La Ciudad

Guillermo Dietrich en LA VOZ DEL PUEBLO

“En cuatro años estará la ruta 3”

05|08|19 11:48 hs.

El ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, afirmó ayer en una entrevista que tuvo lugar en LA VOZ DEL PUEBLO que “en cuatro años estará la ruta 3”, en referencia a la incorporación de una autopista entre Buenos Aires y Azul, y desde Coronel Dorrego hacia Bahía Blanca, junto con una ruta segura que se extenderá entre Azul y Dorrego. 


Acompañaron al funcionario durante la entrevista el precandidato a intendente de Juntos por el Cambio, Gustavo Oosterbaan; la precandidata a concejal en primer término, Soledad Cadenas; y la diputada Laura Aprile.

Dietrich afirmó que “en toda Argentina hasta 2015 había 1200 kilómetros de autopistas, sin incluir las autovías. Nosotros vamos a terminar haciendo a fin de este año 1800 kilómetros, un 50 por ciento más de lo que se hizo en toda la historia. Después tenemos un montón en obra”. 

Sobre el caso específico de la ruta 3, puntualizó que “empezó la ruta segura de Azul hacia el sur, comienza este mes la ruta segura entre Gonzales Chaves y Tres Arroyos. Y estamos trabajando para que se inicie la circunvalación en Tres Arroyos antes de fin de año”.

La circunvalación o variante, es el desvío con la finalidad de que la ruta deje de pasar por zonas pobladas de una ciudad. En este sentido, indicó que se están realizando tareas de tales características en Cañuelas. Además enumeró otros sectores de la ruta 3 donde está previsto desarrollar obras en los próximos meses. 

En su análisis, subrayó que los cambios que se van a llevar a cabo en la mencionada vía de tránsito “generarán desarrollo. Un camión va a tardar la mitad, el Estado invertirá 60 mil millones de pesos para que eso suceda. Ese camión si eventualmente iba al puerto de Buenos Aires, hoy se tarda el 10 por ciento de lo que se demoraba antes, hemos reducido igualmente el plazo de espera en Bahía Blanca y en el complejo portuario Rosafe”. 

Habló de la incidencia en “la calidad de vida. Una mamá sufre cuando su hijo viaja a Buenos Aires. El camionero pasa todo el día en las rutas de nuestro país, algunas están destruidas. Antes esperaba el 70 por ciento del tiempo y viajaba el 30 por ciento restante, no le daba para cambiarlo, era viejo y más inseguro. Corría más riesgo de tener un siniestro de tránsito con el auto del hijo de la mamá preocupada u otro. Es todo un círculo vicioso que lo estamos encarando en forma integral”. 

Con énfasis, el ministro expresó que “por eso Mauricio (Macri) habla todo el tiempo de logística y de invertir en infraestructura. Por un lado, te dicen con el cemento no se come; sí se come con el cemento, es la vía y el canal para generar desarrollo”. 

Marcó una diferenciación con “gobiernos que priorizaron todo en el área metropolitana y la ciudad de Buenos Aires. Dejaron de ver el interior. Encima un gobierno como el kirchnerista que le peleaba al sector más productivo argentino, una de las tragedias inentendibles de nuestra historia”.  

La macroeconomía 
Los trabajos en ruta 3 tienen lugar con el sistema de Participación Público-Privada (PPP). “Avanza con empresas argentinas y extranjeras que están en las PPP, ponen plata de su bolsillo y hay que valorarlo mucho”, consideró. 

Dietrich relacionó la situación macroeconómica con “el riesgo de que gane el kirchnerismo. No lo digo yo, lo dicen bancos de inversión en Estados Unidos”. Observó que las condiciones mejorarán “una vez que se dilucide esta eventual duda si Macri gana o no. Es lo que hace que el riesgo país esté alto, incide en las tasas, impacta en la inflación y genera presión en el tipo de cambio”. 

Al ampliar este pensamiento, señaló: “Creo que vamos a entrar en meses en que esta duda se va a ir despejando, más allá de que pueda haber alguna turbulencia de acá a octubre o noviembre, y el acceso al crédito de Argentina va a volver a ser importante. Los PPP van a tener todavía muchísima fuerza, sobre todo vamos a poder sacar las etapas 2, 3 y 4”. 

Infraestructura 
Por otra parte, argumentó que creció la producción del agro con una cosecha récord de 147 millones de toneladas y “no hay infraestructura adecuada. El complejo Rosafe tiene los mismos accesos de rutas nacionales que cuando no existía, hace 30 años. Hoy hay un megaproyecto en proceso de ser ejecutado. El puerto de Bahía Blanca seguramente tendrá un récord histórico de toneladas este año y no había obras; las estamos haciendo”.

En cuanto a los trenes de carga, planteó que “el kirchnerismo fue destruyendo remanentes que quedaban. El tren Belgrano Cargas transportaba en 2010 seis millones de toneladas y en 2015, se redujo a 2,5 millones. Este año volvimos a los números de 2010 y el próximo llegaremos a 7,5 u 8 millones”.  

Conectividad aérea 
Para Dietrich, en la expansión aérea en el interior del país “estamos viviendo una revolución”. 

Se detuvo en un dato comparativo. “Todos los países del mundo tienen 1,5, 2 y hasta 4 veces más mercado doméstico que internacional. Argentina es uno de los pocos y sino el único donde los paseos internacionales son mayores a los domésticos, por mucho en algún momento –sostuvo-. El último año que los domésticos fueron mayores a los internacionales fue en 1999. Viajaban mucho más los que se iban a Estados Unidos, a Roma, Madrid, que los que se dirigían por ejemplo a Río Cuarto, Bahía Blanca, Iguazú o Bariloche”. 

Sin embargo, es una realidad que se está modificando. Mostró la tapa de ayer del diario La Voz del Interior, de Córdoba, cuyo título principal es que “se vuela más a destinos nacionales que a países extranjeros, es el tercer mes del año en que los domésticos son mayores que los extranjeros”. 

Vinculó la incorporación de más servicios con “parte de ese federalismo que impulsamos, al cual se oponen fuertemente los gremios del sector del kirchnerismo. Alberto Fernández acaba de decir ‘los cielos argentinos sólo para Aerolíneas Argentinas’. Por lo tanto, según su visión, no más low cost, no más competencia. Los pilotos y toda esa gente no sé dónde van a trabajar, no en los aviones, porque habrá una sola compañía”. 

Las elecciones 
A pocos días de las PASO y al evaluar las perspectivas electorales, admitió que “venimos de un año muy duro. Hay un porcentaje enorme de gente humilde, muy de laburo y me impacta mucho, que entiende por su propia vida que no hay éxito sin esfuerzo. Más allá de que no le es fácil la situación cotidiana, valora el proceso de hablar con la verdad, de pelear contra las mafias, de ir a fondo contra el narcotráfico, que empieza a haber una Justicia que sea independiente, que haya un presidente que tenga cercanía y no sienta que es el rey del mundo. Nos apoya profundamente”. 

Se refirió al diálogo con vecinos, en “lugares a los que voy sin nada previamente armado” y dijo que “voy viendo que la gente estos últimos meses ha ido percibiendo que va valiendo la pena el esfuerzo. Si bien hay un núcleo muy duro del kirchnerismo, que es fanáticamente seguidor y como toda expresión merece respeto, creo que llegaremos bien a las PASO, tendremos una muy buena elección en octubre y si hay segunda vuelta, vamos a ganar”.