Juan Pedro Jensen realizó un análisis sobre los cultivos

Chaves

Gonzales Chaves

Mermas en la fina y lluvias bienvenidas

27|10|22 18:21 hs.

La agricultura sufrió consecuencias por la falta de lluvias durante un período extenso y si bien esta semana se registraron precipitaciones, hay un daño que ya se había producido en parte de los cultivos. 


La Voz del Pueblo dialogó con el ingeniero agrónomo Juan Pedro Jensen, quien recordó que “en abril, principios de mayo, tuvimos una precipitación moderada que permitió arrancar con el ciclo de cultivo de fina con una siembra bastante sostenida y continua, que concluyó con una superficie similar al año anterior”. 

Explicó que “a partir de ese momento -hasta las lluvias de esta semana- se registraron escasas o nulas lluvias, hasta ahora. Esa situación de falta de agua trajo efectos complejos para los cultivos de fina porque ya estamos entrando con la cebada en su periodo crítico, que es donde se determina el potencial de rinde y cuando falta lluvia los rindes caen abruptamente”. 

En este sentido, dijo que “los cultivos han desarrollado poco volumen vegetativo. Si bien ahora tuvimos precipitaciones, de todas maneras las mermas ya están y son importantes respecto a los rendimientos que se tienen en la zona”. 

Jensen observó que “hoy evaluar lo que ha bajado el rinde es bastante difícil, porque no solo tiene que ver con la falta de lluvias, sino también con la profundidad de suelo que tiene cada lote, los barbechos, fecha de siembra y la tecnología aplicada”. 

En su análisis, puntualizó que “las diferencias también se ven en los campos con menos perfil de tierra o que la tosca está a una profundidad menor”. 

 Compensación 
En tanto, manifestó que “respecto a la siembra de gruesa es un partido distinto, recién está comenzando, viene muy atrasada con la preparación por lo seco que estaba todo. De todas formas, la siembra comienza a fines de este mes o principios de noviembre y en los cultivos de primera se puede estirar hasta los primeros días de diciembre. Creo que ahora esta lluvia favorece el panorama”. 

Entre otras apreciaciones, sostuvo que “hay que esperar cómo se comporta el clima y en cuanto nos ayuda para poder compensar con la cosecha de gruesa los bajos rindes de cosecha fina”. 

Volvió a hacer referencia a la siembra de fina, sobre lo cual expresó que “la cebada es un cultivo que año a año viene creciendo, de todas maneras las superficies de siembra van detrás de los mercados y estos son variables, todos los años se comportan de distintas maneras”. 

 Mencionó como otro aspecto a tener en cuenta que “la cosecha de cebada se hace primero en relación al trigo y eso permite realizar la siembra de cultivos de segunda en una forma anticipada”. 

 Perspectivas 
Por otra parte, al ser consultado sobre el uso de tecnología, señaló que “si bien no tengo los datos concretos para dar un número, se produjo una disminución con respecto al año anterior. Tiene que ver con que los insumos tuvieron un aumento en sus precios con respecto al año pasado, principalmente los fertilizantes”. Otro motivo es la sequía. “El nitrógeno se aplica en septiembre cuando los cultivos estaban sufriendo una carencia de humedad, se creyó conveniente utilizar menos cantidad de fertilizantes nitrogenado”, explicó. 

Finalmente, destacó que “estas lluvias han venido muy bien. Es algo que todos estábamos deseando para que permita mejorar las perspectivas de las próximas cosechas”.   




Add space 300x250x2