116 años junto a cada tresarroyense

ST 8. 5°
Despejado

El Campo

Malezas resistentes

La aplicación justa y necesaria

13|05|19 17:57 hs.

“Podemos soñar en hacer aplicaciones adentro de cultivo pegándole solamente a la maleza. Hoy eso está en desarrollo. No estamos tan lejos”, asegura destilando pasión Leonardo Elgart. El agrónomo de Tres Arroyos es el socio gerente de Milar Agro Tech, empresa que empezó a delinear hace cuatro años junto a los ingenieros necochenses Esteban y Agustín Bilbao, y al productor agropecuario Cristian Verkuyl, coterráneo de Leonardo, y que hoy está a la vanguardia en lo que se refiere a aplicación selectiva de herbicidas. Así quedó demostrado en Expoagro, donde Eco Sniper, la tecnología que están desarrollando, resultó premiada. 


El sistema diseñado por Milar es el primer desarrollo nacional para aplicaciones selectivas que se suma a un mercado dominado por creaciones importadas y que trabajan en base a sensores que detectan verde. 

“Nuestra tecnología trabaja en base a cámaras ópticas, en la etapa de barbecho, detectando mediante estas cámaras dónde hay malezas y, mediante microprocesadores individuales en cada nodo, dar la orden de aplicar. Estamos trabajando en la siguiente etapa, llamada ‘cultivo’, en la cual el trabajar con cámaras en lugar de sensores nos permitirá ingresar a realizar aplicaciones selectivas dentro de los cultivos diferenciando lo que es cultivo de lo que no”, explica Elgart. 



“La eficiencia se basa en que la mayoría de los lotes en barbecho que se pulverizan con herbicidas tienen menos del 5% de cobertura verde, esto nos ha llevado a medir en promedio ahorros del 70% del producto químico en casos reales en lotes propios, de productor, ensayos con Regionales Aapresid, INTA y grupos CREA”, indica. 

Y agrega: “Esto conlleva una reducción muy importante del uso de agroquímicos por unidad de superficie y produciendo la misma cantidad de alimentos. Otras aristas mejoradas es la reducción de la cantidad de viajes para transportar los herbicidas al campo, menos trabajo en relación a esto, y menor generación de envases vacíos de agroquímicos”.

Socios complementarios 
Los integrantes de la empresa tienen actividades que se complementan. Verkuyl es técnico en administración agropecuaria con posgrado de agronegocios y administra su empresa agropecuaria. Elgart es ingeniero agrónomo, asesor especializado en agricultura de precisión y procesos de incorporación tecnológica. 

Los hermanos Bilbao son ingenieros agrónomos y asesores de cultivos agrícolas desde Agroestudio Viento Sur SRL y el CREA Necochea Quequén, además son socios de Aapresid Regional Necochea e integran la Asociación Argentina de Protección Profesional de Cultivos Extensivos (Aappce). A los cuatro los unió el espanto de ver el avance de las malezas resistentes. Así comenzaron a crear el sistema de aplicación selectiva. 

Los resultados generados en un principio en ensayos con el prototipo sobre un cuatriciclo y con un equipo montado en un pulverizador de arrastre en funcionamiento en el sudeste bonaerense son muy positivos. “En 2018 realizamos más de 10 ensayos propios y en colaboración con diferentes instituciones públicas y privadas y hemos logrado un ahorro promedio del 67% del volumen de herbicidas utilizados, con situaciones muy variables de acuerdo a la cobertura verde de malezas y a la distribución de las mismas, logrando ahorros del 20% en lotes con mucha presencia de trigo guacho y de hasta el 80% en muchas situaciones de barbecho. Actualmente seguimos sumando lotes aplicados con el pulverizador de arrastre logrando muy buenos resultados, lo cual impacta fuertemente tanto en el cuidado del medio ambiente como en los costos del control de malezas”, explica Leonardo.



“Está claro que para mejorar el manejo de malezas tenemos que ser más inteligentes y aprender de los errores del pasado, sumando todas las herramientas disponibles y utilizándolas dentro de una planificación de mediano y de largo plazo. Las herramientas que más rápidamente nos pueden ayudar a bajar los costos y a utilizar menos herbicidas son las aplicaciones selectivas, por ello hay que usarlas inteligentemente. Se viene la liga de las aplicaciones selectivas para generar información local y zonal de ahorros en barbechos, y próximamente dentro de los cultivos”, aporta Esteban Bilbao. 

