116 años junto a cada tresarroyense

ST 7. 0°
Despejado

Sociales

Justina Gerónimo

“Yo quiero bailar en París”

24|03|19 10:20 hs.

Texto y fotos: Horacio Arbasetti


Justina Gerónimo tiene sólo 9 años pero el escucharla hablar lo dice todo. Hace pocos días logró algo más que importante en su corta vida: entrar en la filial marplatense del Instituto Superior de Arte del Teatro Colón. Ella junto a sus padres, María José Aristain y Ricardo Omar Gerónimo; su hermano Thiago y Elizabeth Krivich, su profesora; estuvieron contando la novedad a LA VOZ DEL PUEBLO. 

Justina es decidida y más que valiente, la decisión del "yo quiero bailar en París" lo demuestra. No duda en contestar cuando le preguntamos si había estado nerviosa al enfrentar esta prueba. Para Justi no fueron nervios, "estaba con ganas. Había un montón de nenas y aparte fui segura". 


Justina junto a su familia y su profesora en la redacción de LA VOZ DEL PUEBLO


El tiempo transcurrido de entrenamiento y preparación con Elizabeth Krivich fue largo pero para ella resultó un juego más. Porque "con Eli estuvimos practicando. Ella me corregía y no sé es como que me preparó muy bien, porque me hizo sentir segura". 

Decidida 
La palabra segura se ve a cada momento y el estar en lugar como este –el teatro Tronador marplatense-, con otras nenas de su edad, más chicas o más grandes no la atemorizó. Justi cuenta que "había muchas nenas. Pero no sé, yo tenía posibilidades y la mayoría también. Me sentí bien porque las nenas todavía nunca habían probado esto de rendir. Para todas era la primera vez, todas quisimos ir y probar". 



Esta posibilidad tanto para ella como para su familia significa un despegue porque va a tener que instalarse en Mar del Plata, un colegio allá, alejarse de las que son sus amigas en Tres Arroyos. Aún así todo este tipo de cosas no la asustan. 

Para sus padres todo "es un cambio", dice María José. “Un cambio en todo sentido, estaba la posibilidad que se diera y se transformó en realidad. Y bueno hay que seguir para adelante". 



El adaptarse a esto es darle "tiempo al tiempo. Porque si nos ponemos a pensar en mucho más adelante me agarra el ataque. Siempre Eli me dijo, de un paso a la vez y más que nunca es así. Obviamente que ya tiene colegio, en el turno que le va a Justi, es como que se viene dando todo". 

Mirada 
Elizabeth Krivich fue observadora de las condiciones de Justina desde un principio. Ella "estaba resegura y la tuve un año y medio. La primera vez que la ví en clase me dí cuenta. Porque si bien no tenía la técnica sí las cuestiones físicas eran las ideales. A lo largo de los meses me dí cuenta que también se adaptaba a la disciplina. Justi no se molestaba cuando la corregía y rápidamente hacía el cambio. Sus condiciones naturales no la hacían flaquear en lo físico ni en lo psicológico, esto a través de los meses lo noté cada vez más. Un día le dije a María que quería hablar con ellos dos sin que estuviese Justina. Yo soy mamá y entiendo la dinámica familiar, lo que implican las ausencias, el traslado, las complicaciones, los recursos económicos. Cosas que no se acomodan de un día para otro. Era algo que Justi no debía saber, porque a ella le decís vamos a bailar a Francia y te dice que sí". 


Justina y la profe Elizabeth, en el teatro Tronador marplatense


Cuando Elizabeth habló con los padres les llevó un analítico de la carrera, cuánto se cursa, el tiempo que lleva; les explicó que esto no "sólo es una carrera que le permitirá enseñar, sino que le abrirá otras puertas. El estar bailando en París –dice sonriendo- o donde el destino la lleve. Pero bueno ellos vieron la carrera y las posibilidades. Ahí les dije de la extensión del Colón en Mar del Plata y me puse en contacto con esa sede. Vieron la película de Cecilia Miljiker, la forma en que se desarrolla la vida de una estudiante de danza y en octubre comenzamos". 



Trabajo arduo 
Los padres de Justina le pidieron que la fuera preparando y a partir de octubre del año pasado comenzó a hacerlo. "Estuvimos a tiempo y transcurrieron los meses –dice Elizabeth-. Primeramente en mi casa, luego cortamos en el verano porque en principio el examen iba a ser en diciembre y se postergó todo a marzo por el G20. Retomamos en febrero, ahora en la casa de ellos, todo muy familiar tres veces por semana. Yo sabía que iba a entrar". 


Justina con sus padres, María José Aristain y Ricardo Gerónimo, y su hermano Thiago


El caso que la familia la haya apoyado tanto es algo más que curioso y a la vez hermoso. Demuestra no sólo la preocupación con los hijos sino que además el compromiso con sus sueños. 

El momento 
El día vivido en el teatro Tronador fue para Justina “como uno más –dice Elizabeth-. Precalentó un poco, mnientrasnosotros estábamos más nerviosos que ella". 



Acá la mirada va hacia Justina que cuenta que en ese momento, el estar frente a una mesa examinadora "no fue tan difícil. Primero cuando entraban mis compañeras sí sentí un poco de miedo pero después, cuando entré yo no. Sé que si pienso me pongo nerviosa y me sale todo mal. Entonces… no pensás y estás tranquila –dice sonriendo-. Me marcaron lo que tenía que hacer y listo. Fue cortito, cinco minutos. A mi me pareció medio raro, mis compañeras habían estado quince minutos, algunas más. Para mi fue demasiado rápido, pensé ¿qué pasó?..." dice sonriendo. 



Elizabeth agrega que "esto que notó Justi tenía que ver que con otras que había dudas trataban de ver cómo evaluarlas. Primero hubo un examen físico, luego de pasar esto con el médico venía el de danza. Los movimientos y condiciones naturales. Eran 36 las aspirantes y sólo siete aprobaron. Ella estaba muy tranquila pero sus padres no. A pesar de todo esto yo estaba segura que iba a quedar". 

El primer paso está dado. Ahora hay que tratar de conseguir recursos, pues a esta familia nada le sobra. Tienen nada más que la "platita" justa para alquilar donde vivir y habrá que ver de qué manera surge el resto. 

Es la primera vez que una nena de esta ciudad tiene la oportunidad de estudiar en el Colón. Algo más que importante para Tres Arroyos porque para Justina "aunque yo conozca gente nueva mis amigas siempre van a ser las de acá" demostrando que en su corta vida todo es seguridad.