La Ciudad

Concovatoria

Piden que vuelva a debatirse el proyecto sobre aborto

20|02|19 09:57 hs.

A partir de la convocatoria realizada por Socorro Rosa Tres Arroyos, ayer por la tarde se llevó a cabo el “Pañuelazo” en la Plaza San Martín. La propuesta se realizó en adhesión a manifestaciones similares que se concretaron en ciudades del país, “para levantar nuestros pañuelos verdes por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, en señal de fuerza, unidad y solidaridad con una acción colectiva”. 


Las marchas en todo el país tuvieron como uno de los objetivos pedir que vuelva a tratarse la ley de Interrupción del Embarazo en el Congreso, que en 2018 logró la media sanción de Diputados y finalmente, fue rechazada en el Senado el 8 de agosto.


En la Plaza San Martín, ayer por la tarde tuvo lugar el “Pañuelazo”


La concentración central, en la Plaza de los dos Congresos en la capital federal, fue convocada por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito y otras organizaciones feministas, sociales y políticas, que replicaron la invitación a otros colectivos de mujeres de las provincias para que el pañuelazo fuera bien federal. 

Además hubo convocatorias en Barcelona (España), Florianópolis (Brasil) y Tel Aviv (Israel). La acción global se realizó un año después del primer “pañuelazo” llevado a cabo en distintas ciudades en 2018 para exigir el tratamiento de la Ley. Otro de los reclamos es el cumplimiento del “Programa nacional de salud sexual y procreación responsable” y el “Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo” (protocolo ILE) para situaciones que se enmarquen en las causales establecidas en el artículo 86 del Código Penal, y ratificadas por la Corte Suprema de Justicia en el llamado fallo F. A. L., es decir, en caso de embarazo por violación a menores o a personas con alguna discapacidad. 

Si este año se logra dictamen para que el proyecto vuelta a tratarse en el Congreso, se reiterarán las concentraciones callejeras con pañuelos verdes, en favor de la aprobación, y celestes, para -por el contrario- pedir que no se apruebe y se salven –como expresa la consigna- “las dos vidas”.