Raúl Pinza en una de las fotografías del corto que lanzaron para su promoción

Sociales

Protagonista del corto dirigido por Horacio Parisotto

Raúl Pinza, del mar de Claromecó a La Escollera

04|12|22 10:31 hs.

Raúl Pinza se levanta temprano y pone manos a la obra. En esas primeras horas de la mañana se dirige a la playa y comienza a acomodar su lancha para ingresar al mar en busca de la tan ansiada pesca que le permita llevar un plato de comida a su hogar. 


Un día normal, como tantos otros, dos jóvenes se acercaron a él y le preguntaron si podían realizar filmaciones de su trabajo. Lo que nunca imaginó es que esas filmaciones lo iba a inmortalizar en la pantalla grande de este y otros países. 

Hoy, Raúl Pinza es el protagonista de ‘La Escollera’, un cortometraje que cuenta con la participación de Victoria Blaquier y que es narrado por el reconocido Alejandro Awada.

 “Fue todo casualidad, en realidad a mí no me llamó nadie, yo fui a hacer mi trabajo que hago todos los días y me paró este muchacho, Horacio Parisotto. Esto fue en el verano. Me preguntó si podía hacer unas filmaciones, y como ya he llevado otra gente que estudia cinematografía y han hecho filmaciones para rendir exámenes y demás dije que sí, que no había problema. Hicieron un montón de filmaciones en el verano” recordó Pinza. 


Junto a su lancha, con la cual trabaja todos los días (Foto: Carolina Mulder)


“Después volvieron en el invierno porque tenían que hacer fotografías y ahí me contaron lo que habían hecho: en vez de escribir un libreto y hacer una película, hicieron la película y luego escribieron el guión, adaptaron la historia a las imágenes”. 

Pinza aún se muestra sorprendido por todo lo que aconteció y por lo que falta. “Fue todo una casualidad, yo estaba haciendo mi trabajo, no soy actor ni nada por el estilo” remarcó.

Un largo camino 
El corto ya fue realizado y estrenado para unas pocas personas. El director decidió inscribirlo en una serie de certámenes tanto nacionales como internacionales, por lo que su estreno masivo deberá esperar. 

- ¿Cómo te tomó la noticia cuando te enteraste lo que habían hecho? 
- A mí me gusta porque yo amo Claromecó y todo lo que se difunda de Claromecó para mi está bárbaro. Aparte vi el corto y tiene muchos paisajes de Claromecó, muchas buenas tomas y mientras se difunda eso, joya… lo mío yo lo tomé distinto, es más, me veo hecho pedazos -risas-. A ellos les gusta y son los que saben… 



- A Horacio, el director, ¿lo conocías de antes?
- No lo conocía al muchacho, yo me iba a pescar y me pararon en la bajada. Encima me siguen dos perros para todos lados que se me agregaron hace unos años y le encantaron los perros y querían fotos, y bueno, con tal de difundir Claromecó está todo bien… 

La charla con Pinza es amena. Se lo nota tranquilo y sorprendido, pero feliz con que el nombre de Claromecó comience a resonar. 

Destaca que su llegada sea internacional y es optimista con la cantidad de gente que lo conozca. “Hace un poco más de un mes, hicieron la presentación de un libro de Victoria Blaquier y mostraron el corto en el MALBA (ver aparte) para una cantidad de invitados. Luego anotaron al corto en varios concursos de cortos pero primero tienen que quedar seleccionados aunque las chances están”. 

- ¿Tomaste dimensión de lo que significa protagonizar un corto de esta magnitud? Vas a hacer aún más conocido… 
- Nunca le di mucha importancia a eso. Yo trabajé 10 años de noche en un boliche y me ha pasado viajar en tren a Buenos Aires, bajarme allá en Constitución y que venga alguien a saludarme y yo ni idea quien era... yo conocía mucha gente y no la conocía a su vez, me conocían del boliche y yo los conocía de campeón, de verlos de un verano al otro. Me ha pasado un montón de veces; hace unos años, todavía trabajando en el boliche, hicimos un viaje con mi mujer a Brasil, íbamos de la terminal al hotel en el micro y por allá apareció uno a los gritos ‘Pinza, Pinza’ y yo no sabía quién era... 



En el mar 
Tras su paso por delante de las cámaras, la vida de Raúl Pinza continuó igual. “En mi vida sigue todo normal y tranquilo… hoy no pude salir al mar así que estuve cortando el pasto…”. 

- ¿Y cómo viene la pesca? ¿En verano se trabaja igual? 
- Yo en el verano trabajo igual porque hago una pesca muy pobre, ando solo y lo poco que pesco lo elaboro yo y lo distribuyo en los restaurantes así que sí tengo trabajo. Yo muero mucho en junio-julio que son los meses más bravos y no hay tanto consumo pero después todo normal, dijo antes de despedirse.


              ----------------------

En el MALBA


En octubre, el corto ‘La Escollera’ fue estrenado en el MALBA. En la oportunidad, la artista Victoria Blaquier aprovechó para presentar su libro “Una lady en la Patagonia”. 

“Una lady en la Patagonia es la historia de una joven mujer que busca su camino, que no se conforma con lo que se espera de ella y que toma una decisión inesperada para su familia y amigos: abandonar su trabajo y su casa en la gran ciudad para irse a vivir un año a la Patagonia, donde será guía en excursiones de montaña, en un hotel de lujo frente a las fabulosas Torres del Paine. Sin embargo, este libro es mucho más que una crónica de viaje. Los meses que transcurren en ese paisaje deslumbrante de la Cordillera de los Andes operan como una novela de iniciación en algunos de los temas centrales que compartimos como seres humanos: los duelos, las pérdidas, el amor o la confianza en el otro. Una historia real que conjuga inspiración, ternura, valientes reflexiones y un humor a prueba de prejuicios”. 

La Escollera (sinopsis) 
Cuando todos duermen, un pescador saca a pasear a los perros por la escollera. Le llama la atención una mujer en la orilla que no tiene nombre ni documentos y parece no pertenecer a este planeta. Ese invierno se enamoran. Pero su amor se ve interrumpido cuando ella decide pasar sus últimos días en soledad conociendo esta tierra.


        ----------------

Ficha Técnica 
La Escollera cuenta es protagonizada por Raúl Pinza, Victoria Blaquier y Alejandro Awada, que oficia de narrador.

 La dirección y la producción corren por cuenta de Horacio Parisotto (en esta última, junto a Javri), el arte es de Victoria Blaquier, la escenografía de Agustina Braun, la edición de Lucas Caponneto y Felipe Garrido, color Lucas Caponneto y sonido Juan Pablo Levingston.




Add space 300x250x2