María Laura Abregú junto a Roberto Arias, su pareja y padre de crianza de Daiana

Policiales

María Laura Abregú en dialogo con La Voz del Pueblo

“Si estaban a cargo, son responsables”

24|07|22 09:22 hs.

Por Enrique Mendiberri


Mientras el destino de la causa iniciada tras el fallecimiento de Daiana Abregú se debate entre la posibilidad de que haya sido un suicidio (como sostienen las autoridades) o un homicidio, como lo hace la familia; la madre de la víctima, asegura que los policías que el Ministerio de Seguridad destinó a Tres Arroyos, “también son responsables” de la trágica muerte de su hija porque considera que encubrieron el hecho por varias horas.

En diálogo con LA VOZ DEL PUEBLO, María Laura Abregú, la mamá de Daiana, negó que su hija haya pensado en suicidarse y no descartó que, en los próximos días haya algún detenido en el marco de la causa iniciada tras el fallecimiento de Daiana, su hija de 26 años, también nacida en La Plata.

De la capital provincial había llegado con su madre, quien también le dio su apellido, para formar una familia con Roberto Arias, un lapridense con el que criaron otros nueve hermanos. Paradogicamente, primo del comisario Cristian Barrios, uno de los dos policías destinados a Tres Arroyos por el Ministerio de Seguridad, junto con el comisario inspector Marcelo Amaya, hasta que la Justicia aclare su situación.

El comisario Cristian Barrios era el titular de la Estación de Policía Comunal de Laprida cuando murió Daiana, mientras que el comisario inspector Marcelo Amaya, era el jefe de la Policía Comunal de esa ciudad.

La jerarquía y el alcance de su responsabilidad sobre las fuerzas de seguridad lapridenses, los hicieron objeto de una investigación caratulada hasta el momento por el fiscal Juan Ignacio Calonje como “averiguación de causal de muerte”. A raíz de este motivo, y con el objetivo de no entorpecer la labor de la Justicia de Azul, el Ministerio de Seguridad los trasladó a Tres Arroyos, donde realizan colaboraciones administrativas, “sin funciones operativas”, tal como se aclaró oportunamente a este diario desde la Superintendencia de la Región Interior Sur. 

“Se les fue la mano”

En la mañana de domingo 5 de junio, Daiana Abregu protagonizó una pelea en la calle con otra mujer. Cuando llegó la policía, ella fue aprehendida y trasladada a la sede policial, donde a las 15, fue hallada sin vida en un calabozo. El informe policial de ese momento indica que estaba ahorcada con su propia campera.

“Nunca llegué a hablar con la chica que había peleado con mi hija. Muchas veces me dije que iba a ir a golpearle la puerta para pedirle explicaciones de lo ocurrido, pero al final siempre termino dejándolo de lado”, dijo María Laura refiriéndose a un contacto que se debe con la otra mujer que había peleado con su hija la mañana que fue aprehendida y que, a diferencia de su hija, no fue aprehendida.


Comisario Cristian Barrios


Luego de la trágica noticia, la justificación de que había sido un suicidio no conformó a los padres de Daiana, quienes pidieron que se inicie una investigación ante la posible existencia de un “homicidio”.

El estudio inicial realizado por la Asesoría Pericial del Departamento de Azul, informó que Daiana murió por asfixia, sin señales de lesiones externas. Mientras que la reautospia, realizada de manera particular por la Comisión por la Memoria en la Asesoría Pericial de La Plata, ofreció un resultado distinto, que rechaza el suicidio.

Esos elementos fueron clave para que el reclamo de María Laura Abregú vuelva a tener el respaldo popular de los primeros días, cuando según asegura, una serie de aprietes políticos habrían dispersado las voluntades de acompañar las marchas por parte de varios vecinos. 


Comisario inspector Marcelo Amaya


“Siempre dije que mi hija no se quería matar. Tampoco pienso que la hayan querido matar, creo que se les fue la mano”, dijo al referirse a los motivos que habrían generado el fatal desenlace.

“Ellos también”

Para Abregú, que es representada legalmente por el abogado olavarriense Sergio Roldán, los policías destinados a Tres Arroyos también tienen responsabilidad en la muerte de su hija, a pesar de no saber con certeza si estaban en el edificio de la policía, cuando ocurrió el fallecimiento.

“Si estaban a cargo (de la policía), son responsables. No creo que nadie haya querido matar a nadie. Pero ¿por qué mi hija murió a las tres y media de la tarde y yo me entero a las 18.30? A mis hijos le estaban dando el pésame por Facebook y yo todavía no sabía que mi hija estaba muerta”, reclamó, antes de indicar que no paran de surgir novedades en la causa, “cuando lo que tendrían que haber hecho era lo que se hace en una contravención y mandarla a la casa (a Daiana) después de unas horas”.

Luego que el fiscal Calonje rechazó reconocer el contenido de la reautopsia realizada por la Comisión Provincial por la Memoria como particular damnificado, ahora será la Justicia de Garantías de Azul la que defina el valor de esa prueba y un eventual cambio de carátula que, por el momento, continúa como “averiguación de causal de muerte”. En esa línea, existen cinco policías investigados, a los que la jueza de la causa les rechazó oportunamente un pedido de eximición de prisión.



Add space 300x250x2