La Ciudad

Se jubiló Jorge "Lupa" Capristo

El adiós en la Terminal, 35 años después

03|02|19 11:42 hs.

El domingo 27 de enero fue el último día de trabajo de Jorge "Lupa" Capristo en el municipio. En realidad, el domingo 20, porque una afección en su salud le impidió concurrir la última semana. "Me despedí con un certificado médico. Gracias a Dios no tuve que presentar muchos certificados", señala y de inmediato agrega: "Algunos dicen que no fui porque no me gustan las despedidas. Pero estuve en cama". 


Su ingreso al municipio se produjo en la oficina de guías (actualmente Marcas y Señales), pero durante sus 35 años de trabajo pasó la mayor cantidad de tiempo en la Terminal. Recuerda que comenzó en enero de 1984. "Había regresado a Tres Arroyos, pero con la idea de volver a Brasil, donde estuve residiendo. A fines de 1982 conocí a quien -hoy estoy separado- es la mamá de mi hijo, me quedé por esa razón. Surgió la posibilidad de ingresar en la Municipalidad, fui y me presenté", afirma. 

Capristo cuenta que por entonces "tenías que rendir examen de ingreso, no sé si ahora seguirá así. Me lo tomaron cuando faltaba poco para que terminar el año 1983". La oficina de guías funcionaba en el Palacio Municipal y la encargada, a quien menciona con mucho aprecio, era Beatriz Altieri. "Dependíamos del Departamento de Recaudación, ella pasó a ser luego directora o jefa de ese área y yo la acompañé", puntualiza.


Jorge "Lupa" Capristo se desempeñó en la oficina de informes de la Terminal. Fue delegado sindical, posteriormente encargado y contralor cuando se concesionó a un privado, entre otras actividades


Traslado 
Cuando se produjo su traslado a la Terminal, había un cambio de gobierno con Raúl Correa electo como intendente, para reemplazar a Jorge Foulkes. En la función de encargado se encontraba Alfredo Acevedo, "un gran tipo".

Los horarios le resultaban convenientes y en este sentido, destaca que "la Municipalidad te dé la posibilidad de tener otra actividad. Siempre permanecí vinculado al deporte, podía estar en la radio o como entrenador de fútbol. Nunca hice las dos cosas a la vez por ética, no podés comentar y dirigir, estar en los dos lados del mostrador". 

De la misma manera, dice que "tener horario corrido me permitió acompañar bastante a mi hijo en la edad escolar, la madre también trabajaba". Acevedo fue sucedido por otros encargados, uno de ellos Juan Carlos Pedone, quien "permaneció dos años y volvió después a Obras Públicas. Quedé como encargado hasta que se privatizó y cuando eso ocurrió, durante un tiempo largo fui contralor, el nexo entre la Municipalidad y el privado. Todo esto parece cortito, pero van pasando los gobiernos". 

Fue reemplazado como contralor, regresó a Marcas y Señales, en la oficina ubicada en la primera cuadra de Pellegrini, pasó más tarde a la Secretaría de Seguridad y los dos últimos años estuvo en la Terminal, ya no como encargado. Hace un paréntesis para una etapa particular. Es que Hugo Puente lo invitó a colaborar en su última gestión como director de Turismo. "Necesitaba una persona de confianza, fue una linda experiencia. Huracán estaba en la Primera División del fútbol y Hugo tuvo la idea de entregar en los partidos muy buena folletería, junto con productos regionales, en una bolsita. Ibas a las cabinas de transmisión y estaban Torneos y Competencias, Radio Mitre, entre otros. Y te mencionaban", explica. 

En la Bombonera, lograron que "La Voz del Estadio" dijera en el entretiempo -mediante este presente- que "La Municipalidad de Tres Arroyos, a través de la Dirección de Turismo, invita a conocer las playas. Una publicidad que no tenía costo, los productos eran entregados por las empresas".   

