La Ciudad

Expresaron su postura

Diego Jiménez y Diana Arias fueron desvinculados del Colegio Holandés

20|12|18 02:03 hs.


Diego Jiménez deja de ser director del nivel Secundario del Colegio Holandés y Diana Arias tampoco será más la vicedirectora a partir del año próximo. La comisión directiva de la Asociación Cultural y Espiritual de la Iglesia Reformada de la Argentina, decidió hacer un cambio en la gestión y conducción del mencionado nivel a partir de 2019. 

En un escrito que tiene al pie la firma de ambos, que ayer circuló por whatsapp y a través de mails, expresaron su postura e hicieron una evaluación de la etapa que se inició en 2012 y llegó a su fin luego de siete ciclos lectivos. 



El texto completo es el siguiente: 

“Nos vamos. Sabemos que toda elección pedagógica supone un riesgo y un compromiso humano. Nos vamos tranquilos de conciencia porque creímos en nuestro equipo de trabajo y con el mejor recuerdo del Colegio. Abrazamos esto con pasión y entrega. Y como todo en la vida, el tiempo pondrá las cosas en su lugar, lejos de la vorágine del momento y del último diálogo de ocasión. 

 “Nuestro proyecto fue el de la libertad, horizontalidad y respeto. Con una concepción de autoridad que se funda en las competencias profesionales, en el diálogo humano. Creímos y creeremos en el consenso. 

 “La educación amigos nuestros, no es una ciencia exacta, tampoco un trabajo cualquiera, parte de la esperanza y cree en un mundo mejor posible. Jamás vimos a nuestros alumnos como clientes. Esa mirada es propia de la ignorancia y del desprecio por nuestra profesión. Una de nuestras alertas debe estar ahí: cuando la educación se convierte en negocio, el riesgo es muy alto. 

“A veces, el trajín cotidiano nos olvidamos de lo que ha ocurrido estos últimos 7 años en el Nivel Secundario del Colegio Holandés pero es natural, como también es lógico, a la usanza de otras épocas, el relevar lo hecho y contar sus razones. 

“Nuestra gestión 2012-2018 concretó los siguientes proyectos: 

“Pasamos de 9 divisiones a 12, hicimos del laboratorio un lugar de trabajo y estudio, con talleres formativos y clases de gran aprendizaje; no un lugar de expendió de pan y comida. 

“Crecimos en aulas y convertimos a la Sala de Profesores en un lugar digno. Hicimos una biblioteca, porque nos parecía una vergüenza no contar con una. Y digo hicimos, porque nos ocupamos de buscar, pedir y tramitar los fondos Molestamos para tener un frente pintado, con sus canteros con flores y con un cartel en donde este anotado nuestro nombre: Nivel Secundario. Un frente en el cual saludamos a todos los alumnos y docentes cada día del ciclo lectivo. También insistimos en las ventanas internas y en mejores espacios. Todo lo que logramos, fue pese a los duros obstáculos y la incomprensión. 

“Firmamos convenios con cuatro universidades y con el INTA. Convenios concretos, que enriquecieron y enriquecerán al Colegio. Participamos de Olimpíadas de Matemática (siendo sede) y de Geografía. 

“Fomentamos que nuestros alumnos participen del programa de Becas IB (Instituto Balseiro), de los certámenes deportivos y artísticos de la región. Convertimos al Colegio en una sede Cambridge. Recuerdo en un bar de Buenos Aires, sentado, charlando con docentes de la Cultural de Buenos Aires, negociando en soledad lo que es hoy un cambio radical para toda la institución. Un cambio en el que pocos creían. 

“Este año se concretará el sexto viaje de alumnos a Holanda, no a pasear, sino en un intercambio concreto y enriquecedor. En Tres Arroyos hay un cónsul, pero, nuevamente tramitamos en soledad con las embajadas y organizaciones internacionales esta oportunidad única. Son contados con la mano los colegios del país que brindan esa oportunidad. 

“Creamos el torneo Interciudad y revivimos el deporte, fortaleciendo una tradición querida por los alumnos. Un ejemplo de integración, aprendizaje y competencia. 

“Potenciamos el arte con la jornada de Primaverarte. Empezamos tímidamente y ahora es sensacional. Para que lo sepan, también nos decían que esos eventos desordenaban el colegio, creímos en el proceso y en el resultado. Y tuvimos razón. 

“Se inició la Antología y el Ateneo. Actividades extraordinarias. La participación en la Feria del Libro como periodistas con la publicación en La Voz del Pueblo. Escuchamos y acompañamos infinidad de proyectos y presentaciones de profesionales en las aulas. 

“Tuvimos un pasante irlandés, ¿recuerdan?, y las jornadas de inmersión al idioma Inglés. 

“Aumentó la carga horaria de inglés, generando más trabajo. Sumamos más preceptores y creamos el cargo de vicedirectora. En nuestra gestión profesores trabajaron ad honorem porque se sumaron al proyecto de enseñanza. Pedimos una evaluación externa, profesional, de entendidos, no de pasillos y maledicencia”. 

“Pensamos cada Jornada y/o reunión con nuestro equipo docente para que la pasión y el profesionalismo educativo sean los ejes, motivando y valorando. Creamos el Proyecto Pre Universitario, para enriquecer nuestra oferta y mejorar. Siempre mejorar pensando en los estudiantes. 

“Redactamos un Acuerdo de Convivencia, porque cuando llegamos no lo teníamos aprobado, tampoco completo. 

“Presionamos para completar el Equipo de Orientación educativa y para que tengan su carga de horas correspondiente. “Tuvimos este año la posibilidad de tener un campo de deportes propio, pero no fuimos acompañados. 

“En el operativo Aprender tuvimos los más altos rendimientos de la región y uno de los más altos del país en escuelas de similares características. Nuestros estudiantes ingresan con los conocimientos adecuados a sus estudios terciarios y la prueba son sus exámenes. 

“Y siempre nos ocupamos de generar un buen clima escolar, porque nuestra concepción de EDUCACIÓN se funda en las relaciones humanas, en la valoración de las personas y su cuidado integral, en sus proyectos de vida que son acompañados -los de los alumnos y los del personal docente-. 

“Las gestiones son un proceso, no una instantánea. 

“Trabajamos en los mejores colegios del país, suena vanidoso, pero es la verdad. Como profesionales, conocemos y hemos trabajado ambos en realidades muy complejas, nos seguimos formando académicamente, hemos escrito y acompañado la creación de leyes y asesoramos a colegios diversos. 

“Y la conclusión es la misma: la educación debe estar a cargo de los que la estudian, la practican y la aman. El resto está de más”.  

Te interesaría leer