Chaves

Gonzales Chaves

Marcelo Costa: “Estoy agradecido por haber sido bombero”

25|11|21 21:48 hs.

Marcelo Costa se retiró de la participación activa como jefe de Bomberos Voluntarios, después de colaborar varios años como servidor público. 


En un diálogo con La Voz del Pueblo, contó porqué motivos llegó a ser bombero voluntario y como ha sido su vida vinculada a esta actividad. 

En principio, recordó que “el 10 de febrero del año 1979 estaban Juan Gabino Atairo y Carlos Erdocia en el cuartel y ahí con quince años que tenía les pedí ingresar al cuerpo activo. Para ello debí llevar una nota con la autorización de mi padre y el 1° de marzo ya estaba participando como aspirante a bombero”. 

Al describir los inicios en esta tarea, comentó que “cuando tenía tres meses de ingresado, ya me permitieron salir a combatir un incendio. Hoy eso no se da porque no está permitido”.

En una evaluación de su labor en la institución, subrayó que “en el balance estoy muy contento y agradecido a la vida de haber sido bombero. Quizás lo dividiría en etapas, como por ejemplo cuando me fui al servicio militar que lo pase muy tranquilo, luego volví hasta que comencé a tener una jerarquía mayor y ya se comienzan a tomar decisiones, si bien Juan Gabino Atairo era el jefe, uno tenía la categoría de sargento y salía a intervenciones. Entonces, ya se cambia un poco el pensamiento”. 

Asimismo, contó que “luego seguí ascendiendo en el escalafón de jerarquía, hasta que se produjo la renuncia de Juan Gabino Atairo y ahí se tomó la decisión de que Juan Carlos Herrera fuera jefe y yo segundo jefe. Posteriormente, pasé a ser jefe y ahí todo fue más complicado por la toma de decisiones y tratamiento del personal, dado que no tenía una gran experiencia para tal responsabilidad”. 

No obstante, destacó que “se aprende. Fueron años complicados por el desgaste, se debe hablar con los directivos, escuchar al bombero que tiene alguna problemática familiar, sumado a todo lo que significa estar al frente de un grupo de cuarenta personas”. 

 La decisión 
Tiene 58 años, sobre lo cual observó que “hay cosas que me cuestan más asimilarlas, hace un tiempo atrás cuando tuvimos una reunión con el cuerpo activo manifesté que alguno debería ir preparándose para tomarle la mano a la jefatura, porque me pensaba retirar, me sentía desgastado y ya no se disfruta de lo que se está haciendo”. 

Explicó que planteó la situación a “miembros de la Federación de Bomberos provincial, soy integrante de la comisión directiva. Me querían hacer cambiar de idea de dejar, pero repito ya me sentía desgastado” 

En este marco, sostuvo que “cuando presenté mi renuncia es como que me saqué un peso de encima. Quiero a la institución y siempre la voy a querer por todo lo vivido durante tantos años”. 

 Las emociones 
Llegar a una propiedad donde un vecino está perdiendo sus bienes, afrontar siniestros con vidas en riesgo, hacer todo lo posible y aún sí en ciertos casos ver como el fuego provoca un daño muy grande. Son todas realidades con las que se encuentran los bomberos en este servicio que brindan a la comunidad. 

Costa comentó que “hace años fuimos a un curso de psicología con Carlos Atairo en bomberos de Quilmes y ahí veíamos cosas que nos pasaban en la vida particular después de estar en algún siniestro grave. Similares seguramente a las que ha vivido un médico, un enfermero, un policía. Uno se acostumbra a verlas con naturalidad, pero en lo emocional se siente”. 

Puntualizó que “esto sucede cuando querés salvarle bienes a una persona ante el avance del fuego y ni hablar cuando hay pérdidas de vidas a raíz de un incendio o un accidente”. 

En el cierre de la entrevista, expresó con énfasis un agradecimiento a todos los que colaboran con la entidad y también a cada uno que lo acompañó en las distintas etapas como bombero, incluyendo el tiempo en que fue jefe del cuerpo activo.   


Add space 300x250x2