proyecto, ambos viajaron a Buenos Aires en busca de ideas y de inspiración


La segunda etapa del proyecto, que era hacer un local de pizza al paso con una estructura más sólida, donde quien quisiera se pudiese quedar a comer en el lugar, “quedó paralizada y recién ahora lo estamos terminando. La cocina garaje es algo que ahora se está viendo un poco más porque la pandemia hizo que un montón de emprendedores se fueran a su casa, a su barrio, saliendo un poco del centro”, indicaron. 

En ese sentido, expresaron que “casi sin darnos cuenta, lo que creamos es justamente lo que en este contexto se empezó a popularizar. La gente por ahí no quiere ir a chocarse con más gente cuando sale a comer, entonces busca estos espacios más pequeños e íntimos”. 

Valorar lo local 
Pizzería Santana tiene una clientela que los sigue desde aquel local de 1810. Con respecto a las formas de darse a conocer, “el boca a boca nos funciona muchísimo y también los eventos nos dieron la posibilidad de que la gente nos vea”. 

También utilizan mucho las redes sociales para publicar y publicitar su producto. “Nos encanta que nuestros clientes nos recomienden. Para nosotros esa es la mejor publicidad que podemos tener porque nos sentimos super agradecidos de que la gente valore el producto que hacemos y la atención que tenemos”, manifestaron. 

Otra de las cosas que ven que la gente valora de este proyecto, es que “no nos dejamos caer, porque hubiese sido lo más fácil quizás. A pesar de todas las dificultades, pensamos qué podíamos ofrecerle a la gente y así en cuarentena empezamos a hacer los packs de pizzas para que las cocinen en sus casas. Después con respecto a lo económico, porque era una situación difícil, empezamos a hacer los miércoles de 3x2. Los clientes se super adaptaron y estuvieron muy contentos con las ideas”, sostuvieron. 

En ese sentido, expresaron que “cuando uno está convencido de que un proyecto está bueno, que se hace de forma familiar, teniendo siempre la memoria del esfuerzo que hiciste para llevarlo adelante, se aguanta”.

Y agregaron: “Desde el primer día Santana hace sus pizzas totalmente artesanales. Las amasamos a mano, las estiramos a palo y las cocinamos a la parrilla. También intentamos alimentar el círculo de emprendedores, entonces le compramos muchas cosas a productores locales y siempre apuntamos a brindar productos frescos, no usamos nada enlatado”. 

Expectativas
El objetivo a partir de ahora es “de acá a un mes terminar lo que nos falta y ahí sí abrir un poco más las puertas. Queremos poder ser una pizzería de pizza al paso, con delivery y con los eventos”. 

A su vez, contaron que “estamos desde que nos levantamos hasta que nos acostamos con la cabeza metida en este proyecto porque la verdad nos gusta mucho estar planeando, haciendo y ver los resultados. Santana fue un renacer de las cenizas y va a volar”, afirmaron. 

Agustina y Silvestre tienen el local en calle Tacuarí 238 y trabajan de martes a domingos de 7.30 a 11 horas. Los días miércoles continúan con la promoción de 3x2 y los días jueves hacen la pizza sugerida de autor. “Esa tiene productos muchas veces locales y de estación, porque por ejemplo el invierno no es una época de tomate. Claro que también tenemos pizza de tomate porque es un clásico. Pero preferimos hacer una sugerencia con lo que hay de estación”, indicaron. 

Para contactarse, su línea telefónica es 2983-389702. También se pueden comunicar a través de Facebook (Santana Pizzas), Instagram (@santana_pizzaalaparrilla) o simplemente acercarse al local donde también se los agasajará con rica cerveza y buena atención.