La captura de la conversación por Whatsapp con el estafador virtual

Policiales

La experiencia de un periodista de La Voz del Pueblo

Así nos estafan con el WhatsApp

25|02|22 09:39 hs.



Un periodista de LA VOZ DEL PUEBLO aprovechó el contacto con un ladrón virtual y compartió las capturas de pantalla del engaño y sus impresiones de las posibilidades de caer en el fraude

Por Enrique Mendiberri

Pocos minutos habían pasado de las 9 de la mañana cuando el mensaje de Rodolfo Vassolo, con quien tenemos una relación comercial, llegó a mi WhatsApp: “No cambie el número, es un mensaje falso”, decía.

La posibilidad de tomar contacto con un estafador de WhatsApp era inminente y así fue. Una hora más tarde del mensaje del inicio me llegó el “saludo” que abrió las puertas a un diálogo falso, pero que muchos han aceptado y, por la confianza que existe entre el damnificado de su cuenta de Gmail y la víctima propiamente dicha, termina constándole varios miles de pesos a los engañados.

Fue una hora en la que me hice pasar como un interesado en comprar los dólares “baratos” que ofrecía el falso Rodolfo y hasta fui más allá pidiendo rebajas de 10 pesos por dólar a cambio de comprar menos y, cuando el negocio, estaba “cerrado”, hasta le insinué un depósito por un monto de 5.000 pesos menos a lo pautado y lo aceptó sin discusiones. 

Está claro que el delincuente se ceba cuando siente que tiene a su víctima en la red y no presta atención a los detalles, delatándose una y otra vez pero, claro, si la víctima ya cayó, ella tampoco lo notaría, ni tampoco sirve como alternativa. 

En este caso, otra diferencia de lo que se conocía hasta ahora, está en la cantidad ofrecida para vender moneda extranjera. Por ejemplo, hace 30 días, cuando la Fiscalía de Tres Arroyos comunicó el peligro de ser estafados, los montos robados eran mucho más bajos. Por ejemplo, se ofrecía la compra de 100 o 200 dólares. Una cifra que, a los sumo, llegaría a los 40.000 pesos. En este caso, el desafío es mayor, pasan a ofrecer 1000 dólares, como si fuera muy común encontrar gente dispuesta a comprar una cifra semejante únicamente mandando mensajes de Whatsapp.

Al mismo tiempo, el ladrón de contactos se genera un nuevo perfil de WhatsApp con alguna foto que saca del back up (respaldo o copia de seguridad) de los archivos de fotos que se encuentran en la nube de la cuenta robada, ya que la verdadera foto de perfil está en el teléfono hackeado y nunca llega a verla.

En fin, distintas alternativas que podrían ayudarnos a darnos cuenta que estamos frente a un intento de estafa. Sin embargo, la más efectiva sigue siendo el llamado telefónico a ese contacto que nos ofrece comprar dólares.

Esa fue la manera en que Rodolfo Vassolo notó que le habían hackeado su cuenta de gmail e inmediatamente advirtió a todos sus contactos sobre la falsedad del mensaje que podríamos recibir quienes lo recíbiamos. Asimismo, inmediatamente radicó la denuncia en la Comisaría Primera. 

Después de la experiencia nos volvimos a comunicar por teléfono y me comentó que supo de otros cuatro contactos que habían pasado por lo mismo que yo e incluso, uno de ellos, también eligió burlarse y hacerles perder tiempo simulando ser víctima. El diálogo que, en mi caso, mantuve con los estafadores acompaña esta nota con cuatro capturas de pantalla. Sólo quiero aclarar que, en la última, tras la risa irónica (transcripta) que me generó ser descubierto por los delincuentes, pongo un “abrazo”. 

Honestamente, hubiera preferido llenar ese espacio con improperios que me invadieron el corazón y que seguramente él mismo interlocutor esperaba recibir, como seguramente suele hacerlo en situaciones parecidas, pero a sabiendas que era una nota que publicaría con estas mismas capturas de pantalla, elegí darle un cierre más “delicado” a una acción que indigna y hace daño cada vez a más personas no solo en Tres Arroyos sino en todo el país.   



Add space 300x250x2