La Región

Claromecó

Una semana a lo grande

26|01|18 10:14 hs.

Bajo una soleada mañana, las arenas del Parador Borneo sintieron ayer el rigor de un intenso partido de tejo. El duelo se jugó en el marco de un parejo torneo que disputaron los adultos mayores que hasta mañana a la mañana estarán en Claromecó, alojados precisamente en la Colonia de Vacaciones Félix Larsen. 


Y mientras se dirimía el "peleado" choque de potencias, el resto de los jubilados, cómodamente sentados en su reposera, y con mate y torta de por medio, se complotaron para tirar algún chiste a quienes se esmeraron por "arrimar el bochín". 

Ayer, el contingente de 40 adultos mayores, de entre 63 y 80 años, que el pasado lunes arribó a Claromecó pudo disfrutar de gratos momentos de playa. Es que el clima de los últimos días no fue el mejor, aunque, de todos modos, los profesores a cargo del programa se las ingeniaron para que lo agasajados hayan disfrutado de días distintos. 

"Lo que más sale es la canasta. Es el juego de mesa que más se practica", confió a este diario uno de los cuatro profes que son parte del programa que finaliza este sábado, el cual también incluyó a otro grupo de jubilados que la semana pasado disfrutó de la Colonia de Vacaciones. 


Un descanso cerca del mar, compartir una charla y como no podía faltar, La Voz del Pueblo. ¿Y el mate?


Fabiana Molina, Nilda Schuvind y Carlos Ithurrart no se mostraron nada tímidos y le dieron un especial valor a la experiencia vivida en Claromecó. "Pasamos unos días muy lindos. Ya no somos compañeros, somos amigos. Nos ayudamos entre nosotros y eso es muy hermoso", destacó Fabiana.

Visiblemente conmovida, la señora expresó: "Me hubiera gustado que mis padres pasaran por esto, algo que nunca pudieron disfrutar. Hoy soy feliz y se lo dedico a mis viejos que están en el cielo. A los jóvenes les pido que cuiden a papá y a mamá". 

La actual es la cuarta oportunidad que Fabiana transita por la experiencia de la Colonia de Vacaciones. "Vuelvo por el compañerismo que hay. Somos muy felices acá", señaló la jubilada de 74 años, quien, con ironía y exponiendo una sonrisa cómplice con una de sus compañeras, dijo: "Sobre los profesores tengo algunas cosas para decir. Nos han hecho pintar mucho. Estamos pintando un mural que luego vamos a colocar en la colonia". 

Nilda, por su parte, se mostró más que satisfecha por los días vividos. "No es la primera vez que vengo. Nos encontramos muy bien, los profesores son muy buenos y la comida es muy rica. El servicio es muy bueno también", sostuvo.

Un detalle no menor 
Si bien, por un lado, los protagonistas que dialogaron con este diario destacaron la experiencia vivida en Claromecó, por el otro, le hicieron un llamado de atención a la Municipalidad en torno al estado de la Colonia. Se trató de una inquietud que los entrevistados manifestaron por su propia iniciativa, y sin consulta o pregunta previa.

"El servicio de comida y los profesores son muy buenos. Pero haría un pedido: se deberían ocupar más de la Colonia porque se está viniendo abajo. Es una pena porque es un lugar al que venimos gratuitamente pero la vemos deteriorada. Es lo único que tenemos para remarcar", dijo Nilda. 


Nicolás Barbieri, primero de la izquierda, y el resto de los profesores que coordinan las actividades del grupo


En el mismo sentido se refirió Fabiana: "El año que viene nos gustaría ver que se hagan algunos arreglos en la Colonia. La comida, los profesores y la servidumbre... todo muy bueno, pero le pedimos a las autoridades que acomoden un poco a la Colonia. Después, estamos muy felices". 

Por su parte, Carlos Ithurrart afirmó que "lo pasamos muy lindo. Es el cuarto año que vengo. Acá uno lo pasa bien y se olvida de todo. El grupo es bárbaro y se hacen amistades. Uno disfruta mucho, aunque el clima para la playa esté feo". 

El jubilado, en tanto, se manifestó en la misma línea que sus compañeras de viaje y le mandó un mensaje a las autoridades municipales. 

"Remarco lo que dijeron las señoras. Me parece lamentable que durante el año no se le haga un mantenimiento a la Colonia. Pienso que con muy poco se la puede arreglar. Solo con personal municipal se puede hacer. Es ponerle un poco de voluntad", expresó.

"Las aberturas no están bien y se llueve. No es para criticar, pero vemos eso y creemos que habría que hacerle un mantenimiento", subrayó Carlos, quien todavía recuerda cuando, en 1959, fue parte de la inauguración de la Colonia.

"Valorar la experiencia" 
Nicolás Barbieri, profesor de Educación Física y coordinador de la Colonia de Vacaciones, dijo que "junto con el grupo de adultos mayores que pertenecen al Centro de Jubilados de Pedro N. Carrera desarrollamos actividades durante toda la semana, a pesar de que hubo días en los que no se pudo bajar a la playa. De todas formas, se pudieron hacer diversas propuestas dentro de la Colonia". 


En la playa, de caminata y recreación entre tejo y mates


Entre las actividades realizadas, destacó una en especial. "Ellos, íntegramente, pintaron un mural que quedará como recuerdo de su paso por la Colonia", subrayó Barbieri, quien agregó que, tanto dentro como fuera del inmueble, se desarrollaron propuestas deportivas y de entretenimiento. 

Posteriormente, el coordinador destacó que "ellos nos transmiten todas sus experiencias de vida. Por eso está bueno escucharlas y tenerlas muy en cuenta porque probablemente, en algún momento, nos suceda a nosotros. Es importante prestarles atención para aprender".