Pablo Fernández observó que las perspectivas son positivas, pese al impacto que tiene la inflación

La Ciudad

Pablo Fernández, de Revestimientos Fernández

“Es lindo trabajar en familia”

17|11|22 10:00 hs.

Pablo Fernández es responsable y encargado de revestimientos Fernández, comercio ubicado en avenida Rivadavia 956. En el local también trabaja su hermano Sebastián, junto a su hija Antonela Fernández. La Voz del Pueblo lo entrevistó con motivo de celebrarse hoy el Día de la Construcción


En el inicio del diálogo, sostuvo que “la vorágine laboral es intensa, trabajamos en venta con mi hermano y mi sobrina. Siempre tratamos de atender al público de la mejor manera, mis padres en tanto, se encargan de hacer los bancos, comprar materiales y otras tareas. Tenemos proveedores de afuera, todo nos viene directamente de fábricas. Trabajamos con varias marcas”.

La experiencia permite guiar y poder compartir conocimientos con los clientes. Pablo Fernández afirmó que “estamos acostumbrados luego de tantos años en el rubro. Nuestro padre siempre trabajó en la construcción, por eso asesoramos y sabemos bien cómo se hace una casa, los detalles a tener en cuenta”. 

En la descripción de la demanda y del movimiento comercial, valoró que “tenemos clientes de Tres Arroyos, Bahía Blanca, San Cayetano, Adolfo Gonzales Chaves, vendemos bastante en la zona y en la región”. 

En su evaluación, hizo referencia a los vaivenes económicos del país. “Tratamos de seguir adelante pese a la inflación -expresó-. Más allá de la situación que atraviesa el país, tenemos mucho trabajo porque la gente cuenta por ahí con algún ahorro y decide hacer cosas en sus casas”. 

Los clientes tienen la posibilidad de realizar los pagos “con tarjetas de crédito, débito y efectivo. Hacemos precios a veces con ofertas si se paga en efectivo, generalmente en cerámicos que es nuestro mayor fuerte, pisos, revestimientos”. 


Junto a su sobrina Antonela. Es un comercio familiar, en el que se desempeñan dos empleados


Sobre los productos que son más solicitados, comentó a modo de ejemplo que “hay unas placas grandes ahora que se están usando de porcelanato de 80 x 80 y 80 x 1,60. Son de origen nacional. El público las elige, sucede que a los colocadores les cuesta más trabajo o no tienen las herramientas para cortar ese tipo de material, pero quedan muy bien puestas, parece un cemento alisado”.

El legado 
La historia comercial tiene un alto contenido de esfuerzo y perseverancia. Pablo Fernández recordó que “mis padres comenzaron en un garaje, en calle Saavedra. Después se mudaron a avenida Belgrano y luego en 1994 nos vinimos al lugar actual de avenida Rivadavia. Pudimos comprar el inmueble que era una casa, después se fue haciendo el local”. 

Disponen de dos depósitos “a la vuelta” del local. Señaló que es muy importante contar con diversidad de mercadería “Tratamos de tener cerámica en stock, si compran un piso y al cliente le falta algo, poder ofrecer lo que esté buscando. Siempre fue nuestra metodología de trabajo”, manifestó. 

Dentro de las premisas de administración, reiteró que “buscamos en todo momento contar con stock. Mis viejos fueron los pioneros, nosotros seguimos su legado. Continuamos por herencia, es lindo trabajar en familia”.

En relación a las expectativas para las semanas restantes del año y comienzo de 2023, observó que “son buenas, hay muchas construcciones y se está trabajando bien. Somos pocos en realidad para la demanda que se registra, tenemos dos empleados nada más”.

Revestimientos Fernández brinda atención de lunes a viernes, en el horario de 8 a 12 y de 14.30 a 19. Explicó que “después de la pandemia comenzamos a tomar esa metodología de horario, porque queremos trabajar un poco más en la semana para descansar el fin de semana”. 

El aislamiento por el Covid-19 y el impacto que provocó la pandemia, se sintió un poco en la construcción en la primera etapa a partir de marzo de 2020, pero destacó que “luego se registró un repunte en el rubro”. 

El comercio posee clientes fijos y además se suma gente nueva, que se acerca para adquirir algún producto. Le otorgó relevancia a que “en muchos casos te terminas haciendo de amigos, porque te cuentan cosas personales y se forja otra relación. Tenemos trabajo y damos gracias por ello. Es una empresa familiar, todos tiramos para el mismo lado”. 

Las modificaciones en la economía son evidentes a través de los años. Pablo Fernández diferenció que “antes entraban muchas cosas importadas y estaba más barato que lo nacional. En cambio, ahora lo nacional es más económico que lo de afuera”. 

La casa propia 
Hizo referencia a los precios, con incrementos significativos en los últimos meses y un cierto desorden económico. “No hay referencia de nada -admitió-.Es increíble la realidad que nos toca afrontar, pese a eso nunca bajaremos los brazos”. 

Si bien el contexto es complejo, dijo que “el distrito está creciendo a pasos agigantados, es muy bueno. Son muchas las construcciones y obras que cobran vida”. 

Parte de la demanda es para trabajos en Claromecó. Cuando esto sucede, “el cliente elige sus productos en el local, coordinamos y hacemos un viaje por semana a Claromecó a llevar cosas”. 

Asimismo, poseen “una distribución grande en Bahía Blanca, vendemos mucho en esa zona”. El Día de la Construcción es una fecha muy importante para Revestimientos Fernández, “como una especie de cierre de año”, definió. 

Se trata de una oportunidad para “saludar a los clientes, a los colegas. Si me falta algo nos compramos entre nosotros, es muy linda la relación. Un agradecimiento especial a todos nuestros amigos y clientes en este día tan especial, les deseamos lo mejor a todos”. 

Por último, puso de manifiesto que “un deseo para el año próximo es que sigamos trabajando de la misma manera y que la gente pueda cumplir su sueño de tener la casa propia, algo que hoy lamentablemente es para unos pocos por la realidad que atraviesa el país”. 

   0-0-0-0-0

El origen
Desde 1955, cada 17 de noviembre se celebra el Día de la Construcción. Es que el 17 de noviembre pero de 1869, se habilitó al tráfico internacional el Canal de Suez. 



Se considera que “esta obra sigue siendo un símbolo de las posibilidades de la industria de la construcción puestas al servicio de la humanidad, ya que en ella participaron hombres de diversos países, desde el estudio del proyecto hasta su ejecución. Además, por su construcción también se rompieron los límites entre dos continentes, Asia y África, dejando a la región del Sinaí transformada en una península”. 

Es una ocasión para reconocer y felicitar a obreros, profesionales, empresas, vinculadas a una actividad que moviliza la economía y contribuye en el crecimiento de la comunidad.   




Add space 300x250x2