Sociales

Parque Miedan

"Nos une el amor al lugar"

25|02|18 11:48 hs.

Inge Andersen, Laura Miedan y Carlos Bustos paseaban cerca de la fuente reconstruida en el Parque Miedan. La mañana invita a caminar entre las plantas, el paisaje le da marco a la paz que trasmite el espacio recuperado por los vecinos de Villa del Parque.


LA VOZ DEL PUEBLO se mete sigilosamente en la charla, tratando de no interrumpir la amena conversación cargada de anécdotas. "Allá -señala Laura Miedan hacia un espacio frente a la fuente- estaba la mesita de material con los banquitos con forma de hongos, y allí -gira para marcar otro espacio del Parque- el zoológico que tenía mi abuelo". 

Al advertir la presencia de la cronista del diario la incorporan a la charla, "nos gusta que la gente sepa todo lo lindo que estamos haciendo acá", lanza Inge sonriendo, "estamos todos en la misma, por eso no nos cuesta organizar, nos une el amor al lugar aparte del gusto", destaca Inge. 

Y aporta más datos a la historia: "Conozco el lugar desde joven cuando tenía alumnos de dibujo y pintura a los que traía acá y no vivía en el barrio, entonces añoro también que vuelva a florecer como estaba en aquel entonces y vamos a poner el empeño en poder lograrlo", destaca la artista y vecina emblemática del barrio. 

No oculta el orgullo que siente y lo pone en palabras: "Se ha logrado tanto, la limpieza, pintar, poner luces, plantar árboles, hacer un monumento con las piezas del puente antiguo, parquizar...". 

Carlos Bustos hace dos años que trabaja en el Parque Miedan, un día su jefe -es empleado municipal- le dijo que lo trasladaban a trabajar en ese lugar. 

El parquero especializado cuenta que sintió que la propuesta era un desafío: "Esa noche antes de pisar por primera vez el parque estaba inquieto porque sabía que iba a venir a un lugar de mucha historia al que tomaba con mucha responsabilidad. Sabía que venía a darle una forma para que realmente se pudiera disfrutar, por eso fue una enorme responsabilidad y vamos logrando enormes avances -gracias a Dios- con el gran grupo de vecinos que es fabuloso, me siento muy respaldado y muy contento", expresa muy entusiasmado Carlos. 

El responsable del parque se ha capacitado en temas de árboles y realizó diversos cursos para volcar sus conocimientos allí. "Hay plantas que las germiné -cuenta Carlos- y las planté luego en el lugar, es como un hijo, germiné la semilla y hoy las veo en árboles, la tristeza fue que en el incendio se perdieron una cuantas, así que sufro porque las vi nacer y se quemaron, pero entiendo que es parte de la vida, entonces volveremos a hacer más", explica.

La fuente, el lugar 
Carlos explica que la fuente original del Parque Miedan estaba rota y "una mañana vino Oscar Martínez y me dijo que surgió la idea de reflotarla con lo que teníamos. Había un caño y entonces le metimos para adelante, presentamos el caño, se cortó y Martín Legarreta junto a Oscar Martínez lo pusieron y yo coloqué la cúpula". 

La idea es que esté de adorno porque para que funcione se necesita "mucha erogación, pero vamos a recuperar la fuente que va a verter agua y estará iluminada", asegura muy optimista Inge. 

Carlos dice que "repasó la historia del parque lo que hace que lo ames tanto, cuando estuve de vacaciones volví a regar las plantas, son mis hijas, la vegetación y la naturaleza no se abandona", manifiesta. 

Laura Miedan es la que conoce más que nadie la historia del lugar que nos recibe esa fresca mañana de febrero: "Nací acá, ni siquiera llegué al sanatorio, ésta es mi casa, donde viví hasta los 12 años. Tiempo de muchas inundaciones por lo que mi papá decide donar el predio a los Boy Scouts". 

Laura señala además que "mi papá les pidió que se mantuviera tal como se entregaba y que el uso del mismo fuera para los chicos de la entidad, además de mantener el nombre. Pero esto no ocurrió, no hubo escritura, todo fue de palabra". 

La mujer se siente feliz por lo que ve ahora. "Están tratando de mejorar el predio, de recuperar lo que había -también soy del grupo- por eso voy a buscar un álbum con fotos originales del lugar para tratar de poner lo que más se pueda en su lugar". 

Entre sus recuerdos trae a la charla la fisonomía del parque de antaño: "No olvido cómo era y dónde estaban la casa de mis abuelos, de mi papá que retrató Mirta Rey en un cuadro que me regaló. Hay gente linda que se está ocupando, al principio me costó mucho entrar porque era tanto el descuido, yo soy una amante de las plantas, pero ahora es un placer". 

Entre los recursos hace una amorosa mención al quintero Cayetano Genovessi. "Es el amor de nuestra vida, un hombre espectacular que todo el día y solo mantenía esto, lo queríamos como de la familia, todos recuerdos muy lindos", expresa Laura.   

Agradecimientos y proyectos 
"El día que nos hicimos cargo del lugar fue maravilloso. Por la amistad con José Luis Martiquet le conté la historia y él convocó a una jornada de trabajo, y para entrar a hacer la tarea en el parque teníamos que correr los yuyos y la Municipalidad venir con la topadora, pero la gente estaba tan contenta que decidió venir con tortas del otro lado de la ruta para convidar a los que estábamos trabajando", recuerda emocionada Inge. 

Entre los proyectos cuenta que "queremos poner cartelería de no encender fuego, o poner la basura en sus respectivo lugar, no dañar los árboles y otros para mantenerlo limpio y ordenado. Incluso el nombre en el portón de entrada", explica Inge. 

Antes de caminar juntos hacia el ingreso, después de un buen rato de conversación y de alimentar el alma con buenos recuerdos y mejores proyectos, Inge y Carlos mencionan sus agradecimientos a la Municipalidad de Tres Arroyos, a Obras Públicas, a la Dirección de Paseos Públicos, a los vecinos en general y en particular a Monfort que colaboró con Carlos en la terminación de la fuente. 

La imagen que reflejan Laura, Inge y Carlos bajo los árboles, junto a la fuente y caminando hacia el portón de entrada es la de la fuerza, la voluntad y el porvenir que junto a los recuerdos hacen la historia del Parque Miedan.