La Ciudad

Agresiones en el CAPS de Villa Italia

“Se vivió una situación muy violenta”

11|08|18 09:46 hs.

La directora de Bromatología, Lucía Gardey, lamentó el episodio que veterinarios de la cartera municipal a su cargo sufrieron ayer por la mañana en el Barrio Villa Italia, donde recibieron agresiones verbales de vecinos cuando llevaban adelante un operativo de castración canina. 


Al personal, además, según le contó la funcionaria a este diario, le robaron correas y le tomaron a golpes la unidad que se utiliza para recoger los animales, en el cual, posteriormente, se castran o bien se les proporciona la vacuna antirrábica. Ante esa situación dada, se determinó levantar el operativo y continuarlo en el Centro de Zoonosis. 

A partir de este hecho, las intervenciones se realizarán en el predio ubicado en Aníbal Ponce 2500. “El equipo de veterinarias estaba castrando en la patrulla canina que se utiliza para eso. Se levantaron dos perras no identificadas y un vecino impidió que se las llevara. Después pasó lo mismo con dos animales que ya estaban sedadas para ser operadas. Ahí llegó el dueño y con un palo amenazó a las veterinarias. Fue una situación muy violenta”, describió.


Lucía Gardey


Ordenanza vigente 
Gardey se basó en la existencia de una normativa municipal que indica la potestad que tiene la comuna para capturar perros que estén en la vía pública sin identificar y, posteriormente, castrarlo y/o vacunarlos. “Hay una ordenanza -la 7042- que establece que los perros deben estar identificados. El que no lo está, se lo presupone como vagabundo. Entonces, se lo levanta y se lo castra”, expresó. 

Entre sus apreciaciones, la funcionaria hizo alusión a otro aspecto legislativo. “En el decreto reglamentario, todo perro que no se identifica se lo considera como vagabundo. Entonces, y al tener en cuenta la ley 13879, como Estado estamos obligados a controlar la población de caninos vagabundos por castración”, sostuvo.  

El hecho 
La directora de Bromatología dejó en claro que “es habitual” que desde el área “se salga a la calle a buscar perros”. Con respecto al episodio dado ayer en el Barrio Villa Italia, la funcionaria contó que desde el equipo de veterinarias del Centro Municipal de Zoonosis “levantaron dos perras, pero llegó el dueño e impidió que se las llevaran. No se pudieron castrar”.

“Luego -continuó- Gardey, levantaron otras dos perras. Y cuando ya las estaban por dormir para la castración, llegó el dueño e insultó a las veterinarias, a quienes también las amenazó con un palo”, señaló la funcionaria, quien agregó que fueron cuatro las personas del equipo que fueron agredidas verbalmente. 

“Fue una situación violenta y desagradable la que se vivió. Además, la patrulla canina fue golpeada, mientras que también a las chicas les robaron las correas que se usan para atar a los perros”, indicó. 

Gardey puso de relieve que no conocen a las personas que provocaron estos hechos, aunque, sostuvo, “tenemos identificados los domicilios”. 

Y agregó: “Es lamentable que estos vecinos no entiendan que uno está trabajando por ellos”. “Es la primera vez que pasa esto de que a las chicas le llevan los perros de esta manera. Ha pasado que las insultan pero nunca pasó más que eso”, sostuvo. 

Cuestión de salud pública 
En sus consideraciones, dijo que “lo más triste de esto que pasó es que ellos -por los supuestos agresores- no entienden que se está trabajando en función de la salud pública”.

“Un perro que no tiene control veterinario transmite muchas enfermedades similares a las que ocasionan las ratas. No sólo está poniendo en riesgo su salud y la de su familia, sino que también la de todos sus vecinos que tienen que convivir con esos perros que circulan”, señaló.