Graciela Maldonado y Víctor Hugo Leguizamón denunciaron públicamente lo que le ocurrió a sus hijos (

Policiales

Otro caso de violencia en la noche tresarroyense

Denunciaron que golpearon a sus hijos y a uno lo quisieron ahogar en un charco

14|10|21 09:01 hs.

Los padres de dos hermanos 16 y 20 años se acercaron a este diario para denunciar que un grupo de alrededor de quince jóvenes golpearon a sus hijos y a tres amigas en la madrugada del pasado domingo, cuando se dirigían a la casa de una de las chicas para pedir un remis. 


El hecho ocurrió en inmediaciones al predio donde se desarrolló el Ananá Fest el pasado fin de semana, luego que los adolescentes se retiraron caminando del lugar y fueron interceptados por los ocupantes de dos autos que, luego de increparlos, descendieron de los vehículos y los golpearon. 

Incluso, al más joven, le provocaron lesiones que motivaron su internación hasta el martes en el Hospital Pirovano y hasta llegaron a intentar ahogarlo en un charco de agua. “A mi nene más chico lo desfiguraron, y uno de los ojos no sé si lo va a perder”, dijo Graciela Maldonado, la madre de Alan, el joven del grupo que se llevó la peor parte de la historia, “me da bronca la impotencia que te da que vos dejas salir a tus hijos a divertirse y una banda de mafiosos de 30 años salen y les hacen eso”, dijo la mujer, quien se acercó a este diario acompañada de su marido y padre de Alan, Víctor Hugo Leguizamón.


La víctima. Los padres de Alan le sacaron una foto cuando estaba internado


“Ellos salieron del predio donde se hizo el Ananá alrededor de las 5.30 e iban a la casa de una de las nenas para tomarse un remis. En eso, frenan dos o tres coches, les dicen cosas a las chicas, ellos les dicen que no quieren pelear, pero se bajan un grupo de jóvenes y los golpean”, recordó la mujer, antes de aclarar que los autores de la agresión “están identificados”. 

“Son un grupo de Copetonas, Reta y Tres Arroyos. Nosotros ya hicimos la denuncia en la Comisaría, pero todavía no estuvimos en la Fiscalía. Por más que el abogado nos diga que no se puede hacer mucho porque las lesiones no fueron consideradas graves (porque no se quebró), quiero que la gente se entere lo que pasa en Tres Arroyos. Tiene traumatismos varios y golpes en la cabeza”, dijo la mujer.

“Lo querían ahogar” 
Al recordar la dramática madrugada del domingo, cuando recibió el llamado telefónico para avisarle que su hijo estaba lastimado, Graciela comenta un detalle de la agresión que estremece, “me llaman a mí y me dicen que el nene estaba en la casa de una de las chicas, que la madre es enfermera y fue ella la que le hizo los primeros auxilios. Lo querían ahogar en un charco de agua”, dijo, antes que su padre aclare que, “si la Justicia no hace nada, voy a hacer algo yo”. 

Según su padre, su padre es un joven que estudia el secundario, practica fútbol en el club Unión (“estaba contento porque capaz que jugaba en Primera”) y lo ayuda con su trabajo como albañil, “él conoce a los agresores, jugaban juntos al fútbol, no sabemos por qué pasó esto. Nosotros estamos dispuestos a seguir hasta las últimas consecuencias”, aclaró el hombre en el cierre, sin ocultar su indignación ni la voluntad de llevar el caso hasta lograr una condena de los responsables del ataque.