116 años junto a cada tresarroyense

ST 8. 9°
Cielo cubierto

Sociales

Ana Conti

Una sana cuota de actitud

26|05|19 12:22 hs.

“Este es el segundo cáncer que me afecta. Ya tuve cáncer de mama hace 15 años, y salí airosa. En 2018 estaba por dar la charla sobre Violeta Parra, el 22 de mayo, en el ciclo Mujeres con mayúscula’, y me descubrí un bulto en la axila. Suspendí todo… Y en marzo de 29 arranqué otra vez, con una metástasis del cáncer anterior, que estuvo 15 años dormido…” 


Mira de frente. El cabello rubio, nuevo, cortísimo. Y sonríe. El temple de Ana Conti volvó a ser puesto a prueba. 

El mal ”estuvo 15 años dormido. Me operaron otra vez y por suerte no se había diseminado. Me hicieron quimio y ahora agregaron rayos. Desde aquel mayo del año pasado, terminé con este proceso el último febrero”. 

Y el 31 del corriente volverá a poner en marcha el ciclo suspendido. Con Violeta Parra nuevalmente, para todo público, a las 20, en la Biblioteca Meister. 

“Yo no soy muy católica”, ensaya, a manera de introducción a la creencia de que esta vez “Dios me puso la mano encima, porque lo descubrí a tiempo. Si hubiese esperado al próximo noviembre para hacerme los controles, posiblemente hoy no hubiera estado sentada acá”, reflexiona.

“Acá” es la biblioteca de LA VOZ DEL PUEBLO, en el manso atardecer del viernes, adonde Ana Conti llegó para brindar detalles de la apertura del nuevo ciclo de “Mujeres con mayúscula”, pero también para transmitir su experiencia a otras personas en la pelea contra su ya vieja conocida enfermedad. 

Y destaca en esa lucha el grupo de contención con que ha contado: “A pesar de que esta vez ya no tenía a mi compañero, mis hijos estuvieron impecables, al igual que mis hijos políticos, mi mamá, mi cuñado, mi cuñada, Zulma, Chango, todos ellos estuvieron siempre presentes. Igual, yo no soy una persona que llora sobre la leche derramada… Debo haber llorado más vale de bronca, de impotencia, pero no demasiado. Y siempre con mucha actitud, con mucha garra, nunca decaída. Ahora me han quedado ´souveniers´...”, confiesa. 

“Recuerdos de lo que tuve, estamos en proceso de que crezca el pelo. Pero, por ejemplo, nunca dejé de trabajar, a pesar de que estaba con la quimio igual tenía a mis clientes y les cocinaba, en menor medida, en menor cantidad, pero nunca dejé de hacer las cosas. Leí muchísimo... Pero si me preguntás que fue lo peor, porque como sucedió en la misma fecha que hace 15 años, ya sabía lo que me esperaba: la peluca en verano, el pañuelo en verano, un calor insoportable. Lo que más me pesó fue no tener pelo, porque socialmente el hombre pelado está como más aceptado. Pero, en la mujer el pelo es un adorno, y vas a la peluquería, te hacés una mechita, un rulito... 


Ana Conti, hoy: “Hay que creer que todo se puede”


“Eso es pesado. ¿Y qué otra cosa es pesada? ¡Los kilos!, qué sé yo… ¡Todo es pesado! No te causa dolor… Te provoca malestares, pero ya te digo. No soy muy quejosa. Y si no estoy bien… leo, tomo sopa, caldo, y paso los días”.

- ¿Son actitudes de vida que han ayudado, que han servido de soporte en este proceso? ¿Es mejor la rabia que la depresión? 
- Sin dudas. Porque la rabia es por lo menos un sentimiento que exteriorizás. Y te da fuerza. Yo siempre pienso: Hay que tener actitud. Hay que creer que todo se puede. He dado testimonios en grupos de personas con cáncer. La primera vez, por ejemplo, mis hijos me habían regalado un CD de Estela Raval que incluía el tema “Resistiré”. Muchísimas veces he cantado esa canción en el primer cáncer. Me daba fuerza…

Y cuando di testimonio en Monte Hermoso, frente a un grupo de personas con cáncer, una mejores, otras peores, les contaba mi experiencia, pero con un tono gracioso. Porque también hay momentos graciosos en esta enfermedad. Y allí terminamos todos cantando y bailando “Resistiré”… Creo que ésa es la actitud a seguir. Y también me parece que los personajes que yo abordo en “Mujeres con mayúscula” han tenido frente a la vida una actitud desafiante. 

Y no es que yo también la tenga, ni que me haya destacado o haya descollado en nada, pero sí da la casualidad que elijo a esas mujeres que rompieron el molde, que no han encajado en las normas sociales, que se han destacado por algo, y que en general son mujeres fuertes. 

Con Mayúsculas
“La primera fue casual. Estaba escribiendo sobre Cocó Chanel en casa, llegó mi hija Rocío y me dijo: ‘Mamá, ¿no querés dar una charla en un centro cultural?’. Y arrancamos con esa historia. Ya había leído que sobre ella no había solamente una cuestión de moda. Había roto con muchos moldes, le había sacado el meriñaque y le había puesto pantalones a la mujer, andaba a caballo, fumaba. Y las restantes sí, son mujeres que yo conocía. Cuando hablé de Eva Perón, en el segundo año de charlas fue la que más trabajo me dio. No sabía nada sobre ella, comparado con todo lo que había, a favor y en contra. Y armar algo en el medio, lo más real posible… 

“Después, una que me impactó muchísimo fue Juana Azurduy: pelear a caballo, perder a todos su hijos, parir a orillas de un río… 

“Y después me pasa que me enamoro de las mujeres sobre las que hablo cuando logro meterme en la piel de ellas. Pero a veces no puedo hacerlo, y para hablar de Victoria Ocampo, aún cuando me pasé un verano estudiándola, vendrá una catedrática de Bahía Blanca, que publicó un libro sobre ella”. 

