La Ciudad

Dolor por el fallecimiento de Maxi Villalba

“Un chico joven que amaba el fútbol”

30|01|19 09:21 hs.

Maximiliano Villalba tenía 24 años. Su mujer Lucrecia, y dos niños, Bayron de tres años e Indira de cinco meses. Padres, hermanos, abuelos, una familia que siempre es una base fundamental. Trabajaba en una panadería. El lunes por la noche inició los entrenamientos en la Asociación Civil y Deportiva Cristiana (ACDC), con muchas ganas y toda la ilusión que genera una nueva etapa. 


Falleció de manera repentina durante la práctica; “el peor momento del fútbol”, escribió después Angel Anta, presidente del club, en su cuenta de Facebook. 

Lo sucedido golpea muchísimo a sus seres queridos. Enluta a la ACDC, pero también impacta en el mundo del fútbol, en el deporte y alcanza a toda la sociedad. Un joven jugador, pleno de entusiasmo. 

El director de Deportes, Guillermo Orsili, y la secretaria de Prevención y Salud, María Isabel Tarchinale, hicieron referencia ayer por la mañana a su desaparición física. Mantuvieron una reunión con referentes de las entidades que organizan las principales disciplinas deportivas. 

Anta expresó, en las palabras que escribió el lunes por la noche, el sentimiento del club. “Por favor, les pido que todo el fútbol tresarroyense se una en el dolor por la pérdida de uno de los nuestros”, indicó. 

Señaló que “nos ha tocado vivir el peor momento del fútbol, en la pretemporada en la Asociación Civil Deportiva Cristiana”. En referencia a Maximiliano Villalba, dijo que “él pasó por ese porton bordó y blanco lleno de expectativas, vino ilusionado, se sumó sonriente al plantel en este primer día: al finalizar caía desplomado con apenas 24 años, y a pesar de que los servicios de emergencias de Luciano Saltapé y Javier Suárez actuaron con celeridad y lucharon por su vida y la ambulancia llegó rápido, finalmente nada se ha podido hacer”. 

También sostuvo: “sé que todo el fútbol mañana llorará la partida de Maxi Villalba y desde aquí les pido ya que la memoria de un chico joven que amaba el fútbol no se olvide jamás. Desde la ACDC que presido buscamos la manera de que apoyemos a su esposa y a sus dos hijitos y acompañar a nuestra colaboradora y camperista del club Patricia Guerrero. Descansa en Paz, amigo Maxi, abrazo de gol”. 

Finalmente, envió “un fuerte abrazo y la mayor de las fuerzas a sus padres y a sus hijitos y hermanos. Angel Anta y Asociación Civil Deportiva Cristiana. Cuerpo técnico y jugadores de club ACDC”.

Muchas ganas 
En un diálogo con este diario, Anta contó que “Maxi nunca había estado en la ACDC, me veía en la calle y me preguntaba, quería jugar. Tenía unas ganas bárbaras”. Patricia Guerrero, a quien el nombra en la red social, es la mamá del joven fallecido y quien hace las camperas para el plantel de fútbol. “Tengo un vínculo desde hace años con la familia”, señaló. 

En la ACDC están pensando en hacer una gran bandera, para que su nombre esté presente en cada uno de los partidos. Anta indicó que “será la manera de compartir nuestro recuerdo, que tenga su lugar en cada fin de semana que nos toque jugar”. 

Indicó finalmente que son circunstancias muy difíciles, que lo afectan personalmente y a todos los integrantes de la institución en el inicio del año deportivo.