Sociales

Coco Gancedo y sus 63 años arriba del tractor

12|03|23 13:02 hs.

El Peón Rural es un reconocimiento al trabajo, al sacrificio y a la cultura que los antecesores de esta generación fueron sembrando a lo largo de los años. En esta oportunidad, el reconocido es Víctor “Coco” Gancedo, un incansable trabajador que a sus 85 años sigue firme de sol a sol arriba del tractor.


Coco nació cuando sus padres estaban en La Sortija y a los dos días de vida ya estaba en el campo junto con su familia. Tuvo diez hermanos, dos hijos y cinco nietos que lo acompañan incondicionalmente en todo.

Comenzó a trabajar como peón en 1960, como tractorista. “A los 20 me tocó el servicio militar, ahí falleció mi padre, quedamos con mis hermanos y mi mamá en la chacra hasta los 45. Luego me fui a lo de la familia Huici y no salí más. El 27 de febrero se cumplieron 40 años que estoy allá. Me tratan como de la familia, los hijos del ingeniero Horacio nacieron todos estando yo allá, vi crecer a todos. Ahora algunos trabajan conmigo y me ayudan mucho”, contó en una entrevista con este diario.

A pesar de negarse al principio, Coco se fue adaptando a los cambios tecnológicos. “Estoy por la familia Huici ahí porque cuando llevaron un tractor nuevo yo no quería seguir más, pero me enseñaron toda la modernización y ahí estoy. Los primeros años trabajé con caballo yo. Mi padre siempre todo con caballo también. Después de que falleció mi padre, con mi hermano compramos un tractor y ahí arranqué, el 10 de marzo 1960, se cumplieron 63 años arriba del tractor. Y sigo todavía, mientras pueda”, aseguró.

Su familia insiste, pero él no se quiere venir a vivir a la ciudad. "No me hallo. Ahora hace 12 años que estoy solo. Se jubiló el último matrimonio y no ocuparon más. Allá es mi hogar, cocino, lavo la ropa, todo", mencionó.

Su rutina los días de trabajo comienza temprano en la mañana. “Me levanto a las 6 de la mañana. Si no trabajo, a las 9.30 o 10, no tengo horarios. Pero para trabajar no tengo pereza, me levanto a las cinco y pico, a las 6 ya salgo, depende la urgencia que haya con el trabajo. Son tanteros, se trabaja bastante. Sembramos dos mil hectáreas, se disquean otras mil, se anda bastante; pero hay buenas herramientas y buenos tractores”.

Muchos años son los que Coco lleva en el oficio, pero “nunca pensé en dejar hasta ahora, me encuentro perdido sino”, expresó.

Reconocimiento

La distinción de Peón Rural lo tomó a Coco por sorpresa. “No me lo esperaba por nada”, comentó.

Su familia, que estuvo presente durante la entrevista, contó que “nosotros queríamos que se le diera el reconocimiento, por eso estuvimos hablando, contando su historia, transmitiendo la admiración que sentimos hacia toda su trayectoria durante todos estos años. Creíamos que merecía ese reconocimiento, por eso insistimos y luchamos tanto para que él pudiera recibirlo. Estamos todos muy contentos de que pueda disfrutarlo, que lo tiene tan merecido por la persona que es”.

Contaron también que “siempre disfrutamos mucho en familia y somos de estar mucho juntos, unidos. Cuando viene el fin de semana lo aprovechamos y nos juntamos, organizamos cosas juntos. Siempre nos acompañamos mucho y es el legado que nos han transmitido como familia. Hemos pasado muchos momentos en el campo en familia, aprendiendo, jugando y haciendo travesuras”. Y Coco agregó que "gracias a Dios tengo una familia hermosa".

 La familia extraña y desea que él se venga a vivir a Tres Arroyos. “Nosotros quisiéramos que estuviese ya acá, pero no lo podemos traer. El dice que es feliz en el campo y si es así, que siga allá. Se ha hablado mucho eso porque él ya es grande, podría estar acá con otras comodidades; pero respetamos, apoyamos y acompañamos lo que él decide”, remarcaron.

Por su parte, Coco aseguró que “igual no falto a ningún acontecimiento. Cualquier festejo que hacen estoy firme".

La entrega del reconocimiento será este mediodía y la familia ya está preparada para acompañarlo. Desde sus hermanas de 99 y 92 años hasta todos los sobrinos estarán presentes haciéndole el apoyo. 








Te interesaría leer