La Ciudad

Entrevista con Pechito López

“Uno es tan buen piloto como fue la última carrera”

15|09|19 09:31 hs.

Hoy se cumplen tres meses de las mayor desilusión que Pechito López experimentó en los últimos años sentado en un auto de carrera. Se le escurrió de las manos de manera insólita el triunfo en Las 24 Horas de Le Mans, la carrera más famosa y más emblemática del mundo, y el gran sueño que persigue luego de asumir que su llegada a la Fórmula Uno es más remota que una utopía. 


“Lloré mucho arriba del auto”, reconoció el cordobés, que compite en el Campeonato Mundial de Resistencia de la FIA (WEC según sus siglas en inglés) a las pocas horas de finalizada la prueba en la que su Toyota lideró casi 23 de las 24 horas de duración. Dos pinchazos en cinco minutos antes de ingresar a la etapa final de la competencia terminaron con la gran ilusión de subirse al primer escalón del podio y hacer historia. 


López celebrando una de las carreras que ganó con su Citroën en la categoría WTCC, en la que fue tres veces campeón


“Me gustaría ganar Las 24 Horas de Le Mans. Es mi objetivo máximo. Sería la frutilla del postre”, dijo durante la charla con LA VOZ DEL PUEBLO, dejando en claro que haber estado tan cerca todavía le duele, pero también le sirve como combustible para volver a intentarlo el año que viene.

Piloto de familia 
José María López entró a Distribuidora Z y se disculpó por la demora. Un gesto de sencillez, cualidad que ratificó en la media hora que se extendió la nota. El triple campeón mundial de la categoría internacional de Autos de Turismo (WTCC) con Citroën, y que hoy integra el equipo oficial Toyota Gazzo Racing en el WEC, tuvo un breve paso por Tres Arroyos. Ofició de piloto de su padre, también llamado José María, y de su hermano Juan Manuel, presidente y gerente de ventas, respectivamente, de la fábrica de tractores Pauny. Pechito comandó el avión familiar para desandar la distancia que nos separa de Río Tercero y que sus pasajeros se reunieran con los responsables de los concesionarios que en el sur de buenos aires venden sus productos. 

Luego de descansar un rato, con una excelente predisposición el cordobés aceptó la charla. 

Hace dos semanas, Pechito ganó en Silverstone y se tomó un avión rumbo a la Argentina, a Córdoba más precisamente. “Aproveché que no hay pruebas antes de la próxima carrera, que es en Fuji a principios de octubre, y me vine. Hacía seis años que no venía más de dos semanas…”, explicó y empezó a poner en palabras que la vida que lleva no es tan fácil como parece de afuera.


El cordobés donó sus botitas firmadas a un vecino de Pigüé, que armó una rifa para afrontar el tratamiento médico de un familiar


“En total llevo casi 18 años corriendo afuera. Hoy tengo 36 años, me fui con 14. Corrí en karting, en Fórmula Renault, en GP 2, en Fórmula 3000 y a fines de 2006 me volví al país después que se cayera el proyecto de Renault en Fórmula 1, corrí siete años y me volví a ir a fines de 2013”, contó. 

- ¿Te querés quedar más tiempo corriendo en Europa? 
- Tengo contrato hasta fines de esta temporada con Toyota, que es mi tercer año, y tengo una opción. Pero uno es tan bueno como fue la última carrera, así que hay que ir corriendo durante el año y después ver. Pero me gustaría quedarme un par de años más. 

- Hace algunos años que residís en Mónaco, ¿cómo es vivir en el principado? 
- Mi residencia es en Mónaco, pero tampoco es que estoy mucho tiempo. Porque entre las carreras y las pruebas viajo mucho. Me instalé ahí porque es muy favorable impositivamente para los deportistas, y más para los pilotos, por lo que significa Mónaco. Además, está casi en el centro de Europa, entonces te facilita mucho al moverte. Y el clima es muy bueno y nosotros entrenamos mucho abajo del auto. Pero yo no llevo la vida tan particular que llevan otros en Mónaco. 

- ¿Ahí te sentís como en tu “casa”? 
- Mi casa es Córdoba, Río Tercero. La casa de uno es la de siempre, con sus cosas, con sus problemas, pero mi lugar es acá. 

- ¿Qué extrañas de Argentina?
- Mi familia, mis amigos, las costumbres… Al irme tan chico a Europa casi no vi crecer a mi hermano menor; no pude compartir lo que me hubiera gustado con mis padres, o con mis amigos; nunca fui a una fiesta de 15, nunca fui a un casamiento de mis amigos; pude salir muy poco porque como corrés el fin de semana, tenés que estar concentrado. Estar tantos años afuera hizo que me perdiera muchas cosas.

- ¿Qué es lo que más te cuesta enfrentar de tu vida como piloto? 
- La soledad. Uno a la soledad nunca se acostumbra. La vida de un piloto que no es europeo es muy solitaria y de muchos viajes.

- ¿Parece que llevás una vida muy sacrificada? 
- Hay sacrificios, es verdad, pero también sé que soy un privilegiado porque hay un montón de cosas que puedo hacer. Pero en cierta forma es un sacrificio muy grande vivir así. Después de una carrera, tengas el resultado que tengas, te volvés solo a tu departamento y no tenés eso de poder compartir con tu familia o amigos lo que te pasa. 

- ¿Y cómo ves todo lo que pasa en el país a la distancia? 
- Cuando digo que tengo ganas de volver e instalarme en el país, lo primero que me dicen es “para qué vas a volver con el lío que hay”. Es cierto, yo vivo una realidad distinta, no se sí es una suerte o no, pero trabajo afuera y no vivo con los problemas que viven el día a día acá. 

- ¿Qué cuidados te demanda ser un piloto en el más alto nivel? 
- Uno es un deportista de alta competencia. Tengo una rutina exigente de entrenamiento y una dieta especial que cumplir. Sobre todo en la categoría donde estoy, es un nivel muy alto y con mucho estrés físico, porque pasás muchas horas arriba del auto, con una exigencia física igual o mayor a un Fórmula 1. La aceleración es igual y los tiempos de vuelta son muy parecidos. Es un auto muy rápido, sumado a eso estamos cinco o seis veces más tiempo arriba de lo que está un piloto de Fórmula 1, entonces físicamente hay que estar muy bien. 

- ¿Cuántas horas entrenás por día? 
- Por lo general entre tres y cuatro horas. Algunos días más también, porque en bicicleta a veces hago más de 100 kilómetros. La bici la usamos mucho porque es una actividad que no te hace subir de peso porque no agranda la masa muscular y es muy bueno en lo aeróbico, en lo que es la frecuencia cardíaca estamos muy cerca de la que tenemos adentro del auto. Y hago complemento en el gimnasio para brazos y cuellos para fuerza lateral. 

- ¿Estás conforme con la carrera que has hecho? ¿Superaste lo que te habías planteado? 
- Cuando arranqué quería llegar a la Fórmula 1, ese era mi objetivo. Pero nunca imaginé que iba a ser tres veces campeón del mundo, o que iba estar corriendo Le Mans y que íbamos a estar peleando para ganar, como la última edición que fuimos ganando hasta faltando una hora. Y sí tengo algo pendiente, como algo por cumplir, es ganar Las 24 Horas de Le Mans.