| Secciones
| Clasificados
Tres Arroyos, MIÉRCOLES 21.02.2024
// 33.1 °C
DÓLAR HOY: $823 | $882
DÓLAR BLUE: $1085 | $1115

Las voces de los campeones

Agustín de Iraeta es uno de los perfiles de la experiencia en este Quilmes, y Tomás Ambrosius la cara nueva. Por momentos, anoche alternaron la base y en muchos pasajes compartieron la creación del juego, pero en lo que sí coincidieron fuertemente fue en la extrema entrega, la firme marca, el orden ofensivo, el cambio de velocidad y la alegría que en la celebración compartieron con ese “Pueblo Cervecero” que le puso color y una onda distinta al Polideportivo.

“La alegría que siento es inmensa; hasta emocionado te diría. Hacía casi 10 años que Quilmes no salía campeón de algo en Primera, y conseguirlo con estos chicos, vivir todo esto a los 44 años es hermoso”, confesó De Iraeta entre los saludos y la emoción de su gente.

De Iraeta pasa la bola ante la marca de Falcone (Goyo Fernández)

Para salir campeón del Clausura, Quilmes se regeneró, mostró una versión distinta. “La llegada de Martín (Ipucha) nos cambió la cabeza, él tiene mucho mérito porque unió el grupo y plantea muy bien los partidos, es muy inteligente; un loco hermoso que supo transmitirnos lo que es Quilmes y sacó lo mejor de cada uno de nosotros. Con más juego y una fuerte actitud, hoy mismo en una final y ante el clásico rival”, reconoció.
Este es un peldaño de la gran escalera. “Sabemos que ahora se viene lo más importante como son los playoffs del Oficial, pero vivir esto es hermoso, nadie nos lo puede quitar. Y la gente, como siempre, impresionante…” resumió emocionado de cara a esa hinchada que no paraba de festejar.
A escasos metros, Tomás Ambrosius disfrutaba su primera consagración con el Cervecero. “Es mi primera consagración y en que contexto, a estadio lleno y en un clásico, algo que yo no conocía porque Argentino (club del cual llegó este año) no tiene un clásico rival”.
Estar en este tipo de partidos es la aspiración de cualquier jugador. “Ni hablar, es distinto a todos. Nosotros fuimos inteligentes, lo trabajamos de a poco, no debíamos dejar que ellos corrieran. No haberle permitido a Huracán hacer tantos puntos, dejarlos en menos de 60, era nuestro gran objetivo, había que trabajar mucho en defensa y después movernos tranquilos en ataque para encontrar nuestra mejor opción”, analizó el base.
Ambrosius no venía teniendo tantos minutos y anoche el DT le dio una gran responsabilidad, acompañada de mucha confianza. “Martín te da la oportunidad y si le respondes te da minutos. Por suerte me salieron las cosas, sumé en defensa, conseguí algunos rebotes y traté de neutralizar a algún jugador del rival”, dijo con una sonrisa y una contenida emoción.
COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR