Nancy Alonso

La Ciudad

En el acto oficial a 169 años del fallecimiento

Destacaron los valores de San Martín

18|08|19 10:20 hs.

Ayer por la tarde se realizó el acto oficial en conmemoración del 169º aniversario del fallecimiento del general José de San Martín. El homenaje al prócer se desarrolló en la plaza que lleva su nombre, con la participación de autoridades municipales, concejales, abanderados y miembros de instituciones, entre otros. 


El encuentro fue organizado por la Asociación Cultural Sanmartiniana, filial Tres Arroyos, junto con la Dirección de Cultura y Educación. 

Se procedió a la colocación de tres ofrendas florales por parte de la Municipalidad, la Asociación Cultural Sanmartiniana y la Escuela Técnica. 

La profesora Nancy Alonso, integrante de la Asociación Cultural Sanmartiniana, pronunció un discurso sobre la fecha patria. 



“En nuestra historia reciente, todos los 17 de agosto alguien dice un discurso, lee unas palabras, en cada rincón de nuestra querida Argentina. Son palabras para recordar el fallecimiento del general José Francisco de San Martín. Es claro que en este país estamos acostumbrados a recordar las muertes y no los nacimientos”, señaló. 

Nancy Alonso puntualizó que la desaparición física de San Martín se produjo en Boulogne sur Mer, Francia, el 17 de agosto de 1850 a los 72 años. “Como grande que era, nunca buscó el bronce –destacó-. Pero sí la única forma de inmortalidad fehacientemente comprobada que es el recuerdo. Terminaba no pocas de sus cartas con la contundente frase, ‘cuando no existamos nos harán justicia’. Hoy estamos acá reunidos haciendo justicia, no es una fecha más en el calendario de Argentina, ni tampoco en Sudamérica”. 



Indicó igualmente que “José de San Martín fue un profesional militar con mirada política y humanística. No se dejó llevar por las disputas internas, actuó con coherencia y fe por sus ideales. Luchó por la libertad, la justicia y la paz”. 

Observó que “el verdadero San Martín fue un gran lector en francés, latín e inglés. Adonde fuera trasladaba su biblioteca personal. Trataba por todos los medios de fomentar la lectura entre sus soldados y entre los habitantes de los pueblos que iba liberando. En cada ciudad liberada fundaba una biblioteca y en su primer testamento de 1818, decidió destinar sus libros para la futura biblioteca de Mendoza. Creó la biblioteca de Santiago de Chile, donando para ello los 10.000 pesos que el Cabildo de Santiago le había entregado como premio por la victoria de Chacabuco”. 


Representantes de la Escuela Técnica, autoridades municipales e integrantes de la Asociación Sanmartiniana colocaron ofrendas florales


Por otra parte, afirmó que el Libertador “soportó calumnias, injurias, persecuciones, humillaciones”. Y agregó que la falta de agradecimiento “no le arrancó la menor queja”. 

Al describir sus cualidades, dijo que “entendió y afrontó mejor que nadie la situación de la incipiente argentina”. 

Hizo referencia a que “Yapeyú fue su cuna”, mencionó las distintas etapas de su vida, la última con 26 años de exilio. 

Consideró que “a partir de su célebre figura y heroico proceder se construye una gran Nación que nos explica como país. Por eso rememorar su vida a partir de un nuevo aniversario de su muerte, es recordar ese relato que escuchamos en los actos escolares de nuestra infancia. Esa gran narración que nos conformó como comunidad y que debemos pensar y reconsiderar en nuestro camino hacia una patria justa, libre y soberana”. 

En el transcurso del acto, hubo un toque de silencio a cargo del trompetista Roberto Chaparro. En el cierre, se entonó la Marcha de San Lorenzo.