La Ciudad

Por Ana Inés Zubiri

Carta de Lectores: No debemos permitir los atropellos a nuestra Patria

06|09|22 11:33 hs.


Estimada directora: 

Reciba usted mi admiración como responsable de nuestro periódico local. Ha sabido llevar con altura y respeto las noticias buenas y malas a sus lectores, en un diario que siempre lo hemos seguido. 

Continuó la trayectoria de sus antepasados, testimoniando un esfuerzo que llevó años conseguir; qué orgullo sentirá por el ejemplo que deja a las futuras generaciones y al personal que la ha acompañado fielmente. 

Han sido años difíciles y usted los ha sorteado con respeto e inteligencia. Yo apoyo totalmente su escrito sobre los cuadros sacados -luego colocados en otro lugar- en la Municipalidad. 

Es una falta política imperdonable hacia la gente honesta y proba que puso su dignidad y hombría de bien ante una situación difícil que vivimos los tresarroyenses, donde la mayoría respaldó esas designaciones para el bien de la ciudad.

¿Qué pasaría si todos los cuadros de próceres y políticos terminaran quemándose, quedando la historia a través de los documentos desaparecida? No debemos permitir semejantes atropellos a nuestra Patria. 

Todos los partidos políticos tienen que estar representados en el Congreso Nacional, todos valen y tienen sus derechos a defender y a expresarse. Pero eso sí, mi pensamiento pide que cada representante que se siente en el lugar sagrado donde se dictan las leyes, sea gente preparada con estudios y conocimientos para ocupar cargos que beneficien a todos los ciudadanos. Vale decir que tengan las responsabilidades debidas por el bien común, como lo dice el Preámbulo de la Nación. 

Nos sentimos apabullados por escenas eróticas que nunca se deben volver a repetir, y por gente, “algunos”, que invaden con resentimientos y generan daños a todos los demás. Todos queremos paz, trabajo, justicia, educación, para volver a ser un país respetado y admirado. Tomar el ejemplo de los premios Nobel que tuvimos. No apelar a la improvisación, sino a las conductas honestas y los objetivos claros que pueden conducirnos al éxito. 

También la quiero felicitar por el artículo del fiscal de la Nación Diego Luciani, quien a través de años de investigación y teniendo las pruebas pertinentes pide la condena a personas procesadas arriesgando su vida, la de su familia y hasta sus ayudantes. Pidió nada más y nada menos que “justicia o corrupción”. 

PD: El silencio es obsecuencia 




Add space 300x250x2

Te interesaría leer