La Ciudad

Por segunda vez, el mismo reclamo

"Si le queda la piernita enganchada se la quiebra"

26|01|19 13:01 hs.

Por segunda vez un vecino envía a la redacción de este diario fotos de las condiciones en las que se encuentran los juegos de la Plaza del Árbol. La desidia y mal mantenimiento resultaron en que un niño se lastimara. Las autoridades no se ocuparon del problema a pesar de cartas enviadas y reclamos formales 


A mediados de noviembre LA VOZ DEL PUEBLO publicó una nota con el título: “La plaza inaccesible”. A juzgar por la fotografía que envió ayer otro asiduo concurrente con sus hijos al espacio público -al menos en algunos juegos-ahora además es “peligrosa”. 

“Este es mi hijo –escribió un vecino debajo de una foto que da cuenta de su reclamo-y se raspó. ¿Qué pasa si un nene se quiebra un piecito? ¿No lo pueden arreglar o en su defecto sacarlo? Las criaturas no entienden que está roto y juegan igual”, manifestó un padre preocupado. 

La Plaza del Árbol  tuvo los juegos accesibles rotos y con problemas estructurales peligrosos -algunos arreglados de manera rudimentaria-, las heces de los perros florecen más que las plantas y el descuido es generalizado. 

Los vecinos demandaron apoyo del Concejo Deliberante y de los vecinos, pero todo sigue igual. Un vecino asistió con sus niños a la plaza y encontró el tobogán en idénticas condiciones que hace dos meses atrás. 

Esta vez un niño sufrió una raspadura, pero su papá le dijo a este diario, “si le queda la piernita enganchada en esos agujeros se la quiebra”.

Asimismo insistió en la necesidad de hacer algo y dijo conocer al director de Paseos Públicos Roberto Pissani algo que supuso le daría cierta llegada para que alguien resuelva el problema estructural. "La problemática de la Plaza del árbol (Plaza Dinamarca) es responsabilidad del Municipio por la falta de mantenimiento y cuidado de todo el sector, especialmente del espacio destinado a los juegos". 

La raspadura que sufrió un pequeño en uno de sus miembros al tirarse del tobogán


Actuaciones
Los primeros días de octubre una vecina envió por mesa de entrada al Ejecutivo y a los concejales una nota explicando la situación. LA VOZ DEL PUEBLO tuvo acceso al texto en el que se solicita ayuda y celeridad en los trámites para solucionar el problema denunciado. 

Cuatro meses después las hamacas -comprobó ayer este diario-han sido reparadas pero ya tiene sus años, el tobogán está agujereado y los cimientos que lo sostienen están al aire lo que constituye un verdadero peligro para cualquier pequeño que se caiga (algo habitual) en el lugar.

El juego circular está oxidado y el mantenimiento es nulo El resto de la plaza presenta una imagen similar, las heces de los perros son parte del decorado estable. 

Algunos vecinos que hablaron con este diario se refirieron a las enfermedades que acarrean así como las de los gatos. Mencionaron problemas gastroenterológicos, oftalmológicos, posibilidades de abortos en caso de gestantes, enfermedades virales, parasitarias. Las luminarias que rodean el monumento a Dinamarca están rotas como otras farolas y el césped no tiene mantenimiento.