La Ciudad

Luego de seis meses de trabajo

La Plaza España sumó modernidad pero conservó su rica historia

13|10|19 12:22 hs.

Durante el pasado mes de abril, el municipio encaró un proyecto de remodelación integral en la Plaza España, iniciativa que incluyó la incorporación de detalles tan atractivos como necesarios a los tiempos que corren. Y los resultados de esa decisión pueden observarse con solo dar una relajada caminata por el espacio público ubicado en el cuadrante delimitado por las calles Saavedra, Dorrego, Maipú y Lavalle. 


La Plaza España luce como luce a partir de una cuestión para nada menor: el consenso alcanzado entre la comuna e integrantes el Club Español, que aportaron todos sus conocimientos de historia e identidad propia para que la plaza luzca con aspectos modernos pero sin perder la esencia de la colectividad española. Y bajo esa premisa comenzaron a ejecutarse los trabajos en el lugar. 

La puesta en valor de la plaza, con sus resultados a la vista, fue muy bien recibida por quienes le dan vida al Club Español. “La Plaza España era la última que quedaba por remodelar dentro de la campaña que llevó adelante el gobierno municipal, que acondicionó todas las plazas de la ciudad y de poner en valor los espacios verdes”, indicó Héctor Somovilla. 



Entre sus apreciaciones, el referente del Club Español dejó en claro que “con la plaza teníamos una cuenta pendiente. Es un sueño cumplido su puesta en valor y su reivindicación de algunas cuestiones históricas”. 

En tal sentido, apeló a sus conocimientos relacionados con la historia del mencionado espacio público. “En 1910, la colectividad española asumió la responsabilidad de trabajar en la plaza poniendo lo que en su momento fue La Logia, que ocupaba el centro de la plaza. En 1927 se la entregan al municipio como ofrenda de los españoles al Estado. Y desde entonces la plaza creció un motón”. 



“En 1978, la plaza estaba totalmente abandonada y es cuando nace la Comisión Amigos de la Plaza España, que estaba conformada por un grupo de vecinos que asumen el compromiso de trabajar por el espacio. Ahí es cuando se colocan los macetones españoles y el primer monumento a los caídos de la patria, en 1983, que también es una parte histórica. Hasta ese entonces, sólo había monolitos. La Comisión Amigos de la Plaza España, después de la Guerra de Malvinas, se reúne con el V Cuerpo del Ejército de Bahía Blanca y diseñan el monumento, el cual está hecho cumpliendo con el protocolo establecido para ese sentido”, recalcó.

En conjunto 
Somovilla destacó de especial manera la labor en conjunto puesto en práctica entre la Comisión Amigos de la Plaza España y la comuna, una relación que ya cuenta con buenos antecedentes y que ahora, esos lazos, se estrecharon con mayor ímpetu. “Siempre los vecinos trabajamos con el gobierno municipal, algo que nos caracterizó como barrio. Para nosotros, es muy importante lo que se ha logrado”, sostuvo. 

“Siempre los vecinos trabajamos con el gobierno municipal, algo que nos caracterizó como barrio. Para nosotros, es muy importante lo que se ha logrado” (Héctor Somovilla) 


Posteriormente, el referente dijo que “si bien la plaza es un espacio municipal, y tranquilamente podía haber hecho un proyecto como hubiese querido, el municipio recibió las opiniones de los vecinos del barrio en torno a varias cuestiones, como la forestación. Nosotros, como club, contamos la historia para valorizar lo que muchos, a lo mejor, desconocen”.

“Por ejemplo, la fuente tiene una historia muy importante: fue pintada por el artista plástico Domingo Cerella, de Bahía Blanca. Son azulejos pintados a mano. Para nosotros es una obra de arte. Nosotros le indicamos esas cuestiones al municipio, que tuvo las consideraciones necesarias. Lo positivo de todo esto es el trabajo mancomunado entre el gobierno comunal, los vecinos e instituciones que representan a la colectividad”, señaló. 



