La Ciudad

Sostienen que los servicios no llegan a los barrios

Con Zoonosis y Pacma “se pierde el tiempo y se malgastan recursos”

07|07|18 09:54 hs.

El inconveniente de los perros callejeros sigue siendo un tema a resolver sobre todo para los barrios menos favorecidos, de acuerdo a las declaraciones hechas por el concejal de Unidad Ciudadana/PJ, Martín Garrido, quien de ésta manera cruza el balance del primer año de gestión hecho desde el Centro de Zoonosis y la entidad proteccionista, Pacma. 


“Se está perdiendo tiempo y mal gastando recursos en donde realmente se necesitan que es en los barrios. Nuestra crítica principal es esa”, dijo a LA VOZ DEL PUEBLO el también integrante del interbloque.

En la calle 
“Nadie ha criticado, por lo menos yo, el trabajo puntual del refugio y las campañas de tenencia responsable. Pero si hemos criticado, y seguimos siendo críticos del resultado que está teniendo en la calle este año de la gestión de Pacma al frente del Centro de Zoonosis, obviamente haciéndonos eco de todos los reclamos que estamos teniendo a diario”, expresó. 

Garrido también señaló que se vio en la situación de salir a aclarar que a quienes respondió la directora municipal de Bromatología, Lucía Gardey, días atrás en una conferencia de prensa, era a su fuerza política desde donde se viene advirtiendo el mismo tipo de quejas en las sesiones del Concejo Deliberante.  


Oficialmente. Por el llamado de vecinos que se inscriben en los CAPS se castran entre 10 y 12 animales por día


“No hay respuesta” 
El legislador municipal del kirchnerismo tresarroyense contó como ejemplo que debieron atender “a una persona que fue siete u ocho veces a Pacma y a Bromatología presentando un reclamo puntual por un perro en un barrio, y la respuesta fue que el animal está castrado, cuando en realidad las quejas eran porque es agresivo, muerde y hace caer a la gente en bicicleta y en moto”. 

En este como en otros casos, Garrido fue crítico con el nivel de respuestas que se recibe desde la experiencia que se lleva adelante entre el Estado municipal, y una iniciativa privada como resulta ser la institución proteccionista. “Hay muchas cuestiones que van a más allá, y no se están atendiendo desde el Centro de Zoonosis. Y mucho menos de la ONG Pacma, como cuando se la llama para atender alguna situación, y no hay respuesta”, remarcó.

“No los adopta nadie”
Incluso el concejal tomó palabras de la misma funcionaria para que su descripción de la situación resulte más clara. “Tenemos cada vez más perros en la calle, no nos consta que estén castrados, los agresivos siguen sueltos en los barrios. Esto me lo contestó Lucía Gardey particularmente; ‘No los llevamos porque después no los adopta nadie’. Entonces los seguimos dejando en la calle”, remató. 

Y al contrario de lo que sostuvo la funcionaria municipal el reciente lunes en rueda de prensa, manifestó que “las campañas no llegan a los barrios porque es mentira que la ONG se ocupa de ir a buscar los perros ante el pedido de los vecinos. Hoy una persona que no vive cerca del Centro de Zoonosis, como por ejemplo en los barrios Villa Italia, La Aceitera, Santa Teresita, no lo pueden hacer porque tiene un costo grandísimo”, explicó.  

Camionetas grandes 
Indicó que mientras se habla oficialmente de 2700 castraciones en el primer año de gestión, “todavía no hemos recibido la respuesta al pedido de informe de la última sesión del mes de junio, pero no llega masivamente a los focos de conflicto”. En este sentido también se apoyó en dichos del máximo referente de Pacma.

“Ha sido confirmado por Augusto de Benedetto, que camionetas grandes vienen de los campos a castrar sus perros. Las castraciones en su gran medida están llegando a un sector social que puede estar haciendo las castraciones de manera particular, y no en el Centro de Zoonosis de manera gratuita”, reprochó. 

El vecino no llega 
En consecuencia, Garrido, afirmó que “se está perdiendo tiempo y malgastando recursos en donde realmente se necesitan que es en los barrios. Nuestra crítica principal es ésa, porque cada vez hay más perros en los barrios”. 

Si bien aceptó que el trabajo que se aplica desde el municipio y Protección Animal, Cuidado del Medio Ambiente, “es a largo plazo”, entiende que se sostiene la dificultad de vecinos con menos recursos para acceder a los servicios que el sistema presta, y que cada vez que se pide información se les contesta con “algún tipo de estadística de la Organización Mundial de la Salud que por ahí escapa a la realidad de Tres Arroyos”.