Chaves

Lo afirmó Carlos Risso

“Se va haciendo lo que se puede, no queremos contraer deudas”

16|06|22 19:41 hs.

Mientras la biblioteca popular Bernardino Rivadavia intenta recuperar los hábitos que sostenían sus concurrentes previo a la pandemia de coronavirus, transita una austera situación que le generado recortar los horarios de sus empleadas y no poder resolver diferente tipo de arreglos que la entidad requiere. 


“Estamos intentando recuperar todo lo que pasó durante la pandemia, lo que era habitual de los chicos de venir a la tarde todavía no está como era antes, pero ya se va a ir normalizando”, expresó su presidente Carlos Risso. 

El directivo también realizó un peculiar análisis de cómo incide el uso de la tecnología ante el consumo del libro físico. “La tecnología quita algo, pero sabemos que es la gran biblioteca y no podemos enfrentar eso; creo que el problema que hay todavía es que no está tan arraigado internet y por ello la biblioteca sigue siendo un lugar para la investigación. Y además los libros de cuentos para chicos y de lectura, no se va a perder nunca”. 

En cuanto a los hábitos de sus concurrentes, dijo que asisten “habitualmente a buscar libros, piden, exigen y vamos comprando de a poco”. 

 Agregó en ese sentido que “en estos tiempos estamos tratando de mantenernos, pagar los sueldos, los servicios y demás”. 

Contó Risso que el valor de la cuota de socios está en 200 pesos. “No es demasiado, pero tampoco podemos cobrar mucho más. Los recursos provienen de esa cuota, de las subvenciones municipal y provincial, como también el alquiler del otro local que tenemos que si bien es bajo, nos contribuye a reunir los fondos para los gastos fijos que se tienen y lo importante es que no debemos nada”, sostuvo.

 En tanto explicó que actualmente la biblioteca cuenta con dos empleadas, una de mañana y otra de tarde. “Antes había turnos de seis horas y ahora son de cuatro horas, por una razón económica”, afirmó. En la biblioteca se realizan diversos talleres que funcionan prácticamente a diario y que pertenecen a la dirección de Cultura y Educación municipal. Un grupo de teatro también utiliza sus espacios y también se sede el inmueble a instituciones para reuniones. 

“En realidad necesitaríamos más espacio, para ello tenemos otro local que -hoy por hoy- no lo podemos adecuar a nuestras necesidades, por una razón de costos, dado las reformas que hay que hacer. Y el local en el que estamos nos falta terminar los baños nuevos, como así también otras cosas, además también debemos adquirir computadoras nuevas porque las que están tienen su tiempo”, describió Risso. 

El dirigente concluyó en que la institución “está bien, sabemos que se deberían mejorar algunas cosas, como reparar algún mueble, pintar y principalmente comprar libros de lectura; pero se va haciendo lo que se puede porque no queremos contraer deudas, lo importante es estar al día con todos los compromisos”.  



Add space 300x250x2