Policiales

Fue sepultado en Ezpeleta

Dolor e indignación en el velatorio de Lucas Cancino: “Nadie se hace cargo de lo que pasa acá”

14|10|21 23:49 hs.


Este jueves por la mañana se realizó el velatorio de los restos de Lucas Cancino, el joven de 17 años asesinado en la puerta de su casa por su bicicleta y su teléfono. En tanto, el miércoles en horas de la noche se llevó a cabo una multitudinaria marcha en la que cientos de vecinos de Ezpeleta y Quilmes reclamaron “justicia” por su muerte y “una respuesta” a la inseguridad que se vive en el Conurbano. 

El servicio, con cerca de 20 personas entre familiares y compañeras de trabajo de la madre de Lucas, tuvo lugar en la cochería Rufino Pastor, en Quilmes. Se hallaban presentes la abuela del joven, de 85 años, con quien convivía, así como su tía y varios primos. La abuela de Lucas se convirtió en el foco del duelo, mientras los presentes se acercaban a la vereda para entregarle flores y sus condolencias. 

“Estamos devastados”, aseguró un familiar directo a Infobae, que añadió: “Esto es lo que pasa siempre en esta zona. Nunca nadie se hizo cargo de esto. Ni este Gobierno, ni ninguno. Y ahora nos toca a nosotros”. 

“Ningún compañero quiso venir” 
El cuerpo de Lucas partió de la cochería poco después de las 9 y fue sepultado a mediados de la mañana en el cementerio de Ezpeleta. Cerca de 30 personas rodearon el féretro, con un cortejo con una decena de autos. Allí pudo verse a a la madre de Lucas, Sabrina, rodeada por madres y padres de los compañeros de colegio de su hijo, de su curso de sexto año. 

“Ninguno de los chicos quiso venir, están destrozados. Se enteraron en la puerta del colegio por redes sociales en sus teléfonos que a Lucas lo habían matado. Los preceptores y los docentes los contuvieron. Varios chicos tuvieron ataques de pánico”, afirmó una madre. 

Indagatorias 
En tanto, dos de los detenidos por el crimen del estudiante iban a ser indagados este jueves por la fiscal de la causa, mientras que un tercero quedó en libertad tras constatarse que no estuvo vinculado al hecho. 
 
La fiscal Karina Gallo, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 de Quilmes, se aprestaba a indagar ayer a Rodrigo Rivas (19) y Juan Cruz Nazareno Mejías (20) en la sede del Departamento Judicial de Quilmes. 

Rivas y Mejías se hallan detenidos en la DDI de Quilmes acusados del delito de “homicidio en ocasión de robo” en perjuicio de Cancino. Si bien la fiscal Gallo aún no recibió las actuaciones finales del caso, todo indica que Rivas sería el autor material del asesinado y Mejías, su cómplice. 

Cancino fue asesinado el miércoles cerca de las 7.50 cuando salía de su casa ubicada en la calle Combate Naval de Quilmes, entre Lugones y Ascasubi, en Ezpeleta, y se dirigía rumbo a la escuela. El adolescente fue abordado por dos delincuentes que, en un intento de robo, lo apuñalaron con una cuchilla en el tórax. 

El joven alcanzó a llegar con la bicicleta -que no le robaron- hasta la puerta de la casa en la que vivía con su madre y su abuela, donde se desplomó, según contaron los vecinos. (DIB).