La Ciudad

ALPI Tres Arroyos

“La discapacidad está muy desprotegida”

31|12|18 10:47 hs.

En ALPI Tres Arroyos, el cierre del año da lugar a una valoración del esfuerzo y los logros. Pero también es un momento oportuno para plantear que “la discapacidad está muy desprotegida” y que los operarios del taller perciben un ingreso muy escaso, sin aportes jubilatorios, aguinaldo u otros beneficios. 


Su presidenta Liliana Cantisano, junto a Susana Aure, Amalia Arias, María Leonardi, Laura Ambrosius y Viviana Ané dialogaron con LA VOZ DEL PUEBLO en la sede ubicada en Quintana 318. “Nosotros no tuvimos un mal año”, señaló Liliana Cantisano. Dijo que resultó fundamental que “la comisión es sumamente cuidadosa con el dinero. El recurso que ingresa es muy bien administrado, porque tenemos determinada cantidad y nada más”. 

Además expresó, con satisfacción, que “la comisión trabaja mucho, todas las mujeres no sólo van a un evento, todo el tiempo conversan con la gente y están promocionando a ALPI y buscando colaboraciones”. 

Por su parte, la arquitecta María Leonardi señaló que “veníamos bien del año 2017 y nos ayudó para afrontar el 2018, que se presentó difícil”. Puntualizó que se obtiene un ingreso importante con “la carrera de regularidad del Club Quilmes, con el apoyo del Moto Club. Siempre además hacemos eventos, hay un desfile de modas y este año fuimos seleccionados por La Chocleada”. 

14 La cantidad de operarios que se desempeñan en el taller 


9200 El monto mensual que aporta la Provincia para este espacio 


31.000 El ingreso que cada mes tiene la entidad por cápitas de PAMI  


En este sentido, Liliana Cantisano destacó que “hay entidades que nos tienen en cuenta todos los años como la Cooperativa Agrícola de Cascallares. Es una donación grande y nos da aire. También solemos tener todos los años el beneficio de las entradas que nos da Arzoz, en un remate grande de hacienda”. 

Susana Aure le otorgó relevancia a la manera en que se organizan para no solicitar colaboración siempre a las mismas personas. Explicó que “hay una rifa que se vende una vez por año. En 2018 decidimos hacer una pausa, porque habíamos hecho otra para el Día de la Madre. Tenemos mucho cuidado en no molestar siempre a la misma gente. A quienes donan para la carrera, no los vemos durante el resto del año para no saturarlos, mientras que otra gente compra la rifa”.

Coincidieron en indicar que “de la parte gubernamental es muy poco lo que recibimos”. La presidenta comentó que “la Municipalidad nos dio este año un aporte de 5000 pesos por mes. Estaba destinado a pagar la luz y el gas, pero ya no alcanza”. 

Sobre los mencionados servicios, recordaron que “en un momento teníamos, hicimos los trámites, una tarifa menor. Pero en el caso del gas se suspendió para todas las instituciones y en CELTA también estamos pagando una tarifa normal”. 

Liliana Cantisano manifestó su preocupación por el cambio que tendrá la facturación de CELTA, ante la medida que impide incluir conceptos ajenos al servicio eléctrico. “Hay gente que nos hace una donación a través de la boleta, es cómodo. La cooperativa nos avisó que no lo pueden incluir más. A lo mejor se pueden hacer dos facturas y agregarlo aparte, pero no hay seguridad de cobro, como sí ocurrió hasta ahora que va todo en la misma boleta”, afirmó. En cambio, sostuvieron, que “de las tasas municipales y de impuestos provinciales y nacionales estamos exentos”.

La sede 
Las instalaciones son amplias y requieren de mantenimiento, por lo cual “siempre hay que hacer cosas”. María Leonardi comentó que “en su momento tuvimos algunas donaciones importantes para mejorar algo. Pudimos cambiar el piso del gimnasio. Vamos a tratar de completar la mesada del taller con un aporte que recibimos de La Chocleada y compramos también con fondos del mismo origen una heladera nueva. Además se arregló un baño. El año pasado, recibimos apoyo de la Central del Diezmo”. 

Parte del dinero obtenido con la carrera de regularidad se utilizó en reparaciones y algún mes también para pagar sueldos. “Diciembre, enero y febrero es lo que más nos cuesta, porque la gente viene menos a ALPI. Gracias a Dios esa plata está y pagamos los aguinaldos y sueldos en tiempo y forma, las cargas sociales están al día. Muchos años no se pudo hacer, es importantísimo para la institución”, dijo Aure. 

Asimismo, se adquirieron camas y anticiparon que “en marzo vamos a volver a comprar todo lo que sean elementos para alquilar, que nos da una entrada importante”.  



