Sociales

Rodeado de duendes peñeros

Danzares vivió su 19ª noche de sueños

21|10|18 19:09 hs.

El pasado sábado 13 de octubre, el SUM de la Escuela Técnica se convirtió, un año más, en el foco de una noche colmada de sueños, emociones, magia y color al ritmo de gatos, zambas, chacareras y escondidos. 


La magia podía precibirse al apenas pasar la puerta, donde una decoración agreste invitaba al público a soñar y un gran atrapa sueños, con el nombre de Danzares, daba un indicio de lo que sería la noche.

Alrededor de las 21.30, las luces se apagaron, el murmullo de la gente se fue atenuando y una dulce voz inundó el lugar, una voz que en pocas palabras definió a la perfección lo que es bailar, lo que es soñar, lo que es pertenecer a la familia Danzares. 


El duende de la 19ª. edición de Danzares Sueña, engalanando las mesas del SUM de la Escuela Técnica


La apertura a cargo de todos los grupos, desde los más chiquitos hasta el grupo Porlas, daba la pauta del trabajo de todo el año, un trabajo en el que claramente se veía el reflejo de "la firma" García. La noche fue avanzando, los cantores también se adueñaron del escenario y los bailarines hicieron lo propio debajo de él. 

La emoción se hizo presente cuando la pantalla mostró un video con fotos de Lucas Giménez, quien fuera parte del grupo durante muchos años y hoy es un ángel más acompañando a Danzares que, con dos coreografías significativas para Lucas, el grupo le dedicó un sentido homenaje. 

También hubo lugar para el romanticismo. Una selección de zambas llegó al corazón de los presentes a través de la interpretación de los bailarines. Promediando la noche, el grupo Porlas demostró una vez más que no hay edad para hacer lo que uno ama, llevándose el aplauso del público y, claro, de su "club de fans". 


Los integrantes de Ceibo, el grupo cordobés que le puso el broche de oro a una noche tan especial


Los más chiquitos, el semillero del grupo, le pusieron la pieza de ternura al escenario dejando en claro que habrá mucho más Danzares. Terminaba la noche y el grupo mayor, con una vestimenta urbana finalizaba su presentación con una fuerza que llegaba hasta el último espectador y dando lugar al escenario para el saludo final de todo el grupo. 

El baile terminó arriba del escenario, pero continuó abajo, ya que fue el grupo cordobés Ceibo el encargado del broche de oro en la noche de Danzares. 

Una noche más terminó, pero los sueños de cada integrante del grupo folclórico Danzares siguen, y de la mano de Carlos y Daniel García empezaron a florecer para pensar en la edición número 20, la cual estará colmada de emociones, recuerdos y por supuesto de mucha magia, con el sello de esta gran familia llamada Danzares.