Soluciones tecnológicas 
Ahora bien, cuando el proyecto empezó a avanzar surgió la necesidad de formar una empresa y también surgieron nuevos objetivos. “Arrancamos con este proyecto madre, y a raíz de esto creamos Milar. Pero antes de formar la empresa nos contactamos con Gustavo Napolitano, profesor de la Maestría de Agronegocios de la UBA -desde ese momento nos acompaña en el asesoramiento- y es quien nos ayuda a ordenarnos desde lo empresarial, un mundo nuevo para nosotros”, cuenta el tresarroyense. 

Como parte de ese ordenamiento los socios debieron definir distintos aspectos de la empresa -visión, misión, expectativas, objetivos- “y descubrimos en ese proceso que Milar no era sólo Eco Sniper, el algo más, y así fue que nos posicionamos como desarrolladores se soluciones tecnológicas para el agro”, indica Elgart. 

Hoy, a un par de meses de completar el segundo ejercicio como empresa formal, Milar cuenta con cuatro personas trabajando full time, otra part time y nueve que les prestan servicios. Y la misión está bien clara: “Nosotros captamos la necesidad de la actividad privada, traemos el problema, y hacemos un plan tecnológico innovador para solucionarlo. Ese plan lo negociamos o lo vendemos a empresas para que hagan todo el proceso que sigue después de la innovación, la fabricación, la venta y la promoción”. 

Y agrega: “Nuestra capacidad de adaptación a las nuevas tecnologías es un valor agregado que nos constituye en un aliado estratégico. Somos creadores de productos de vanguardia, a partir de los beneficios funcionales que aporta el paradigma tecnológico actual”. 

A la premiada Eco Sniper, hay que sumarle la aplicación gratuita Sacha (ver “Una APP…) y en el corto plazo se producirá el lanzamiento de Pirwa, la plataforma web de la compañía que implementa el uso de imágenes satelitales e información geo referenciada.   

           ---------------------------------------------------------------------------------------------------------

Medalla de oro y mucho más
Eco Sniper fue reconocido con una de las ocho medallas de oro que se entregaron en la sexta edición del Premio Ternium Expoagro a la Innovación Agroindustrial en el marco de la megamuestra que a principios de marzo se llevó a cabo en San Nicolás. 



Según los organizadores, el mencionado galardón “pone bajo la luz el esfuerzo y la creatividad de la agroindustria argentina. Tiene como objetivo promover y estimular el desarrollo de la tecnología, y potenciar la competitividad internacional del sector, a través de la mejora continua de sus procesos de producción”. 

En esta oportunidad, el premio puso en valor 19 desarrollos vinculados a la maquinaria de origen nacional y dos de fabricación extranjera. Más de 50 desarrollos se presentaron en esta sexta edición, de los cuales 48 llegaron a la instancia de jura y 21 fueron elegidos por el jurado de expertos por considerar “que realizan un aporte al desarrollo tecnológico agroindustrial”. 

Este año se entregaron ocho medallas de oro a aquellos desarrollos “que presentaron una innovación tal, que permita un cambio sustancial en sus funciones, logre un nuevo procedimiento o mejore sustancialmente el ya conocido”. 

Para la elección, fueron decisivos el efecto de la innovación sobre la eficiencia y seguridad en el trabajo, el medio ambiente y la eficiencia energética. “Esta medalla premió desarrollos de origen nacional, donde más del 60% del valor de sus componentes son de fabricación argentina”, se informó. 

En este contexto, Milar Agro Tech fue reconocida con la medalla de oro en el rubro Protección Vegetal por su “Eco Sniper para aplicación selectiva de herbicidas”. 



Al margen del premio “físico” de la medalla en sí, el reconocimiento genera una serie de beneficios de vital importancia para una empresa como Milar. “En primer término nos abrió algunas puertas que de otra manera hubieran sido inaccesibles. Al otro día de recibir la medalla yo tuve un encuentro con la gobernadora María Eugenia Vidal y un día después, como proyecto sobresaliente de Expoagro, nos recibió el presidente Mauricio Macri”, explica el ingeniero agrónomo Leonardo Elgart, socio gerente de la firma que tiene base en Tres Arroyos, en el sudeste bonaerense. 

“Nosotros participamos de una reunión cerrada de seis empresas con Macri. Y hablamos de empresas como John Deere. Fue algo muy importante”, agrega el ingeniero, que adelantó que están muy avanzadas las negociaciones con dos empresas norteamericanas interesadas en el Eco Sniper. 

El premio también incluye un stand con todo pago para la edición 2020 de Expoagro y la posibilidad de participar en Agritechnica, la feria líder mundial de maquinaria agrícola que se desarrollará entre el 10 y el 16 de noviembre en Hannover, Alemania. “Ahora estamos en proceso de evaluación las empresas que hemos ganado la medalla de oro, y de ahí se elegirá el proyecto más destacado para ir a Alemania, donde será presentado”, cuenta Elgart. 

