Milagros Torres y Darío Chamorro, acusados de asesinar a Milena, de 2 años. (DIB)

Policiales

En Merlo

Llevó a su beba muerta al hospital, dijo que se cayó de la cama, pero la habían asesinado

24|01|23 10:08 hs.

Mientras está muy presente en la sociedad el caso de Lucio Dupuy, el niño asesinado por su madre y su pareja en La Pampa, en las últimas horas se conoció otro crimen de un bebé a manos de sus padres. Sucedió en Merlo: una joven de 22 años llevó a su beba de dos años muerta al hospital Héroes de Malvinas de esa localidad, aseguró que se había caído de la cama, pero sin embargo la autopsia confirmó que habían matado a la nena a golpes. Ambos progenitores quedaron presos.


El caso comenzó el jueves pasado. Ese día Milagros Esther Torres llegó al centro médico junto a su hija, Milena, que no presentaba signos vitales. La mujer contó a los facultativos que alrededor de las 22 del martes, en su vivienda de la calle José Ingenieros al 1.200, en la localidad de Mariano Acosta, se descuidó mientras cocinaba y Milena se cayó de la cama donde estaba descansando. Al día siguiente, tal como afirmó, ella se despertó entre vómitos y convulsiones. 

La beba tenía marcas en el cuerpo que hicieron dudar a los médicos y comunicaron sus sospechas a la Policía. Finalmente, la fiscal Alejandra Suárez Corripio, de la UFI 8 con jurisdicción en la zona, ordenó la autopsia. 

El examen reveló que la nena tenía un golpe en la cabeza muy fuerte, una laceración en el hígado con hemorragia interna, golpes en el abdomen y una fisura en la tibia de su pierna derecha que databa de hacía un mes. 

Además, los médicos concluyeron que la nena había agonizado durante toda la noche y que su muerte había ocurrido varias horas antes de que su mamá la llevara al hospital. 

Detenciones

Tras conocerse el informe, la Justicia ordenó la detención de Milagros Esther Torres y de su pareja y padrastro de la menor, Darío Chamorro. Ella fue capturada mientras hacía los trámites del entierro. Ambos se negaron a brindar declaraciones durante la indagatoria. 

La mujer quedó imputada en una causa que fue recaratulada a homicidio agravado por el vínculo y que quedó a cargo de la fiscal Corripio. A Chamorro se lo acusó del delito de homicidio simple, dado que no es el padre biológico de la víctima. 

Asimismo, la Justicia decidió reubicar a otro hijo de Chamorro, de 4 años. Según el acusado, “la madre lo abandonó cuando tenía un año porque se parecía mucho a él y no quería verlo más”. La misma determinación se tomó con el restante medio hermano menor de Milena, de un año. Ambos tenían signos de maltrato físico. (DIB)       




Add space 300x250x2