116 años junto a cada tresarroyense

ST 3. 6°
Despejado

La Ciudad

De la familia de un alojado

Grave denuncia sobre la pensión de Lisandro de la Torre al 800 (videos)

22|12|18 01:10 hs.

Un joven de Tres Arroyos se acercó a la redacción de LA VOZ DEL PUEBLO para manifestar su preocupación y denunciar públicamente la situación en la que se encuentra su hermano y otras personas alojadas en una pensión o residencia que se encuentra en la avenida Lisandro de la Torre al 800, propiedad de la señora Marta Perotti. 


Martín Martínez es el hermano de uno de los residentes del lugar al que llama “geriátrico”, categoría que la secretaria de Salud y Prevención, Isabel Tarchinale y la coordinadora del área de Adultos Mayores municipal, Patricia Crespo desestimaron para ese lugar. 

“Yo tengo un hermano que está viviendo ahí desde hace un tiempo. Tuvo una recaída por un tumor en la cabeza y quedo en silla de ruedas, pero con algo de movilidad. Desde que entró ahí-por la pensión de Perotti- fue empeorando y hará unos tres meses tuvo otra recaída. Nosotros nos enteramos cuando estaba en Bahía”, relató Martín a este diario. 

Su hermano regresó de un tratamiento que recibió en un hospital de Bahía Blanca hace tres meses. “Había mejorado, pero resulta que ahora tiene 20 escoriaciones que se generaron porque no lo cuidaron y está internado en el Hospital”, afirma Martín.


Imágenes del interior de la residencia


La denuncia 
Martín Martinez denuncia que su hermano se encontraba alojado en “el geriátrico” de Marta Perotti y “que llevaba fácil dos meses sin que lo hayan bañado. Es tremendo como decayó porque hasta hace un tiempo él vivía solo, andaba en la silla de ruedas, pero tenía movilidad y se manejaba solo”, relata. 

Marcelo Carrera reside en lo de Perotti y actualmente se encuentra internado en el Centro Municipal de Salud, tiene 48 años y fue intervenido quirúrgicamente por un tumor en la cabeza que lo diagnosticaron hace aproximadamente seis años. 

“Fue a La Plata y lo operaron, luego de la intervención quirúrgica empieza a perder movilidad, después pasó a la silla de ruedas, anímicamente se vino abajo, hasta que la asistente social lo llevó al geriátrico. Tiene una recaída y lo mandaron a Bahía Blanca, de donde vuelve mucho mejor. No tenía escoriaciones, lo único que tenía era un golpe en la cabeza, que él decía que se lo había hecho una de las personas que trabajaba ahí en el geriátrico”, describe Martín.  

Internación 
El joven denunciante explica a este diario que “hace dos días nos avisan que estaba internado en el Pirovano como N.N. y que no tenía familia. Entras a la habitación y es como ver a un muerto. Y nos dicen que no va a vivir”, cuenta angustiado. 

Asimismo agrega, “si él pudiera hablar les podría contar muchas cosas. Hace tres días fue mi mamá quería ver unas marcas que tiene en la piel y no la dejaron, le dijeron que no se podía porque lo estaban curando”. 

Respecto a la pensión o residencia de Perotti, Martín revela que “las últimas veces que mi hermano habló nos pedía que lo saquemos de ahí, y ya habíamos conseguido otro geriátrico, pero justo lo internan en el Hospital”. 

Los videos 
Martín acerca a la redacción de este diario cuatro filmaciones del interior de la residencia en la que se alojan en general jóvenes con padecimientos mentales de los que dice, “vos ves en los videos el piso, las paredes, los baños y no podes creer que tengan a la gente así. Los que viven ahí adentro tienen miedo de exponerse. Pero no van a poder esconder esto más, porque tenemos los videos”, explica. 

El joven considera que “más que un geriátrico, es como un lugar de paso, una pensión o algo así”. Respecto a la salud de su hermano, Martín asegura que “le dieron días de vida, cuando llegó hace tres días hablaba, pero tiene tanto dolor en el cuerpo por las escoriaciones, que ya no habla. Entras a su habitación y hay un olor como si hubiera alguien muerto desde hace días. Tiene toda la espalda podrida, producto de que lo han dejado con materia fecal encima por mucho tiempo”, manifiesta. 

El denunciante basa muchas de sus apreciaciones en que “mis cuñadas trabajan de esto y entienden, saben que está así porque lo tenían abandonado”. 

Martín indica que “hay algo del poder, porque hay más denuncias. Yo hice la denuncia en la policía esta mañana (por el jueves) y en el Hospital me dijeron que ese geriátrico tiene más denuncias, entonces ¿Cómo puede seguir abierto?”, se pregunta. 

Denuncia 
Martín Martinez asegura que su familia formuló la denuncia en la Comisaría local y, allí les dijeron que el médico forense se iba a acercar al Hospital a constatar su estado, pero todavía no apareció nadie. En el Hospital nos dijeron que no es la primera vez que pasa lo mismo con pacientes de ese geriátrico”, señala. 

Martín cuenta que en la Comisaría Primera denunció “abandono de persona y les conté lo de las escoriaciones, que son producto de que no le cambiaban la posición ni la ropa, y de que llevaba mucho tiempo sin que lo bañen. Todo lo que nos dijeron las enfermeras”. 

En este sentido agrega, “hoy a la mañana (por el jueves) la asistente social le dijo a mi hermana que no las dejan entrar a ese geriátrico, que les sueltan los perros, que no pueden entrar”. 

Recuerda que su hermano llegó en óptimas condiciones luego de estar internado en Bahía Blanca, “lo único que hacía era comer, tenía un hambre voraz. Porque mientras estuvo en Bahía lo alimentaron bien y recuperó el apetito. Y eso lo hizo mejorarse, empezó a hablar y mejoró la movilidad. Por eso te digo que tampoco lo alimentaban bien”, finaliza el relato.