De hecho, los miembros de Milar ya tuvieron una reunión en Expoagro con los representantes de Agritechnica que viajaron a la Argentina. También en Expoagro se gestionó la presencia de Milar en Agrishow 2019, la megamuestra del campo brasileño que se llevó a cabo entre el 29 de abril y el 3 de mayo en Ribeirão Preto, en el estado de San Pablo. 

Una APP para evaluar malezas 
Como desarrolladores de tecnología, el producto que dieron a luz desde Milar Agro Tech fue Sacha, una aplicación móvil gratuita que permite tomar imágenes o videos y calcular el porcentaje de cobertura verde del lote, geo-referenciando cada medición para poder realizar un seguimiento de la evolución de las malezas en el tiempo o del porcentaje de control luego de la aplicación de un herbicida. 

En cada medición el usuario puede optar por registrar las malezas presentes, indicando el tamaño y la cobertura de cada una en particular. “La aplicación hoy tiene 4.000 descargas en 17 países, no es menor, ya que en promedio las aplicaciones de agro no pasan las 500”, indica el ingeniero Leonardo Elgart. 

“Otras utilidades de esta herramienta son: tomar conciencia de la importancia de las aplicaciones selectivas y estimar el potencial ahorro de herbicida si se empleara esta tecnología; en cultivos y ensayos medir el porcentaje de cobertura del suelo permitiendo evaluar diferentes tratamientos y su evolución en el tiempo; permite enviar alertas de malezas resistentes (o sospechosas de resistencia) a la REM de Argentina (Red de Malezas Resistentes coordinada por Aapresid)”, aporta el ingeniero Esteban Bilbao, integrante también de Milar y socio de la Regional de Necochea de Aapresid. 

Imagen 8

Además, Sacha cuenta con una plataforma web (sacha.milar.farm) a la cual los usuarios de la aplicación pueden ingresar para definir sus lotes, ver el historial de sus mediciones y gestionar su información geo-referenciada.

“En el manejo de malezas uno de los peores errores que hemos cometido es el de utilizar reiteradamente una misma herramienta de control, seleccionando a los individuos más aptos para sobrevivir a esa acción. Debemos utilizar y alternar, con un plan en el tiempo, todas las herramientas disponibles, sean estas mecánicas, culturales, químicas y las que estén por venir. Pero el primer paso es tener un diagnóstico certero, para lo cual debemos monitorear y cuantificar las malezas”, explica el agrónomo. 

De los guanacos a las imágenes 
De los cuatro socios de Milar Agro Tech, el ingeniero Leonardo Elgart se autodefine como “el loco que le gustan las máquinas y la tecnología”. El tresarroyense lleva 15 años trabajando con imágenes satelitales y formó parte del grupo de los primeros agrónomos que se involucraron con la agricultura de precisión. Lo curioso es cómo llegó el socio gerente de Milar a especializarse en la materia. “La vida fue la que me especializó”, resume con un toque de humor. Aunque es la pura verdad. 

Mientras cursaba agronomía en la Universidad Nacional del Sur en Bahía Blanca, carrera en la que se especializó en nutrición animal, surgió la chance de presentar junto a dos compañeros un proyecto en el concurso que la Asociación de Producción Animal impulsaba en su congreso de 2003. “Cuando nos presentamos nos dan la temática de producción animal en la región extra pampeana, y elegimos los guanacos”, cuenta. 



Los tres estudiantes elaboraron el proyecto y ganaron el concurso. El trabajo fue publicado por la APA. Un año después, Elgart se recibió y a los pocos meses recibió el llamado de un empresario que había comprado un campo en Santa Cruz, que leyó su trabajo, y que estaba interesado en dedicarse a la producción de guanacos.

“Eso me obligó a viajar al sur casi un mes a hacer un trabajo de campo. Así entré en contacto con una ingeniera agrónoma y un ingeniero en petróleo que trabajan con imágenes satelitales, que hace 15 años eran utilizadas por muy pocos rubros. Así fue que me enseñaron lo básico y algunas herramientas para aplicar”, indica. 

Lo de los guanacos nunca prosperó, pero a Leonardo esa corta experiencia le sirvió para empezar incursionar en una incipiente agricultura de precisión. Así fue que luego de algunos trabajos menores, fue contratado por Geo Agris, empresa en al que se desempeñó ocho años como gerente técnico. Luego decidió independizarse y entre varias iniciativas surgió la idea de crear Milar.