Cascallares y Copetonas

.

Se cumplieron 20 años de buena salud

05|03|23 17:54 hs.

El viernes se cumplieron dos décadas de la inauguración del Centro de Salud de la Cooperativa Agrícola, cuyos servicios son totalmente gratuitos para los vecinos. Surgió con el objetivo de complementar las prestaciones básicas que ofrecía la Unidad Sanitaria municipal y hoy con tres especializaciones y 150 consultas mensuales cumple un rol clave en la comunidad



“Han pasado 20 años y el Centro de Salud sigue funcionando, quiere decir que ha sido una muy buena idea por parte de la cooperativa darle vida a este proyecto. Pero además, ha evolucionado en sus prestaciones a los largo de este tiempo, y eso habla muy bien del excelente equipo de trabajo que lo conforma”, aseguró Alejandro Albertsen, presidente de la Cooperativa Agrícola de Cascallares, en referencia a las dos décadas de vida que ha cumplido el último viernes el Centro de Salud de la localidad y que es 100% financiado por la entidad. 

“A lo largo de su historia, la cooperativa se preocupó por realizar aportes para el bienestar de la comunidad y para mejorar la calidad de vida de los habitantes de Cascallares. En su momento se entendió que había que fortalecer la atención de la salud y así surgió la iniciativa de crear el Centro de Salud. Y podemos decir con satisfacción que desde su creación es una ayuda muy importante para los vecinos”, agregó Albertsen, que ya era presidente del Consejo de Administración de la entidad cuando se gestó el proyecto.

La herida de 2001
La idea surgió a mediados de 2002, un pésimo momento social y económico para el país, todavía sacudido por las esquirlas producidas por la renuncia del presidente Fernando de la Rúa y un triste y trágico diciembre de 2001. Eran muchas las necesidades que había por atender en las comunidades y en el caso puntual de Cascallares, a los ojos de los integrantes de la cooperativa la salud era un tema que pedía prioridad. La atención que brindaba la Unidad Sanitaria municipal no alcanzaba para cubrir la demanda. 

En ese entonces, la sala sanitaria que dependía del Hospital Pirovano atendía por la mañana y estaba a cargo del doctor Néstor Parapuño, mientras que el médico Alejandro Cabido era quien cubría los francos y las vacaciones de su colega. Fue a él a quien el consejo de administración de la cooperativa convocó para plantearle el proyecto: la intención era ampliar el horario de atención médica y la cantidad de consultorios para sumar al servicio distintas especialidades. 

El objetivo era complementar la tarea que se realizaba desde la Unidad Sanitaria municipal y mejorar la calidad de vida de los vecinos de Cascallares. 

“A pedido de la cooperativa hice un análisis en base a las necesidades demográficas de la población, basándome en el último censo que estaba disponible, la cantidad de habitantes, la distribución por grupos etarios y demás, y así propuse iniciar la atención con cuatro consultorios: clínica médica, pediatría, odontología y ginecología y obstetricia”, cuenta. 

Aprobado el plan presentado por Cabido, la entidad puso en marcha el operativo edilicio. En la esquina de la sede central, la cooperativa tenía un depósito que decidió destinarlo para que funcionara el Centro de Salud. Así fue que se remodeló y se adecuó para la atención profesional. Al tiempo que se fue comprando el mobiliario, el instrumental y los elementos necesarios para que funcionaran los consultorios. 

“Una parte lo puso la cooperativa y otra fue donado por la Asociación de Cooperativas Argentinas, como las camillas, las balanzas y una serie de instrumental médico. La llegada de mobiliario y a remodelación del edificio, que cuenta con tres consultorios, sala de espera, baño y cocina, demandó alrededor de seis meses”, precisa el médico.

El inicio
El lunes 3 de marzo de 2003 el Centro de Salud de la Cooperativa de Cascallares comenzó a brindar atención y la fecha se transformó en un hito para la institución. “Comenzamos con clínica médica dos veces por semana -martes y jueves-, y con ginecología y obstetricia, servicio que se brindaba cada 15 días”. 

A lo largo de estos 20 años, la atención fue sumando especialidades, algunas se extendieron en el tiempo, otras se brindaron y se dieron de baja, y en algunos casos surgieron por pedido de la propia comunidad. “Desde hace algunos años el servicio se compone de clínica médica -martes y jueves-, pediatría -martes- y odontología –miércoles-. En odontología el manejo es con turnos, en clínica y pediatría la gente es atendida por orden de llegada. Entre los tres consultorios hoy tenemos una tasa de uso del Centro que promedia las 150 consultas mensuales”, dice Cabido. 

Por directiva de la cooperativa se atiende a todo vecino que concurra el Centro de Salud y no se cobra ningún tipo de honorario médico ni el costo de los insumos utilizados. “La atención es totalmente gratuita, la cooperativa financia el 100% de los honorarios profesionales y los insumos”, remarca Cabido.

Hay equipo
Hoy el Centro de Salud de la cooperativa atiende tres veces por semana los 12 meses del año. El equipo de trabajo está compuesto por el doctor Cabido, el pediatra Patricio Brossard, el odontólogo Alberto Triviño y por Flavia Luengo, la secretaria de la sala desde hace ocho años (antes estuvo Romina), que se ocupa de recibir a los pacientes y organizar las cuestiones administrativas. 

“Se ha conformado un muy buen grupo a lo largo de estos años y también una muy buena relación con los pacientes. Nosotros trabajamos muy a gusto y contamos con el respaldo fundamental de la cooperativa que siempre está atenta a dar respuesta a las cuestiones que puedan surgir”, indica Cabido.

Por estos 20 años de valiosa atención, ¡¡¡salud!!!





Te interesaría leer