El taller
Los 14 operarios del taller protegido tienen un ingreso mensual de 1000 pesos. No cuentan con recibo de sueldo, aportes jubilatorios o aguinaldos, entre otros beneficios. “Siempre cuando vienen a visitarnos los representantes de distintos partidos políticos, les contamos la realidad del taller porque aspiramos a que alguien presente el proyecto para mejorar la situación de los operarios, que son trabajadores del Estado en negro”, manifestaron. 

No obstante, expresaron que “nunca lo hemos logrado. Nadie se ha hecho eco del verdadero problema que tenemos nosotras. Son 14 personas con distintas discapacidades, a muchos les cuesta venir y tienen por reglamento la obligación de asistencia, horario fijo, cumplir el mínimo del 50 por ciento del trabajo que tienen que hacer y realmente, están en peores condiciones que cualquier trabajador lejos”. 

En este contexto, cuestionaron que “hemos tocado todas las puertas y a nadie le preocupa. Desde 2009 estamos mandando cartas para ver si pueden tener un recibo de sueldo”. Cada tres meses, ALPI les da una remuneración de lo que ellos producen y venden. “¿Si no qué incentivo tienen?”, planteó Viviana Ané. Y agregó que “hay chicos que viven con la mamá sola, con la abuela, algunos en una pensión”. 

Liliana Cantisano recordó que “desde que se fundaron los talleres protegidos, hace muchísimos años, vienen con las mismas condiciones”. Reflexionó que “se supone que una persona con discapacidad tiene más necesidad de medicamentos o de artículos de higiene o de elementos que cualquier otra persona. Mil pesos no sé para qué te puede alcanzar”. 

Algunos de los concurrentes al taller cobran una pensión por discapacidad, que les resulta insuficiente por lo general para cubrir sus gastos. En tanto, ALPI percibe de la Provincia por este espacio de integración y producción un monto de 9200 pesos por mes. 

La entidad debe cubrir el sueldo de las dos coordinadoras, una terapista ocupacional y de la persona encargada de la limpieza, además de abonar la electricidad, el gas, la compra de elementos de limpieza, de la merienda y hacerse cargo del mantenimiento del lugar, entre otras erogaciones. “La parte de rehabilitación medio que marcha sola, pero el taller nos da cosa porque tampoco podemos hacer más de lo que hacemos. Hay un muchacho en silla de ruedas que viene desde Coronel Pringles todos los días, otra que es de Indio Rico que empezó a venir hace poquito y también todos los días”, afirmó. 

Al analizar la comercialización, mencionaron que “Perfumería Beatriz para nosotros es primordial, compra todo. El INTA todos los años les hace hacer los sobres donde ponen las semillas. La Municipalidad también nos pide productos”. 


Susana Aure, Liliana Cantisano, Amalia Arias, María Leonardi, Laura Ambrosius y Viviana Ané recibieron a La Voz del Pueblo en la sede de ALPI


Esfuerzo 
Tienen en claro que para asegurar una administración sin grandes sobresaltos, “siempre debemos tener reservado un dinero. No sabés en que momento lo podés necesitar”. Susana Aure dio a conocer que “el bono de fin de año también lo tenemos que pagar. Para las instituciones es un esfuerzo grande”. 

Mientras que la presidenta dijo que “no somos tratados como una institución. Pagamos las mismas cargas sociales que una empresa”. Las integrantes de la comisión directiva subrayaron que “el Estado no cumple con nosotros como debería cumplir”. 

Gratitud 
En el cierre de la entrevista, agradecieron “a Quilmes, el Moto Club y a todos los que colaboran en la carrera de regularidad; a la Cooperativa Agrícola de Micaela Cascallares; a La Chocleada; a los vecinos que donan elementos que dejan de usar; a quienes nos compran cosas del taller; y a todos los que apoyan a ALPI”. 

El horario en enero 
La atención en la entidad se va a concretar durante enero en un horario más reducido. Las puertas permanecerán abiertas de lunes a viernes, de 8 a 13, mientras que en los restantes meses del año abre a las 8 y finaliza cada jornada de actividades a las 19.

Nueva propuesta 
Profesionales de diversas disciplinas alquilan espacios en la sede de ALPI y brindan allí sus servicios. La presidenta Liliana Cantisano indicó que “con todo lo que trabajamos hasta ahora vamos a seguir y además tendremos a la terapista ocupacional Liliana Doello Martínez, quien va a dar clases de lo que se conoce como estimulación cognitiva. Va a comenzar en marzo”. 

Las cápitas de PAMI 
ALPI Tres Arroyos llegó a contar con más de 7000 cápitas de PAMI. Actualmente tiene una cantidad aproximada de 5400. “Con diferencia de años anteriores nos pagan todos los meses y no nos hacen descuentos que nunca nos explicaban por qué nos los hacían. Pero el monto es bajo”, indicaron las integrantes de la comisión directiva. El ingreso mensual por este concepto es de 31.000 pesos por mes.