La Ciudad

Caminata fotográfica en Semana Santa

El vivero se llevó todas las miradas

02|04|18 10:29 hs.

Coordinados por el fotógrafo tresarroyense, Mariano De Arriba, un buen número turistas -cámara en mano- salió a disfrutar este sábado de una propuesta distinta y destinada a conocer a la Estación Forestal, desde otros puntos de vista. El de cada uno. 




Previo al Via Crucis entre las 9 y las 11, se puso en marcha la caminata fotográfica que fue organizada desde la oficina de turismo del Ente Descentralizado Claromecó Servicios Turísticos, por gestión de Sonia Chamus. 



La propuesta de De Arriba fue la de hacerles vivir a los protagonistas de la experiencia, una manera distinta de apreciar al famoso vivero claromequense. No es lo mismo recorrerlo en auto, o sentarse a tomar unos mates en grupo y en una reposera, que hacerlo de manera más personal, o al menos distinta de como se acostumbra a hacerlo. 



La gracia entonces radica en salirse del molde, que en este caso serían los caminos tradicionales. Entonces asoman los senderos y el desafío de investigar por lugares donde de repente aparecen cosas que normalmente -y a simple vista- no se ven. 



Mariano De Arriba explicó a LA VOZ DEL PUEBLO que la cámara no puede captar los sonidos y olores, que únicamente se disfrutan y descubren caminando despacio. Fue así que por ejemplo turistas de capital pudieron llevarse en video a un tucu tucu -uno de los animales autóctonos- entrando y saliendo de su cueva, algo que sólo puede registrarse mientras se disfruta de este tipo de paseos, y en este tipo de lugares. 



El arte de la fotografía permite entonces poder aprender a captar esos pequeños detalles, y en consecuencia ir integrándose al paisaje. Uno entonces puede sumarse a la vida natural de la Estación Forestal y podrá -como este sábado lo hicieron quienes participaron de la caminata- respirar el olor a eucalipto, o de la resina de pino, por ejemplo. 



Es así como se pueden obtener las vivencias que no pueden eternizarse en una foto. “Para los que nos gusta la fotografía el vivero es un súper paisaje, un lugar mágico, maravilloso, un súper hábitat donde conviven un montonazo de plantas, bichos, pájaros y animalitos más grandes como liebres, zorros etc”. 



“Está lleno de amplios paisajes, hermosísimos, de rincones y recovecos preciosos, y eso es lo que vamos a disfrutar ahora”, dijo Mariano a sus compañeros de la caminata instantes antes del inicio. 



Después les sugirió caminar despacio haciendo el menor ruido posible para no espantar a las especies. También que se detengan de vez en cuando, “porque es ahí es donde se genera la oportunidad de poder observar, apreciar y sentir el vivero. Si hacen esto van a encontrar un montón de detalles interesantes y conseguir muy buenas fotografías”, recomendó.