La primera vez que el público eligió optó por María Callas. ¡Qué vida! La dividí en María y en Callas, la cantante y la mujer enamorada. Fue fantástico, y la otra que eligió el público fue Alicia Moreau de Justo. Siempre hay alguien que tiene alguna anécdota. Lo llamé a Pancho Torremare, le pedí que contara algo que no estuviera en los libros, y habló de su relación con ella. Con Alfonsina Storni hubo gente que tenía textos originales de ella. Con Edith Piaf, Graciella Callegari la recordó a través de los relatos de su suegro… 

“Y además cuento con la ayuda incondicional de Mirta Rey en cada charla en la Meinster. Ella, para cada ocasión, pinta una tela de la mujer sobre la que hablo. Y para Callas y Alfonsina Storni, cantó. Ella colabora un montón. 

“Y yo, ahora, arranco otra vez…” 

- ¿Qué queda para la gente que está enferma y que, quizá, incluso, no lo toma como vos…? 
- Que todo pasa. Y que esto también va a pasar. Hay que tener en cuenta que el llanto no sirve, y que la duda atrasa. Siempre debemos estar convencidos de que vamos a poder, de que vamos a salir, que esto pasará y podremos seguir siempre adelante; dijo, convencida de lo que afirmaba, con la misma seguridad con la que comenzó a hablar de Violeta Parra, la próxima protagonista de “Mujeres con mayúscula”: “Una loca linda. Su característica sobresaliente era el mal carácter que tenía. Rompió 15 guitarras en la cabeza de quienes no estaban de acuerdo con ella. Pero más allá de eso fue cantautora, ceramista y una de las folcloristas más importantes de Latinoamérica… La que escribió ‘Gracias a la vida’, la que hizo conocer a Chile en el mundo, y a pesar de todo eso, en Chile, la única vez que salió en la tapa de un diario que fue el día en que se suicidó…” 

Y siguió hablando, con pasión. Y con mayúsculas, de la vuelta al público, de dejar atrás los “souveniers”, de la continuidad del ciclo, y de las actitudes, necesarias, imprescindibles muchas veces para poder seguir siendo, cada vez más, uno mismo en esta vida.   

                 -----------------------------------------------------------------------------------

La continuidad de “Mujeres con mayúscula” 
La folclorista chilena Violeta Parra cobrará protagonismo en el reinicio del ciclo “Mujeres con mayúscula”, que Ana Conti encabezará el próximo viernes 31 del corriente, a partir de las 20, en la Biblioteca Meister del Barrio Villa del Parque. 

Cabe destacar que en posteriores ediciones, será el turno de abordar la vida de Chabela Vargas, Victoria Ocampo – en este caso de la mano de una disertante de Bahía Blanca- y también de Isadora Duncan, la primera bailarina a la que Ana Conti hará referencia en sus charlas.

"Mujeres con mayúscula" es el ciclo de charlas referido a importantes mujeres que han transformado a nivel histórico el tiempo que les tocó vivir, mediante sus acciones y sus obras, dejando un legado atemporal e imborrable en las generaciones venideras, inclusive hasta la actualidad. 



Ana María Conti es docente y ex directora del Colegio Nacional de Tres Arroyos, y se propone rescatar del tiempo a las valiosas mujeres que componen estos ciclos de charlas, para lo cual lleva adelante intensos estudios e investigaciones acerca de las biografías de estas mujeres y luego los transforma en atrapantes relatos de una hora de duración. 

Es una actividad que resignifica y premia la creatividad, astucia, inteligencia, valentía, fortaleza y poder femenino, a través de las distintas épocas y culturas. Sin importar qué tarea hayan emprendido estas mujeres: arte, política, ciencia; además de ser madres, hijas, amantes y esposas.

Y este año el ciclo comenzará, el 31 del corriente, con la cantautora y folclorista chilena Violeta Parra. 

Violeta vivió un breve período en Europa y hasta grabó en París, sin embargo fue una artista bohemia, e incansable buscadora de las raíces de la música chilena. La recopilación de música popular chilena que logró rescatar es inmensa, por eso en su discografía se aprecian diferentes géneros que exponen la expresión más autóctona de los pueblos chilenos. Los dolores y las alegrías en su vida la alentaron a ser quien fue, y a componer la famosa canción : "Gracias a la vida", que luego Mercedes Sosa convirtió en un éxito. 

Este ciclo de charlas de “Mujeres con mayúscula”, transita su tercer año y cuenta con el acompañamiento temático de la artista plástica Mirta Rey (Mirta Luján Rey) , a través de sus pinturas expresivas exclusivas y dedicadas especialmente a cada una de estas mujeres. 

Estos encuentros son destinados a hombres y mujeres, en el centro cultural Néstor Villafañe de la Biblioteca Meister, Córdoba 360. La entrada es libre y gratuita, solicitándose a voluntad alimentos no perecederos para el merendero que funciona en la institución, donde se le da la merienda a los niños que allí asisten cada día a hacer los deberes y tomar los talleres que brinda el espacio. Los alimentos requeridos son: leche, cacao, galletitas, y dulce de leche. 

Quienes presenciaron los ciclos anteriores (2016 y 2017) seguramente podrán recordar en la voz de Ana a: Cocó Chanel, Edith Piaf, María Callas, Lola Mora, Juana Azurduy, Alfonsina Storni, Eva Duarte de Perón, Frida Kahlo, Madame Curie y Alicia Moreau de Justo. 

Para más información, los interesados podrán comunicarse a los teléfonos 15524281 ó 427508.