| Secciones
| Clasificados
Tres Arroyos, VIERNES 23.02.2024
// 20.7 °C
DÓLAR HOY: $824 | $883
DÓLAR BLUE: $1055 | $1085

Las huellas de 120 años de historia

Que difícil, escribir sobre los 120 años del diario. ¿Qué puedo decir que no se haya dicho en algún momento de esta HISTORIA?
No sé por dónde empezar. 

Todo me resulta repetitivo, trillado, pero como ya he dicho otros aniversarios, tenemos que seguir, porque es imposible bajarse de la historia. Una historia íntimamente ligada a Tres Arroyos, y al apellido MACIEL, que, de estos 120 años, hace 94 que marca el pulso de LA VOZ DEL PUEBLO. 
Voy a empezar con un párrafo: 
“En estos días, donde sentí la enorme necesidad de entender hacia dónde estaba yendo, lo primero que hice fue empezar a ver mis huellas, mi historia, lo que había vivido y cómo lo había vivido, y me pregunté si me identificaba con las huellas que había dejado en el camino, los mandatos familiares, muchas veces, hacen que caminemos los pies de otros, y por lo general la vida te obliga a mirar tus huellas y te ayuda a entender cómo llegaste hasta donde estas”. 
Este, podría ser un comienzo distinto, algo que defina un poco mi vida, íntimamente ligada a la vida del diario, a mis antecesores, a mi abuelo, a mi padre y mi tío, a mis primos y mi hermano, al viejo edificio de la calle Colón y a la casa familiar, pero lo que más me hizo pensar, y es un tema recurrente, son, los mandatos familiares
El diario es una mezcla de mandato familiar, vocación de servicio, trabajar en pos del crecimiento individual y colectivo, pero fundamentalmente, una pasión inevitable, porque en vez de sangre nos corre tinta por las venas.
Cuando miro dónde llegue, a dónde estoy, me doy cuenta que LA VOZ DEL PUEBLO es toda una definición ETICA Y PERIODISTICA, que me trasciende, y nos trasciende. 
¡LA VOZ DEL PUEBLO! Un nombre con un significado inmenso y con peso propio, etimológicamente hablando, viene del latín vox populi-vox dei, la voz del pueblo, la voz de Dios, significa que «la opinión popular de la gente ordinaria revela la voluntad de Dios y debe obedecerse»; un nombre y una trayectoria que nos genera una gran responsabilidad, con toda la comunidad. 
Una empresa, con una marca impuesta en un mundo donde los cambios tecnológicos son impensados y las transformaciones del diario no sabemos cuándo van a terminar. Donde ya no nos corre tanta tinta sino más tecnología, bytes, audiencia, banners, redes, internet, que para mí es la gran revolución de la historia reciente, casi me atrevería a decir a la altura de la rueda o del fuego. La vida con internet es un antes y un después.
Y ahí me encuentro, con mis huellas, con los mandatos, en medio de este torbellino de nuevos desafíos, recordando el pasado, pero enfrentando el presente con todas sus innovaciones. 
 Mi corazón vuelve al diario, y recorriendo sus páginas, percibimos una inquietud por lo social, cuestiones locales y regionales que requieren soluciones prácticas y así, día a día, se va dando forma a la edición que llega a nuestros hogares. 
Hace diez años les contaba de los principios que nos marcaron nuestros antecesores: VERDAD- DERECHO- JUSTICIA, fue la base de todo comentario editorial. 
Hoy, mirando para atrás en estos 120 años, puedo decir que hubo momentos donde el camino estuvo plagado de obstáculos, puestos por quienes querían acallar la voz del diario. Y los principios eran difíciles de cumplir… Aprendimos y aplicamos con la cabeza alta y los puños apretados hasta las últimas consecuencias los principios democráticos y republicanos sin cuya vigencia no puede subsistir la libertad, y estoy convencida que vamos por el camino correcto. 
120 años de historia. Luchas políticas, vaivenes económicos; la historia de un medio es muy complicada, vertiginosa, intensa e impetuosa, pero la elijo, por decisión y por convicción de que Tres Arroyos es un importante centro de desarrollo, una ciudad que tiene todo para ser cada vez más pujante y moderna, y convertirse en un modelo para la provincia. Tres Arroyos, tiene todo para ser protagonista y de alguna manera LA VOZ DEL PUEBLO también está ligado a ese protagonismo.
Estamos muy orgullosos de llevar el apellido Maciel que es sinónimo de diario, de periodismo, de honestidad y de firmeza.
Estamos muy orgullosos que LA VOZ DEL PUEBLO sea una marca impuesta en Tres Arroyos y adonde vayamos casi desde su fundación y hace nada menos que 120 años. 
De todas formas, me es imposible no pensar si cumplimos con los objetivos de sus fundadores: bregar por un país mejor y una sociedad más justa, plena de libertades
Y en seguida tengo la respuesta: apostar al diario es apostar a un país que tiene todo para salir adelante, partiendo de sus riquezas naturales. Estamos convencidos de que con esta o con otra clase política aún queda tiempo y oportunidades para que la justicia destierre la injusticia que nos ha llevado a ser un país con más pobres, con chicos desnutridos y con millones de personas que piensan en irse porque no encuentran trabajo en un lugar donde está TODO por hacer. 
Les aseguro que el mandato está cumplido, el camino recorrido, la historia y la permanencia me lo demuestran, y puedo estar tranquila, porque por más que he caminado con los pies de otros, mis huellas y las de mis hijos, ya forman parte de esta historia que es LA VOZ DEL PUEBLO. Que es un testigo fiel de la historia de nuestro querido Tres Arroyos. 
         ———————–

La felicitación de ADEPA
A continuación reproducimos la carta que ADEPA envió firmada por su presidente, Daniel Dessein, a nuestra redacción con motivo de celebrarse los 120 años de nuestro diario. 
 Por medio de la presente, la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) le hace llegar su cordial saludo a los directivos, personal periodístico y personal administrativo de La Voz del Pueblo que en el día de la fecha celebra el 120º aniversario de su fundación. 

Desde la entidad siempre valoramos la participación de La Voz del Pueblo en la entidad, y en especial siempre recordamos el papel que tuvo Antonio Modesto Maciel como representante y directivo en ADEPA. 

A través de esta carta queremos expresarle la satisfacción de contarla como socia de ADEPA, en la seguridad de que su colaboración, sumada a la de los restantes asociados, contribuirá a hacer más eficaz la labor que viene desarrollando la institución.

 Hacemos propicia la circunstancia para saludarla con nuestra consideración más distinguida. 
COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR