Policiales

Sustracción en una remisera

Reducen el horario para evitar asaltos y les roban

17|07|19 10:06 hs.

Una agencia local de remis sufrió el tercer hecho de inseguridad en poco menos de tres meses. 


Se trata de la firma “Remis Cabral”, ubicada en la intersección de las calles Azcuénaga y Liniers, donde sujetos desconocidos se llevaron el radio de la mesa de control y los celulares de los choferes. Tal como informaron fuentes de la agencia a LA VOZ DEL PUEBLO, un faltante que motivó una erogación no prevista de más de 20.000 pesos. 

El robo fue perpetrado en horas de la madrugada y constatado por el telefonista cuando llegó a abrir, ayer a las 6. Los ladrones aprovecharon la ausencia de los trabajadores para romper una ventana trasera y entrar en las oficinas, de donde se llevaron el radio con handy utilizado para trabajar, además de un par de celulares, “tuvimos que comprar la radio y nos costó 10.000 pesos. Además, también hubo que reponer los teléfonos que, encima, tienen que ser modelos tipo android, ya que necesitamos aplicaciones como WhatsApp o Facebook para atender a los clientes, y no son los más baratos”, le confió al diario un representante de la firma que pidió no ser identificado en la nota. 

Según el vocero, el robo más reciente tuvo lugar durante la madrugada, en un horario que los remiseros optaron por abandonar, entre otras razones (y paradógicamente), por la inseguridad. 

“Ya no da trabajar de noche porque los choferes tienen miedo que les roben. Las cosas cambiaron en Tres Arroyos, no es como antes que había viajes las 24 horas. Preferimos abrir a las 6 y permanecer abiertos hasta las 22.30”, comentó. 

Antecedentes 
El robo de la víspera es el tercero que sufren los trabajadores en poco menos de 90 días y el primero que denuncia de esa seguidilla. Es que, con anterioridad, los mismos choferes habían capturado al responsable de un hecho en el que, luego de romper el vidrio de la puerta del frente entraron a robar, como así también, previamente, habían sufrido el robo de los teléfonos celulares y la radio. En esa oportunidad, los elementos prestados le permitieron pasar el momento. En el último caso, el faltante obligó a reponerlos con dinero en efectivo.