La Región

BENITO JUAREZ

Una fuerte sospecha de corrupción

22|11|18 08:08 hs.

“Esto es un hecho neto de corrupción, salvo que puedan demostrar lo contrario… Es una estafa que les han hecho a la Iglesia y a sus fieles. Estamos ante un tema muy delicado porque son fondos de la Provincia. Hay mucha indignación en toda la comunidad de Juárez”, le dijo a LA VOZ DEL PUEBLO el intendente Julio Marini sobre el hecho que tomó estado público el último martes. 


En conferencia de prensa, el intendente, el padre Fabián Gérez, y Agustín Massigoge, integrante del consejo de Asuntos Económicos de la Parroquia anunciaron que hubo sobreprecios en una obra ejecutada en la Iglesia Nuestra Señora del Carmen en forma directa por la Provincia. 

“Alguien utilizó a la Iglesia para su beneficio propio. Hemos sido cuidadosos junto al Padre Fabián para poder llegar a tener una explicación de la persona que corresponde, que es el ministro Gigante. Pero no tuvimos respuestas”.


Lo hicieron luego de una reunión llevada a cabo en el Salón Dorado del Palacio Municipal entre autoridades municipales, de la Parroquia, concejales de todos los bloques, en la que se describió la situación irregular que se presenta en el marco de la obra de refacciones que se efectuaron en la Iglesia en 2017 para solucionar el avance de humedad en las paredes.


La Iglesia Nuestra Señora del Carmen de Benito Juárez. La obra fue realizada por una empresa enviada por la Provincia. Ni el municipio ni la parroquia recibieron dinero


Los hechos
En 2016, el cura párroco (que no es el mismo de la actualidad) le pidió al intendente que gestionara ante el Ministerio de Infraestructura provincial la posibilidad de instalar un sistema para aplacar los problemas de humedad de las paredes de la Iglesia. “Lo que hice yo fue acercarle una nota al ministro Roberto Gigante. En muy poco tiempo vinieron a Juárez, colocaron dos artefactos y resolvieron el problema. Y la verdad es que el sistema está funcionando muy bien”, contó Marini. “Para concreción de la obra no se giró plata ni a la parroquia ni a la municipalidad. La llevó a cabo una empresa que contrató directamente la Provincia y nos informaron que el costo de los aparatos y el trabajo terminado era de 261.000 pesos más IVA”, agregó. 

La sorpresa surgió cuando en una visita que el 28 de mayo realizó a Juárez el ministro Gigante, ante los medios locales hizo mención que la Provincia había enviado una cifra cercana al millón de pesos para la Iglesia. 

Esta declaración le llamó la atención al padre, que llegó a la parroquia después de que se colocaran los artefactos, y me consultó si al municipio le habían dado ese dinero para el templo, también consultó al consejo de Asuntos Económicos de la Iglesia, y al párroco al que reemplazó. Ante las respuestas negativas decidió indagar más. 

El párroco contó en conferencia de prensa que “comenzamos a investigar, conseguimos el expediente y allí aparece una cifra de $ 927.000. Lo hablé con el obispo y el me indicó que lo hablara con el intendente y luego lo charlamos con el Consejo de Asuntos Económicos. Fuimos dando pasos despacito, pidiendo asesoramiento, finalmente al no encontrar eco escribí una carta al ministro detallando la situación”. 

Y agregó que días atrás realizó la denuncia en la Fiscalía de Azul con un pedido de investigación, teniendo en cuenta que él puso su firma en el expediente para constatar la finalización de obra. “Yo doy fe que recibí esos equipos que están colocados y funcionando, nada más que eso”, indicó. 

“No acusamos a nadie pero hay una situaciones que queremos que se aclare”, manifestó. Asimismo, explicó que la obra se ejecutó en apenas seis horas, mientras que en el expediente indica que demandó cuatro meses, que nunca hubo cartel de obra, ni trabajaron retroexcavadoras ni hormigoneras como figura en el documento. “De esto tendríamos que salir fortalecidos todos como comunidad. Como le decía al señor intendente, sin sacar rédito político, sí tenemos que procurar que haya justicia, claridad, y que cada uno se haga cargo de lo que le toca. Yo lo hago como responsable de la Parroquia”, afirmó. 

Sin respuestas 
El párroco y el intendente, además, aseguraron que desde el mes de mayo se están aguardando respuestas desde la repartición provincial, a la que le enviaron notas, mails, y pedidos de audiencia con el ministro que nunca fueron respondidos. “Alguien utilizó a la Iglesia para su beneficio propio, no hay otra cosa. Hemos sido totalmente cuidadosos junto al padre Fabián, para poder llegar a tener una explicación de la persona que corresponde, que es el ministro Gigante”, comentó el intendente. 

“El párroco le envió una nota detallándole la situación y pidiendo también que accediera a una entrevista para dar las explicaciones del caso. Al día de hoy no hemos sido atendidos ninguno de los dos”, agregó. Este pedido de informe también fue elevado al Concejo Deliberante local y se abordará en la sesión de hoy.