Oreana Aristemuño con el auto que “hace 36 años que está en la familia” (Jorge López de Ipiña)

Deportes

Oreana Aristemuño corrió por primera vez en APSE

“Superó las expectativas”

05|08|22 10:45 hs.

En los boxes, Oreana Aristemuño impactó con su alegría; y en la pista sorprendió con un manejo firme, combativo. Así se puede resumir el debut de esta piloto tresarroyense de sólo 18 años en Minicafeteras de APSE, donde fue 10° y 11° en las dos finales, respectivamente. 


Con la felicidad de haber hecho realidad esa primera presentación, y muy sorprendida con la actuación, Oreana se sentía “muy contenta porque fue todo inesperado; no pensábamos entrar a la final por la cantidad de autos que había, pero nuestra máquina funcionó bárbaro tanto en lo que es el chasis como el motor” destacó, aunque ella detrás del volante puso el resto necesario para que sucediera. 

La comunión con el auto fue creciendo a medida que se fue desarrollando la actividad. “Terminé muy cómoda, aunque el sábado nos costó un poco, no le podía tomar la mano para ser rápidos; pero el domingo hicimos unos cambios y todo mejoró. Y como no podía ser de otra manera, terminamos siendo muy amigos con esta máquina que lleva tantos años en la familia; porque en esa butaca también estuvieron mi abuelo y mi papá”, recordó emocionada. 

Es que Aristemuño es otro apellido muy ligado al automovilismo en general y al Moto club en Particular. “Hace 36 años que esta unidad está en la familia; mi abuelo Daniel fue campeón en el 89 y mi papá Mariano en el 2001; así que no lo podía traer en una bolsa (risas)”. 

Pero con ese manejo seguro, firme, sin maniobras raras, lo lógico era que Oreana fuera para adelante en el clasificador. “Fuimos mejorando vuelta tras vueltas; lástima en la segunda final ese trompo que hice en la curva de abajo, más allá que después me recuperé, pero estaba entre los 10” destacó Oreana, quien al abrir esa vuelta recibió un fuerte golpe en su rueda trasera derecha cuando se mandó a la primera curva, salvando la situación con una maniobra espectacular, “gracias al chasis”, valoró. 

Tras este auspicioso y positivo debut, “la idea es seguir en la categoría; no sé si llegaremos para Lobería, pero a Juárez seguro”, anticipó. 

En un ambiente donde predominan los hombres, Oreana se sintió como “una más, no tuve ningún problema, me trataron con la mejor onda. Quizás entre los hombres haya más rivalidad, pero conmigo todos fueron excelentes personas”, confesó de este fin de semana que “superó las expectativas que teníamos”. 

Pero más allá de eso, esta jovencita disfrutó “estar en el Moto Club, debutar acá fue algo elegido, con la gente del club que tanto me quiere y en esta pista que para mí es un honor porque es hermosa y está tan cuidada”.

El año pasado se subió a un karting para competir por primera vez, y su ilusión se posa “en probar un Fórmula Metropolitana, aunque lo veo muy lejos. Por ahora seguiremos en Minicafeteras, trataremos de afirmarnos, meternos entre los 10 como lo hicimos hoy en la primera final, y ser más contundente”, anticipó. 

Oreana se sintió feliz “con el amor que me dio toda esta gente estos dos días en el autódromo, recibí ese cariño de todos, conocidos o no; quiero saludar y recordar a Joaquín, un primo que se me fue hace poco y está en el cielo; y agradecerles a mis papás, a mis abuelos, a Cristian, Mariano, a Guille por el motor, a Federico, Pablo y toda la gente que está con nosotros”.  



Add space 300x250x2