Nacional

En Diputados

El padre “Pepe” Di Paola reclamó una ley de emergencia en adicciones

16|10|18 17:39 hs.

Por Ernesto Martinchuk, periodista parlamentario.

El cura villero José María “Pepe” Di Paola reclamó ante diputados por una ley de emergencia en adicciones y remarcó que el narcotráfico “no solamente está en las villas” sino que “es un fenómeno que avanza y tiende a fortalecerse”. 

Frente a la Comisión de Prevención de Adicciones y Control del Narcotráfico, que preside la kirchnerista Silvina Frana, el padre alertó que existe una “naturalización del consumo” y que “la proyección de la marihuana en los chicos es bastante alta”. 

“Los chicos no tienen ningún tipo de respuesta”, señaló y consideró que “hay que dar un paso más que un decreto” y avanzar en “una ley que pueda profundizar una propuesta práctica y concreta; que contemple todas las realidades”. 

“Pepe” Di Paola, quien coordina la Comisión Nacional de la Pastoral de Adicciones y Drogadependencia de la Iglesia Católica, cuestionó que la falta de oportunidades en los barrios, que provoca muchas veces la aparición de “soldaditos”, y expresó que los jóvenes están “con un futuro hipotecado”. “Son muchísimas las vidas que están en peligro”, agregó. 

Por su parte, Rafael Villanueva, del Movimiento Evita, denunció que “hay menos trabajo en los barrios” y afirmó que “hablamos de emergencia porque atenta contra la posibilidad de crear una vida digna para los jóvenes”.

“Nosotros no hacemos narcotráfico, nosotros construimos una alternativa al narcotráfico”, sostuvo en alusión, aunque sin nombrarla, a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien días atrás dijo que “muchos movimientos sociales permitieron el narcotráfico como un mal menor”. 

Por su parte, Pablo Vega, de la Corriente Clasista y Combativa y el proyecto “Ni un pibe menos por la droga”, detalló que en los últimos cinco años “el consumo de drogas aumentó un 300 por ciento” y “ocho de cada 10 pibes que salen a robar lo hacen para consumir”. 

“Necesitamos una ley que represente a nuestro sector y a los pibes”, enfatizó Sebastián Sánchez de la CTEP, quien destacó que las iglesias junto a las organizaciones sociales son actualmente los únicos que llevan adelante una política pública para atender a los jóvenes “ni-ni”. 

Y añadió que “no se puede pensar en un tratamiento sin vivienda ni trabajo”. “La emergencia en adicciones viene de hace muchos años; para muchos es una estadística, para nosotros son vidas”, cerró. 

En la reunión, el diputado Felipe Solá criticó que el Gobierno “desfinancia el área de adicciones”, dado los recortes previstos para el año próximo, e insistió en la necesidad de que se destine un mayor presupuesto a la Sedronar. 

Asimismo, el exgobernador bonaerense recordó que el año pasado junto al padre “Pepe” le pidieron al diputado Luciano Laspina en la discusión del presupuesto 2018 que se destinen recursos al programa CAAC (Casa de Atención y Acompañamiento Comunitario), que depende de la Sedronar. “Sin embargo, los 100 millones que prometieron a la Sedronar se los derivaron al Ministerio de Desarrollo Social y de ahí a distintas ONG’s”, apuntó.