Deportes

.

“Es un orgullo vestir esta camiseta”

19|11|18 23:47 hs.

Mario Alvarez es uno de los jugadores más experimentados del plantel de Indio Rico; es su capitán, uno de los símbolos del campeón de los playoffs que los depositó en la finalísima del año ante Huracán. El festejo que se armó desde el campo de juego y trascendió hasta la hinchada reflejaba lo ganado, pero también actuaba de preámbulo para lo está por venir. “La verdad que ésta era la puerta que nos daba el paso a jugar la final del año contra Huracán; llegamos medios desarmados pero lo vamos a enfrentar con alegría, confianza, como vinimos hoy acá. No éramos los candidatos en esta revancha, pero la verdad que le ganamos muy bien a un rival durísimo”, reflexionó el arquero. 


Cuando Alvarez dice que su equipo no llega bien, no hace mención a la parte futbolística. “Claro, llegamos muy bien y con ritmo, que a ellos quizás eso les pueda costar. Pero sabemos lo que es Huracán, con jugadores de nivel, de otra categoría; con un técnico muy capaz, así que va a ser otra final durísima”, anticipó. 

Pero Once viene de ganar una serie muy compleja… “Seguro, Colegiales fue un rival muy duro. Por suerte el árbitro estuvo bien expulsando a los jugadores de arranque; porque si son agresiones tiene que aparecer la roja. Y la verdad que hicimos un partido muy inteligente; por una parte hicimos un buen juego, manejamos la pelota pero también quizás no estuvimos tan precisos; pero al final lo pudimos liquidar. Colegiales es un equipo muy duro, que con Pili (Rubén Julián) hizo una campaña espectacular durante todo el año”, destacó. 

Pese al cambio de técnico, y de algunos jugadores, Once Corazones no pierde su estructura, su idea, el estilo. “Eso es lo que nos dicen los dirigentes; acá pueden venir distintos jugadores pero la mística va a ser la misma, vamos a luchar; por ahí no sacamos los puntos que queríamos durante el año, no peleamos ni el Apertura ni el Clausura, nos cachetearon varias veces y nos levantamos. Ese es un grupo de hombre, y hoy estamos festejando esta final de playoffs”, valoró el capitán. 

Lo grupal siempre sobresale en Once, pero Alvarez tuvo una gran actuación individual, que sostuvo a su equipo en momentos claves. “Trabajo para eso; en la semana todos lo hacemos para responderle el domingo de la mejor manera al técnico. Para la institución una alegría enorme, otro título, otra final. Y en lo personal es un orgullo vestir esta camiseta”, confesó emocionado el gran arquero del Celeste.