La tradicional cadena de electrodomésticos bajó todas las persianas. (DIB)

Interés General

El Gobierno dictó la conciliación obligatoria

Crisis en Garbarino: despidió 1.800 empleados y cerró todos sus locales

13|11|21 12:09 hs.

La cadena de electrodomésticos Garbarino, en crisis desde hace bastante tiempo, envió 1.800 telegramas de despido y resolvió cerrar todos sus locales comerciales. Ayer, para intentar detener esta situación, el Gobierno dictó la conciliación obligatoria por 15 días hábiles y convocó a los dueños de la cadena y a los representantes del gremio de Comercio a una reunión para el próximo miércoles en el Ministerio de Trabajo. 


“Hemos tenido que despedir a 1.800 trabajadores por razones de fuerza mayor”, dijeron desde la empresa. Agregaron que en los últimos meses hubo otros 600 empleados que se desvincularon con retiros voluntarios. Además hubo otros 1.000 empleados que se consideraron despedidos, ante la falta de pago de sus salarios, desde mayo pasado.

Garbarino asegura, en tanto, que es de “imposible cumplimiento” mantener los puestos de trabajo, ya que cerraron todos sus locales y no tienen lugares para que vayan sus empleados. 

Con la pandemia, aseguraron desde la empresa a BAE Negocios, “pedimos ayuda y nos dieron Repro de $22.000, planteamos un pedido de avales al BICE para poder tener mercadería y al no lograrlo, no nos pudimos recuperar. No podemos sostener un negocio con 3.500 empleados”. 

En junio del año pasado, la empresa pasó a manos de Carlos Rosales, tesorero de San Lorenzo, dueño de la aseguradora Prof y radio Continental, entre otras empresas. Se quedó con una empresa con importantes deudas, 4.300 trabajadores y más de 200 locales abiertos en todo el país. El panorama actual es muy diferente: cerró todos sus locales. 

“En Garbarino quedarán entre 300 y 500 trabajadores, que suman a 150 trabajadores de Compumundo –empresa que está concursada-, 245 operarios en las plantas de Tierra del Fuego, más algunos empleados más que hacen un total de 1.000 personas”, señalaron.

Además, hay una serie de denuncias por “estafas” de Garbarino Viajes, el sector que la empresa dedicaba al turismo. Desde la firma señalaron que “más allá de la coyuntura, (Garbarino Viajes) estuvo con dos años de inactividad y permanece sin funcionamiento. Estamos trabajando para resolver esas cuestiones, en la medida que podemos. No es una situación que hayamos buscado ni agradable para la gente”.

Conciliación obligatoria
Así las cosas, la directora nacional de Relaciones y Regulaciones del Trabajo, Gabriela Marcello, dictó ayer viernes la conciliación obligatoria por un período hábil de 15 días en el conflicto entre la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios y Garbarino. 

La funcionaria laboral impuso la Ley 14.786 a la Faecys y sus gremios adheridos y a esa sociedad anónima durante 15 días hábiles a partir de hoy, e intimó a la entidad sindical a dejar sin efecto las medidas de acción directa aplicadas o a implementar. 

Marcello también intimó a los directivos de Garbarino a retrotraer la situación de conflicto existente a partir de “los despidos denunciados” por el sindicato, y le ordenó otorgar tareas “normales y habituales” a la totalidad del personal de la compañía. 

La funcionaria convocó a la Faecys y a Garbarino a una nueva audiencia de conciliación en procura de superar el conflicto para las 17 del próximo miércoles 17. (DIB) MM