Vivencias 
Comparte dos anécdotas, la primera risueña. Aunque en el episodio que en primer término relata, no la pasó bien. Indica, sonriendo, que "cumplía mi turno en la Terminal y el encargado estaba conmigo. Atiende el teléfono en la oficina de informes y escucho que dice 'ya se fue', 'en bicicleta o caminando'. El encargado se retiró, ni loco te digo el nombre y apellido -iniciales J.C.P y fue arquero de El Nacional-, llega un señor a la media hora y me llama mal, 'vení un poquito a ver si te da el cuero para cancherear'. No usó esos términos, sino otros más agresivos. El hombre quería pelear y yo no le encontraba el sentido. Me preguntó cuál era mi turno, se lo dije y exclamó '¡entonces me atendiste vos por teléfono!' Parece que había llamado por un servicio a Reta, el micro se había ido y entonces consultó en qué podía ir, el encargado le respondió 'en bicicleta o caminando'. No había forma de hacerle entender que yo no era. Por suerte, tras un buen rato pudieron calmarlo". 

La segunda anécdota es "para el ego de uno -comenta-. En la gestión de Pedone yo era delegado sindical, ya estaba como secretario del gremio Carlos Otero. Cuando paso a encargado, creo que de 15 empleados 14 elevaron un petitorio para que siga siendo también delegado; no se puede hacer las dos cosas a la vez, pero fue una satisfacción que lo hayan pedido. Otero me decía 'guardate esto en un cuadrito, porque a mí en tantos años como sindicalista no me pasó nunca'". 

Compañeros 
Durante la entrevista, Capristo expresa su pensamiento sobre una frase que se ha escuchado mucho. "Es un mito que el empleado municipal sea vago. Hubo, hay y habrá como en toda actividad -afirma-. Pero soy de los que creen que somos más la buena gente que las malas personas, no podría vivir si no pensara así". 

Vuelve a mencionar especialmente a Beatriz Altieri, Alfredo Acevedo y Juan Carlos Pedone. "Quiero agradecerles por la mano que me dieron, eran más compañeros que jefes de trabajo. Me ayudaron mucho", señala. Hace extensiva su gratitud "a toda la gente que estuvo al lado mío en las distintas áreas. Uno siempre tiene que ser agradecido a la vida. Aprendí a valorar el trabajo, las oportunidades que te da para tu familia y de formarte como persona". 

Va a seguir vinculado a alguna ocupación laboral "mientras el físico acompañe", aunque "sin tantas obligaciones diarias y apuro. Es necesario por el tema económico y para mantenerte en actividad también". Concluye que "si uno está cómodo y disfruta, es mucho más llevadero, más fácil. Y yo la verdad es que lo pasé muy bien". 

       ****************************************************************************


Lupa Capristo junto a Eduardo Maschi, Martín Garate y Fernando Catalano durante una transmisión de “su” gran pasión: el fútbol por Onda Uno FM


"Maschi es un gran motivador" 
Jorge "Lupa" Capristo es tresarroyense. Admite que "a veces protesto o cuestiono por determinadas cosas", pero deja en claro que "vivo en Tres Arroyos por elección. No me puedo quejar". Una de las satisfacciones que tiene en su ciudad es formar parte de programas y transmisiones de fútbol. 

Observa que "no soy un periodista deportivo, soy un tipo de café, de bohemia" y recuerda, con humor, que "un día Eduardo Maschí, que algún error cometió, me incorporó. A quien escuches dice que Maschi hizo todo bien siempre, pero no fue así en este caso -reitera y sonríe-. En una ocasión, charlando, me dijo '¿estás trabajando en el fútbol?, ¿no te interesa venir a la radio? Manejás buenos conceptos". 

Define al mencionado relator como "un gran motivador. Un poco más me hacía creer que yo era mejor que Enrique Macaya Márquez". Con generosidad, lo convocó y Capristo accedió a sumarse en un ámbito donde se siente muy a gusto.