Carta de Lectores

Escribe Marta L. Vaccani

Al Hospital Pirovano y a la Comisión Amigos

26|05|19 11:57 hs.

Señora directora: 


No hace mucho, tal vez 4 ó 5 meses, voy al Hospital y al pasar la puerta me encuentro expresada una gratitud. Me detengo a leerla y ahí supe que al señor Eugenio "Coco" Galilea tenía un reconocimiento del personal en pleno por sus 20 años de labor ininterrumpida en la Comisión Amigos del Hospital Pirovano. 

Que un presidente actúe en ese lugar tantos años, con tantas realizaciones, creo lo dice todo sobre su persona, acompañado por los demás miembros de la Comisión. 

El trabajo del señor Galilea y su equipo de colaboradores ha conseguido grandes logros a través de la Comisión de Amigos. Hoy el Hospital está a la altura de los mejores, entre otras cosas, gracias a esta comisión unida, siempre en búsqueda del bien común. Sin ningún otro fin, fue creada el 10 de noviembre de 1958. 

El trabajo de estos vecinos es un ejemplo de honestidad y transparencia dedicada a la salud pública de Tres Arroyos. Las personas que ahí se atienden verán cómo trabajan médicos, personal de enfermería, mucamas, etc. en pos de mejorar pacientes y salvar vidas, donde la limpieza y atención es destacable. 

Nosotros, personalmente, nos atendemos en el Hospital y podemos decir que si a veces hay que esperar, también en otros lugares pasa lo mismo. Sabido es que las personas, algunas veces van con lógica desesperación y los minutos se hacen eternos. Para ello hay tabulados distintos tipos de urgencias destacando que habiendo peligro de vida, la atención será inmediata aunque esté lleno de gente. Estando ahí esto lo comprobé personalmente: llegó un chiquito desmayado, con sus padres desesperados y lo hicieron pasar de inmediato. 

Alguien que estaba por un dolor de muelas tuvo que esperar. No queda otra. Es así. 

Los médicos juran para salvar vidas. Pero hay gente que no puede entender que otro pase primero. Es posible que esto redundara posteriormente en críticas al Hospital porque algo no resultó de su agrado, desvalorizando el trabajo, esfuerzo y dedicación de muchas personas que se desenvuelven en el lugar. 

También hubo energúmenos que han reaccionado haciendo vandalismos, atacando a médicos y enfermeras. ¡Imposible entenderlos! 

Miremos todos la tarea de la abnegada Comisión Amigos del Hospital Pirovano. Son un ejemplo. Brindan desinteresadamente horas de su trabajo para colaborar con la mejor atención gratuita de la población, dotando al Centro de Salud de medios y aparatología de última generación. 

Como tresarroyense y a la comisión en pleno, muchas gracias. 

Marta L. Vaccani