Deportes

Dos amigos se llevaron el Chevrolet Onix sorteado

“Esto lo soñé, lo pensé y Dios lo hizo realidad”

25|02|19 09:52 hs.

El momento más emotivo se vivió cuando se realizó el sorteo por el pago anticipado del Chevrolet Onix 0 km pues cuando se dio a conocer el nombre del ganador dos personas -Andrés Pedernera y Bautista Fernández Trenco- se fundieron en un emocionado abrazo con llanto incluido. 


Esta felicidad que los embargaba contagió a todo el mundo más cuando salieron disparados para la Estanciera a buscar “al ganador (Tomás Pedernera)” que estaba durmiendo. Allí se vivieron momentos más que emocionantes porque volvieron a llorar los dos amigos abrazados. 

Y no era para menos porque “esto era algo que con él lo teníamos pensado. Sólo a dos concursos podemos venir porque trabajamos en Molinos Tres Arroyos. Yo creo que el hombre hace y Dios dispone, yo a mi manera creo en él. Esto lo soñé, lo pensé y Dios lo hizo realidad; por eso te digo que la gente sueñe porque esto siempre se puede hacer realidad. Se lo comenté a él con quien somos amigos desde hace cuatro años en el Molino, me siguió en la locura y nos anotamos sin pensar si el mar iba a estar lindo o feo. Pero que te cuente él porque yo no puedo…” y volvió nuevamente a quebrarse de emoción. 

El momento emotivo de la tarde, con el festejo de los amigos y sus hijos (fotos Horacio Arbasetti)


Para su amigo -Bautista Fernández Trenco- “esto es una locura que se hizo realidad. Algo que lo soñás pero es realizable. Nosotros nos estamos haciendo pescadores de a poco, el trabajo no nos permite mucho. Igualmente nos anotamos pero llegado el momento Andrés me dijo ‘¿si lo anotamos a Tomás en cadetes?’. No lo pensamos mucho, lo hicimos a medias porque era otra oportunidad además de hacerlo debutar pescando. Nos pusimos muy mal cuando vinimos porque con este clima era imposible que el nene pescara, no podíamos tenerle la caña nosotros pero la verdad que esto es un sueño. Esto de que Dios existe… sí existe”. 

Y esta realidad los hizo acreedores desde ayer a un Chevrolet Onix 0 km, sobre el cual Tomás se sacó una foto como “piloto”.