Los juegos infantiles, la tradicional rayuela impregnada en las baldosas, los pasos marcados para bailar tango y cuestiones de accesibilidad, entre otras llamativas y necesarias ideas que se transformaron en realidad, fueron algunos de los ítems consensuados entre las partes. “El proyecto fue construido de a poco y acordado por todos los actores”, indicó. 

Orgullo 
Por su parte, el subsecretario de Servicios Públicos, Roberto Pissani, dijo sentirse orgulloso por el cambio de cara que tuvo la Plaza España a partir de la puesta en valor. “Para nuestra gestión, lo que se hizo en esta segunda etapa fue un verdadero orgullo. Se trata de un espacio muy caro para el sentimiento del vecinalismo. Es la cuna de nuestro nacimiento, allá por 1984”, señaló el funcionario, quien luego nombró a históricos vecinos del barrio que hicieron grandes aportes para la vida de la plaza.

“Para nuestra gestión, lo que se hizo en esta segunda etapa fue un verdadero orgullo. Se trata de un espacio muy caro para el sentimiento del vecinalismo” (Roberto Pissani) 


Entre sus apreciaciones, sostuvo que el “espacio cuenta con una muy buena iluminación, que está adaptada con lo último. A cada lugar de la plaza le conservamos su esencia. Se mezcló lo que es modernismo con la preservación de los monumentos”. 

El secretario de Obras Públicas, Mario Izurieta, y la arquitecta de la mencionada área municipal, Agustina López, fueron los responsables del proyecto. “Es una plaza que tiene una gran accesibilidad, circulación y señalizaciones en todos los sectores”, resumió el funcionario. 

Por su parte, López dio detalles más específicos con respecto a lo realizado en la plaza. “En cuanto a accesibilidad mejoramos lo que había. Si bien las baldosas que antes estaban eran un peligro, tratamos de dejar algo significativo en el centro del espacio público”, indicó. 





“Otra de las intervenciones realizadas fue la de colocar bancos materializados en el segundo anillo. Esta plaza tiene una geometría que otras plazas no tienen. Es por eso quisimos darle énfasis al tema de los círculos en los juegos. Sobre accesibilidad, se pintaron bancos de otro color para que los disminuidos visuales los puedan identificar. También son sectores que los pueden identificar por el aroma. Para eso se eligieron lavandas”, sostuvo la arquitecta. 

En tal sentido, dijo que para el actual diseño de plaza “se tuvieron en cuenta muchos aspectos relacionados con la accesibilidad. Además, lo que se hizo también fue anexar dos filas más de blangino. Con eso se buscó que el paseo sea más transitable y accesible”.  

Ida y vuelta 
El intendente Carlos Sánchez, como suele hacer, agradeció a los profesionales, funcionarios y empleados municipales que trabajaron intensamente el proyecto de la puesta en valor de la Plaza España. Pero en lo que más ímpetu depositó el jefe comunal fue el “positivo ida y vuelta” que se dio entre la comuna y el Club Español. “Desde el primer día se trabajó de la mejor manera con sus integrantes, que son los que tienen la ascendencia sobre esta plaza. Creo que lo más importante es trabajar con los interesados del lugar. Es lo que corresponde. No es cuestión de imponer, sino de arribar a un consenso. Así las cosas van a salir y a servir”, señaló. 

“Creo que lo más importante es trabajar con los interesados del lugar. Es lo que corresponde. No es cuestión de imponer, sino de arribar a un consenso. Así las cosas van a salir y a servir” (Carlos Sánchez) 


En sus apreciaciones, Sánchez hizo especial hincapié en la positiva respuesta de concurrencia que tienen los espacios que fueron intervenidos por la comuna. “Después de que se terminaron las obras, se vio que mucha gente de todas las edades pudieron y pueden disfrutar de las plazas. Creo que eso es un mérito muy grande esta gestión, que ha tenido una mirada especial sobre la importancia de este tipo de espacios”, puntualizó.