La Ciudad

Marta Montero, la mamá de Lucía

“La Justicia violentó a Lucía”

20|12|18 19:06 hs.

Marta Montero es la mamá de Lucía Pérez, la adolescente de 16 años que murió el 8 de octubre de 2016. Para la fiscal que investigó su muerte había sido violada y "empalada". 


En el juicio, pidieron prisión perpetua para los dos acusados de ser los autores materiales. Al final, los jueces resolvieron que a Lucía no la asesinaron ni la violaron y que habría muerto por consumo de drogas. Todo esto tiene motivos: los errores en la investigación. 


Esta tarde se realizó una movilización en la plaza San Martín (foto Indie Rock)


Esta decisión dejó sin palabras a Marta, la paralizó, “no podía creer lo que escuchaba, nos mirábamos con mi marido sin poder creer lo que se argumentaba en el fallo”. Pero este mutismo momentáneo se convirtió en reclamo, en buscar a través de las palabras y el diálogo Justicia.


La marcha fue convocada por el colectivo Ni Una Menos (foto Indie Rock)


Marta trajo a Tres Arroyos un mensaje de lucha pacífica, un reclamo al que describió como algo que no debe “ser lo mismo que los violentos femicidas que mataron a Lucía”. 

Un importante grupo de mujeres, muchas del colectivo de “NI UNA MENOS” pudieron preguntar sin restricciones acerca de la causa, la investigación, la resolución final y lo que vendrá. 

Marta habla con franqueza, con la crudeza y el dolor de la terrible crueldad con la que su hija fue asesinada, aunque para los jueces murió por la droga que supuestamente consumió, aunque quedó probado que los tres adultos que estuvieron con la chica el día del crimen comercializaban estupefacientes y fueron quienes se los suministraron. Pero los jueces no se detuvieron en esta circunstancia. 

La mamá de Lucía –que es enfermera- aseguró que la pericias de la fiscal Sánchez fueron reales y que su hija presentaba una dilatación anal “del diámetro de un vaso, y eso no es normal y tampoco lo que dijeron las peritos que era la consecuencia de una práctica sexual”. 


A la derecha, Marta Montero, la mamá de Lucía, que conversó con un grupo de mujeres en su visita a nuestra ciudad


Marta levantó la cabeza, miró a todas las presentes y se disculpó porque iba a utilizar términos duros, “ni siquiera las chicas que trabajan con su cuerpo tienen sus partes íntimas en las condiciones que reveló la autopsia”. 

En el mismo relato explicó que los hombres que eran cocainómanos “no tenían erección, por eso usaron el puño para su satisfacción, a Lucía no la empalaron con una varilla o un palo, lo hicieron con sus propios puños”. 

De la droga que se encontró en el cuerpo de la adolescente expresó que “la reventaron, la drogaron hasta dejarla morir, nunca pudo consumir sola esa cantidad y en esas condiciones la violaron. Pero las peritos desestimaron la autopsia inicial”. 

En medio de este dolor, Marta se mantiene fuerte, firme, reconoce en cada mujer una hija, una compañera, una amiga, una par en la lucha para que la Justicia no vuelva a matar a Lucía.