Nahuel fue ovacionado en el Teatro Municipal (Foto gentileza Piter Romero)

Sociales

Talento y sensibilidad

Nahuel Pennisi: la sonrisa de un gran artista

13|10|21 00:36 hs.


Se fue Nahuel Pennisi del escenario del Teatro Municipal con una gran sonrisa. La misma expresión que en varias oportunidades tuvo durante el concierto íntimo “A solas”. 

Se fue también con la palabra gracias en su boca. Que suele reiterar, así lo dijo, cada día. Dirigida a quienes se acercaron a verlo, a las ciudades que lo reciben durante las giras. Un sentimiento que es recíproco, porque su actuación genera gratitud entre los espectadores. 

Nahuel con su guitarra, mano a mano con el público. Con el apoyo en el escenario de Leonardo Ojeda, quien ingresó para acercarle un vaso de agua o con la finalidad de realizar un cambio de guitarra. Junto con Nahuel, Leonardo es el compositor de las canciones y su nombre artístico es León Cuyé. 

En la presentación, compartió parte de su tercer álbum de estudio “Renacer”, que cuenta con la intervención de Abel Pintos en la canción “Mundo”. 

El comienzo del encuentro fue con “Yo vengo a ofrecer mi corazón”, de Fito Páez y en el cierre, interpretó “Ojalá”, de Silvio Rodríguez. Durante el concierto hubo varios temas de su repertorio, así como de otros autores y músicos reconocidos. “En el país de la libertad”, de León Gieco; dos de Luis Alberto Spinetta: “Barro tal vez” y “Muchacha ojos de papel”; y “Oración del remanso”, de Jorge Fandermole, entre muchas otras grandes expresiones del cancionero popular. 

Es notorio su talento como intérprete, su calidad vocal, al igual que la destreza con que toca la guitarra. Pero no se trata solo de capacidad técnica, sino también de una sensibilidad que le permite llegar a lo profundo del alma, transmitir sentimientos de una manera simple y genuina. 

Para Tres Arroyos, constituye un honor ser anfitrión de artistas de esta magnitud. El Teatro Municipal recobró la vida desde que se redujeron las restricciones por la pandemia, luego de un extenso tiempo de sala vacía. Renació la oportunidad de escuchar, ver, apreciar a exponentes de nuestro distrito y también a quienes llegan de gira e incluyen a la ciudad dentro de su itinerario. 

Es Nahuel un reflejo del optimismo que se construye. Con esfuerzo, no a partir de la palabra y la buena voluntad, valiosa pero por sí sola insuficiente. Un optimismo sostenido en acciones, desde que comenzó a tocar melodías en un teclado a los 4 años de edad superando la adversidad que pudo significar ser no vidente; o en la adolescencia cuando llevó su vocación a la calle Florida, en la Ciudad de Buenos Aires, como músico callejero. 

La propuesta contó con la producción de José Luis Rodríguez y Carlos Palma. La visita de un grande, que nombró y agradeció a cada uno de los que hicieron posible su noche en Tres Arroyos. Una noche que queda en la memoria.


Foto de Marianela Hut








              

Te interesaría leer