En la Bombonerita, Boca y Colegiales empataron 3 a 3 en un emotivo partido (Marianela Hut)

Deportes

Oficial de Primera

Empate y goles en la Bombonerita

20|09|21 09:14 hs.

Emociones, tensiones, mucho disfrute y también demasiado sufrimiento; todas esas sensaciones fueron el patrón del atractivo clásico de barrio que protagonizaron Boca y Colegiales, el cual coronaron con un gran 3 a 3 que terminó dejando tranquilos a todos, aunque un poquito más conforme al Xeneize, que tras arrancar ganando estuvo dos veces en desventaja, jugando gran parte del partido con un jugador menos. 


Y como en todo clásico, las figuras rubrican su presencia; y ayer no quedaron dudas que el capitán del local, Gregorio Armesto, fue el gran destacado del match con el hat trick convertido para el delirio de su gente; en tanto del lado del Escolar, Tomás Biera se destacó por su peligrosidad y sus dos goles.

La entrega, el dinamismo, la lucha y el desgaste, estuvieron en el nivel de un duelo barrial como éste, y eso, sumado a la cantidad de goles e incertidumbre en el resultado, dejaron un saldo positivo en el encuentro; porque si el perfil del análisis se fijaba en el buen fútbol, precisión en los pases y juego al pie, no mucho bueno se podría haber recogido. 

En eso de las emociones, y cuando los equipos todavía se estaban acomodando en la cancha, a los 4’ llegó un largo y frontal tiro libre de Lantaño que fue “peinado” por un compañero, mientras que Armesto “durmió” a toda la defensa y tocándola suave ante la salida de Alonso, abrió el marcador. 

Y como aparecieron rápidamente las emociones, también se necesitó poco para que el clásico se “calentara”; y cuando los de Tenaglia aprovechaban bien los espacios, una brillante contra de Mainini con desborde arrollador por derecha y precisa definición, puso el 1-1 parcial; encima, 2’ después llegó la fuerte e innecesaria falta de atrás de Cuevas a Paguegui con el resultado de la expulsión del Xeneize, que cambió el desarrollo. 

El equipo de Viana Beledo se soltó, encontró espacios y con la insistencia del DT fue más ofensivo; lo cual le dio rédito con una fugaz carrera de Biera entre piernas rivales, poniendo un exquisito 2-1. 

La sana intención de Boca de ir al frente, pese al riesgo que corría pero que compensaba con un encomiable desgaste, tuvo rédito a los 3’ del complemento, con el penal que convirtió Armesto tras innecesaria y “demasiado finita” falta de Barrionuevo al mismo goleador. 

Poco le duró la alegría al local, ya que sólo 5’ después Biera concretó otra rápida corrida por izquierda para poner el 3-2 pese al brillante cierre de Lantaño donde la pelota quedó “sola” en el área, recogiendo Biera la misma ante las dudas del arquero Pardiñas. 

Pasaron muchos minutos de lucha, errores y juego de media cancha hasta que un tiro de Barrionuevo movilizó el travesaño; y también la inocente doble amarilla que se ganó Mainini.

Esto reanimó a Boca, iluminó a Chico que metió un preciso pase a Armesto, quien con tranquilidad y categoría definió por arriba ante la salida de Alonso. Golazo y 3-3 para coronar un atractivo y siempre vigente clásico de barrio.