Interés General

.

“Mis hijos son mi mayor orgullo”

15|06|19 23:12 hs.

Si bien el corazón de la charla con Oscar fue la donación del riñón para que Diego pudiera seguir con su vida, don Valenzuela se esforzó en dejar en claro que nunca hizo diferencia con sus hijos y que los tres le generan el mismo orgullo. “Con Marta llevamos 52 años de casados y hemos tenido tres hijos extraordinarios. Y para nosotros son los tres iguales, amén de que Diego haya tenido el tema del trasplante”, dijo Oscar. 


“Diego nos ha dado un ejemplo de vida, para la familia y para Tres Arroyos. Haber hecho el camino que hizo, la fortaleza con lo que atravesó todo lo que le tocó vivir y por cómo vive el día a día”, explicó. “Pero Pablo y Luciano también nos han dado muchas satisfacciones. Son todos profesionales, con carreras muy importantes. La verdad es que los tres nos han devuelto con creces lo que les dimos o intentamos dar”, agregó. 

Una gran familia 
A eso hay que sumarle los cinco nietos que hoy disfrutan Oscar y Marta, sin dudas, otro enorme motivo de orgullo. “Somos una gran familia, y eso es lo mejor y lo más lindo”, resumió. 

Con una gran sonrisa comentó que hace un tiempo pudo comprar una lancha que puso a nombre de sus tres hijos. “Es un gusto que nos podemos dar ahora, algo que disfrutamos y que sirve para estemos juntos”, contó. Y en este sentido, una imagen vale más que mil palabras: en el Facebook de Diego hay una foto que pinta la relación entre padre e hijos, porque se los ve a los cuatro en plena elaboración de chacinados, otra de las actividades que hacían juntos cuando se daba la oportunidad. 

---0---

Para Oscar, el trabajo es salud 

Oscar fue encargado de dos grandes estancias de Orense durante 31 años, estuvo en funciones hasta que le llegó el tiempo de la jubilación. Pero evidentemente había realizado una muy buena tarea, porque hace un par de años lo volvieron a convocar. “Estoy muy contento porque me llamaron de nuevo y sigo en actividad. Hoy estoy como supervisor, tengo 75 años, así que hago una rutina más liviana que antes”, explicó. 

Valenzuela trabaja con la administración Sánchez Sorondo, que tienen las estancias Villa Carucha, Villa Caruchita y La Virginia en la localidad de Orense. 

“Lo más importante es que a mí también me sirve haber vuelto a trabajar porque sigo en movimiento y me siento útil. Y la familia me acompaña, porque sin ese apoyo hubiera sido imposible”, agregó 

Don Oscar, además, se declaró un enamorado del día. “Es muy raro que yo duerma la siesta, tengo que estar muy cansado para hacerlo. Porque no me gusta perderme nada del día. Si es de día a mí me gusta verlo. Y si puedo estar al aire libre mejor, siempre trabajé en el campo y lo he disfrutado mucho”, aseguró.