Mateo Laborde (Marianela Hut)

La Ciudad

Mateo Laborde, presidente del Colegio de Abogados

“Hoy, el sistema de justicia de la provincia tiene trazabilidad”

20|05|22 09:20 hs.

Ayer por la tarde en el Salón Blanco de la Municipalidad se llevó a cabo el conversatorio denominado “la justicia que queremos los bonaerenses”, una propuesta que formó parte de un ciclo de charlas abiertas al público en general que implementa el Colegio de Abogados de la provincia de Buenos Aires (COLPROBA) en sintonía con la Asociación de Abogados de Tres Arroyos (ADATA) y el Colegio de Abogados del Departamento Judicial de Bahía Blanca (CABB). 


Con un interesante marco de público, los ejes sobre los cuales se conversó estuvieron vinculados con la modernización de la justicia, los expedientes digitales, la disconformidad con el sistema de justicia de la provincia, las políticas destinadas de la gestión y la falta de capacitación, lo que refiere a temas de gran relevancia por la incidencia que tiene el funcionamiento del Poder Judicial en la sociedad y en la vida institucional de nuestro país. 

Del mismo, participaron el presidente del Colegio de Abogados de la provincia de Buenos Aires Mateo Laborde, el presidente del Colegio de Abogados de Bahía Blanca Rafael Gentili, el juez del Tribunal de Trabajo de Tres Arroyos Gastón de la Cal, el referente de (ADATA) Marcelo Amado, el titular del Concejo Deliberante Martín Garate y público en general. Vía Zoom, estuvieron presentes también abogados de localidades vecinas. 


El público escuchó atentamente y participó con preguntas hacia los referentes (Marianela Hut)


Uno de los que hizo uso de la palabra en este encuentro fue el propio Mateo Laborde, quien tuvo un interesante ida y vuelta en relación a las preguntas del público presente en donde hubo una gran dinámica. 

En este sentido, Laborde expresó que “hace mucho tiempo que venimos pidiendo que la innovación llegue a la justicia. Tanto jueces como abogados, pedíamos que de alguna manera llegue y fue a través del coraje y la valentía que tuvo un aporte provincial que realizó una inversión totalmente extraña para la provincia con la compra de los elementos necesarios y de los cuales hoy disfrutamos, porque se van renovando con una tremenda inversión y la dedición de hacer un sistema propio”.

Ante esta situación, mencionó que desde el Colegio de Abogados se tomó una medida de impulsar y de participar, intercambiando ideas para avanzar en este aspecto. “Desde hace seis años el Colegio de Abogados y el de Magistrados trabaja con representantes dentro del ámbito del Poder Judicial puliendo los detalles para llegar a lo que tenemos hoy y pensando a futuro”, agregó.

Fases 
En este contexto, resaltó que se ha cumplido la primera etapa de lo que es la invención. “Se cumplió una fase vinculada a la forma en la que nosotros presentamos la transformación de un expediente papel en uno digital y la dotación a todos los integrantes del sistema de firma digital. Tiene seguridad, cuenta con cien mil firmas diarias, un adjunto cada 16 segundos y funciona sin ningún inconveniente”, añadió con énfasis. 

Sin ir más lejos, consideró que hay una segunda etapa de este expediente digital y remarcó algunas cosas a corregir. “Estamos disconformes con la organización interna que tiene el Poder Judicial. No estamos contentos con la eficacia, con la política del personal, con la organización general de recursos, con las políticas destinadas a la gestión ni con la falta de capacitación permanente”, reflexionó Laborde. 

De esta manera, puso a consideración que los jueces se quejan permanentemente de la falta de asistencia para los recursos, algo que observan con frecuencia. “Nosotros entendemos que de alguna manera el Poder Judicial ha quedado atomizado. Vemos que hay una cabeza de organización que pone los objetivos, que baja una línea de trabajo generando una capacitación para sus miembros, pero que lo hace a medida que se va capacitando y consiguiendo un sistema en el que todo el mundo está comprometido con el resultado y eso, hoy no pasa. Eso es lo que nosotros estamos buscando”, subrayó.

Por esta razón, es que dijo que el deseo es dar vuelta el servicio de justicia, poniéndolo del lado del justiciable, es decir, de la gente que busca justicia.

Respecto a esto, Laborde puso como ejemplo cuando una persona tiene que esperar por un juicio de daños y prejuicios que no está incluido dentro del sistema de oralidad “tiene que esperar un promedio de cinco años en la provincia pero si le toca el juzgado de al lado que si está comprendido, en un año va a tener sentencia posiblemente. O durante la pandemia, cuando pasaba con los tribunales de trabajo que un tribunal pedía todo papel y el de al lado, todo electrónico. El criterio tiene que ser uniforme al menos en la formas de trabajo”. 

Estas cuestiones hicieron que emprendan lo que es la segunda parte del expediente electrónico, lo que marca la verdadera transformación de la justicia. “Lo hecho hasta acá con el expediente digital era lo que teníamos en deuda. Nos parece que la segunda etapa, encabezada por la innovación como una herramienta importante, beneficia tanto a los miembros del Poder Judicial como a todos nosotros y por supuesto a la sociedad. Tiene que ver con la forma de explotar este sistema que tiene tanto la procuración como la Corte, que tienen la radiografía absoluta de lo que ocurre adentro del Poder Judicial. Hoy, el sistema de justicia de la provincia tiene trazabilidad”, rescató Laborde. 

Desafíos 
El reto será utilizar toda esa información, en beneficio de la mejora permanente y de la eficiencia. “Que nosotros tengamos un expediente digital hace que tengamos mayor velocidad de respuesta frente al proveído, que cuando teníamos que viajar a la cabecera departamental. Esto hace que el giro del expediente sea más rápido. Muchas veces dentro del Poder Judicial esto ha obtenido respuesta favorable y en varias circunstancias esto no ocurre por la falta de recursos, de capacitación y de mala conexión”, indicó. 

En relación a ello, Laborde manifestó que “lo que nos importa es sentarnos en una mesa de trabajo conjunta para ver cuáles son los recursos que necesitan los juzgados. Precisamos es que el juez cumpla con los plazos en la medida de lo posible y si no cumple, tendrá un inconveniente. La falta de voluntad no es aceptada”. 

Sobre el final, hizo mención a que una de las tantas cosas que han propuesto es que el ámbito del Poder Judicial deje de ser un contorno cerrado y oscuro. “Nuestra esfera de la justicia es cerrada. Las estadísticas de la justicia no las conoce la sociedad. Pedimos un sistema de comunicación abierto y conjunto, donde el Poder Judicial saque la cara por sus jueces. Hoy nos encontramos con que la sociedad presiona en algunos ámbitos en los que produce que el juez, de alguna manera, esté forzado de resolver otra cuestión”, concluyó Mateo Laborde.  



Add space 300x250x2