Roberto Pissani (archivo LVP)

La Ciudad

El funcionario falleció esta mañana en un accidente

El MV despide a Pissani: "no alcanzan estas líneas para recordarlo en toda su plenitud"

28|10|21 13:37 hs.

Desde el Movimiento Vecinal, espacio del que Roberto Pissani formaba parte desde hace ,muchos años, emitieron un sensible comunicado por el inesperado fallecimiento del hasta hoy subsecretario de Servicios Públicos de la Municipalidad de Tres Arroyos.


El Movimiento Vecinal de Tres Arroyos atraviesa hoy uno de los días más dolorosos de su historia. La inexplicable partida de Roberto Pisani es un golpe al corazón de cada uno de nosotros, y sin duda es también una pérdida invalorable para la sociedad tresarroyense. 

Roberto vio nacer al vecinalismo, fue fundador, y fue hasta hoy mismo, uno de sus principales referentes. Ocupó todos los lugares que el pueblo y el partido le demandaron, y lo hizo siempre de la misma forma: con pasión, con entrega, con desinterés y con compromiso absoluto. 

En este momento nos devasta el dolor de la partida inesperada de un amigo, un compañero de ruta, un sostén para todos quienes lo necesitábamos siempre y lo seguiremos necesitando por siempre. Porque para el no había horarios, no había domingos, no había actividad que no pudiera postergarse si el vecino o la ciudad lo necesitaba. Era uno, pero se multiplicaba; como se multiplicaba su don de gente, su corrección, su espíritu solidario y su alegría permanente. 

No alcanzan estas líneas ni alcanzará nunca la memoria para recordarlo en toda su plenitud. Lo guardamos en el corazón de cada vecinalista y de cada tresarroyense, el lugar donde siempre quiso estar y donde sin duda lo logró. 

Supo construir una gran familia, a la que dedicaba la misma pasión y entrega que le dedicó a su trabajo por la ciudad. Vaya para ellos nuestro más cálido abrazo, y sepan que así como nos prestaron a Roberto para todo lo que lo necesitábamos, aquí estamos todos sus amigos para recibirlos a ellos.

“En lo que hago soy apasionado” decía su estado en las redes. Ojalá que algo de su enorme pasión por vivir quede en cada uno de nosotros, para honrarlo del único modo que le hubiera gustado: trabajando por la ciudad. 

Adiós querido amigo, nunca te irás de nuestro corazón.